De lo psicosocial y sus deslindes

Según el psicólogo social Ignacio Martín-Baró, en la medida en que una acción sea individual o grupal,

Según el psicólogo social Ignacio Martín-Baró, en la medida en que una acción sea individual o grupal, no puede ser suficientemente explicada o comprendida por factores estrictamente personales, pero tampoco, agregaríamos, reducida a la mera expresión de roles u otras modalidades de adscripción sociocultural, sino que supone la referencia a las interrelaciones de la persona con los demás, las instituciones o los sistemas de valores; en esa medida está dentro de los linderos de lo psicosocial.

Esto implica que para la Psicología Social no interesa el individuo en su dimensión estrictamente psicobiológica y ecológica, aún más, ni en el estrecho marco de las relaciones familiares y conversacionales, como tampoco los contextos macro socioculturales con prescindencia del individuo, sus dimensiones psicobiológicas y ecológicas, y entorno social más inmediato.

Así, un tópico como las prácticas de crianza, en cuanto en él se entremezclan aspectos como valores culturales, pautas de socialización, expectativas y actitudes parentales, y hasta necesidades, impulsos y reacciones infantiles, podrá ser considerado una cuestión psicosocial, no así cuando fuese circunscrito a alguno de tales aspectos tomado con independencia de los demás; o un tema como un movimiento de huelga y su resolución, será de interés psicosocial en el grado en que, decía Martín-Baró, procuremos responder a cuestiones como las motivaciones por las que se llegan a adoptar determinadas posiciones, en relación con las implicaciones que suponen para los involucrados, sus organizaciones, instituciones o empresas, el papel de las distintas personalidades en los eventos implicados o los tipos de liderazgo ejercidos en la dinámica misma del conflicto, mas no lo será cuando lo que procuremos sea la identificación de su lugar y sentido en la dinámica de la estructura social.

Pero por otra parte, ¿delimitan estos temas un objeto de investigación o más bien constituyen problemáticas alrededor de las cuales se deslinda una disciplina como la Psicología Social, de la que se ha dicho constantemente que es de suyo interdisciplinaria? Más precisamente, ¿son los aspectos que deslindan lo psicosocial un conjunto de tópicos, repitámoslo, relativos a las interrelaciones entre los individuos, las estructuras sociales y los sistemas culturales, o lo que deslinda el campo de la Psicología Social es una particular manera de abordarlos o problematizarlos?

Para responder conviene al menos tener alguna idea de lo que distingue a un tópico de un modo de abordaje, y una diferencia elemental es aquella que define al tópico como un aspecto de lo real o la cosa en sí, natural, mental, social o cultural, sobre el cual hay interés en dilucidar alguna cuestión de carácter ontológico, esto es, sobre su manera de ser; en tanto que modo de abordaje remite a asuntos más de índole epistémica, heurística o pragmática, siendo así que sobre un mismo aspecto de lo real, diferentes disciplinas, tradiciones o programas, pueden discurrir problemáticamente; ergo, planteado de esta última forma la cuestión de la delimitación disciplinar, parece llevarnos a su identificación con los paradigmas o programas de investigación pues, si la identidad de una disciplina depende más de la formulación de prolegómenos que de la selección de tópicos, su delimitación no será otra que la que fije la heurística de aquel o aquellos programas que, surgidos sobre alguna experiencia crucial, normativizan el quehacer de una práctica científica en determinadas coordenadas espacio-temporales.

Ante esta disyuntiva nos inclinamos por presuponer que antes de la volkerpsychologie, existía ya una realidad psicosocial, a la que autores tan remotos como Aristóteles, Hobbes y  Rousseau, o después, al margen de McDougal y Ross o de los más recientes representantes de la psicología social cognitiva, autores como Freud y Fromm, aluden siempre desde un realismo ontológico más que un falsacionismo epistémico.

Sin pretender haber zanjado la cuestión, pero sí contribuido a sus posibles deslindes, y sobre todo con el ánimo de enmarcar un ámbito de diálogo y discusión que, siendo proactivo, no se desborde en las indiferenciaciones holísticas ni caiga en los excesos de la abstracción elementarista, esperamos abordar en futuros artículos diferentes asuntos de interés nacional que sirvan para poner a prueba las  fortalezas y debilidades de la demarcación de lo psicosocial que estamos proponiendo.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Dentro del ámbito del ensayo costarricense, restringido desde hace décadas a las investigaciones de talante académico, resulta un acontecimiento feliz

La política, o lo que se considera la política en el espacio mediático y en el léxico cotidiano costarricense...

Según el psicólogo social Ignacio Martín-Baró, en la medida en que una acción sea individual o grupal,

El pasado 13 de marzo falleció en San José, el Ing. Jorge Mario Delgado Madrigal, quien fuera profesor, secretario y decano
Semanario Universidad