¿Deber o matonismo?

A raíz de los acontecimientos del 12 de abril, y del 8 de mayo del año en curso, relacionados con los choques entre grupos que adversaron las políticas del gobierno de Óscar Arias Sánchez, y los grupos de represión correspondientes, me saltan la duda en torno a cuál es el límite existente entre lo que […]

A raíz de los acontecimientos del 12 de abril, y del 8 de mayo del año en curso, relacionados con los choques entre grupos que adversaron las políticas del gobierno de Óscar Arias Sánchez, y los grupos de represión correspondientes, me saltan la duda en torno a cuál es el límite existente entre lo que representa una tarea, un deber como el que deben efectuar las fuerzas de “seguridad” del gobierno, y la complacencia, el matonismo exacerbado, la represión efectuada por tales fuerzas en contra de aquellos que, con derecho, al fin y al cabo, querían manifestar el repudio ante lo que ha sido, a todas luces, un gobierno como el recién acabado.

Aunado a ello, llama la atención que personas que se presumen de críticas e intelectuales, abiertamente den su respaldo al salvajismo efectuado por quienes, de forma  salvaje, la emprendieron a golpes contra personas que, de manera abierta, estaban en total desventaja.

La seguridad, verdadera preocupación de este país, tiene una cuenta pendiente con la comunidad costarricense,   y es eso precisamente en lo que deberían ocuparse nuestras fuerzas “militares”, y no en los golpes, patadas, y prepotencia que exhiben ante aquellos que, sin pretender excusar los actos fuera de tono en los que se haya incurrido, claramente no podían enfrentarse en igualdad de condiciones.    

Cuando las fuerzas represivas organizadas del Estado impiden que incluso manifestantes puedan acercarse a los actos de traspaso de poderes con el fin de manifestar su desencanto por lo que han sido cuatro años de poco a nada para la gran mayoría, es evidente que se está violentando una libertad primordial, y que por lo demás se enmascara, hipócritamente ante los invitados,  lo que ha sido un gobierno que dista en mucho de las declaraciones del ex-Presidente Arias Sánchez.

Cuando un gobierno reprime el derecho a la  libertad, al disenso, no puede presumir de ética, de moral y de espíritu cristalino. La represión debe ser la vergüenza mayor de los pueblos. 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se ubicó en 53,5 apenas por debajo de los 54,2 puntos (en una escala de cero a

Me molesta más, que entre los promotores de este asunto, se encuentren aquellos que dicen representar a los cristianos. Por su parte,  el señor

El economista Henry Mora, aspirante a la rectoría de la Universidad Nacional (UNA) por parte del movimiento “Re-Encuentro con la UNA”, quiere llevar a

La reciente incursión de un contingente de policías armados en el recinto universitario fue ante todo un acto de violencia política.   Quienes dieron la ...

Un grupo de empleados y empleadas universitarios y otros del sector educación están a la espera de una reforma legal que les permita “regresar”

El país recibe sumas nada despreciables por el consumo del licor, por la publicidad a la ingesta de este.  Sin embargo, castiga las consecuencias que ...

Tendemos a asumir posiciones firmes a partir de nuestra experiencia cotidiana, de nuestra formación académica y de la información a la que tenemos acceso

Al igual que en el caso del TLC una serie de juristas a sueldo de Estado y empresa han tomando la iniciativa de tratar
Semanario Universidad