Del grafiti moderno a la toma del Estadio Nacional

El TAG es la forma primera del grafiti moderno y aún persiste como forma dominante. Consiste en la escritura estilizada del seudónimo del grafitero

Comúnmente se afirma que al final de la década de los 60, en Philadelphia, Brooklyn y otros lugares marginales de Estados Unidos, nació el “grafiti moderno”. Algunos insisten en darle importancia a Cornbread, personaje que se hizo notorio al escribir su nombre en varios lugares asombrosos, como el avión privado de los Jackson 5 o en un elefante del Zoológico de Philadelphia. Sin embargo, a la historia oficial, más partidaria de los héroes que de las construcciones discursivas, se le olvida mencionar el estado de miseria y discriminación en que vivía la población afrodescendiente y latina, olvidadas y marginadas en sus barriadas. Allí, y no como un suceso individual, nació esta expresión.

El TAG es la forma primera del grafiti moderno y aún persiste como forma dominante. Consiste en la escritura estilizada del seudónimo del grafitero en espacios públicos, mayormente ajenos a su territorio. En la década de los 60, en Philadelphia y Nueva York, los TAG incluían, además del seudónimo, el número de domicilio donde vivía el grafitero, que evidenciaba la pertenencia a una calle, a un barrio o a una pandilla. La intencionalidad de esto es clara: manifiesta, en un terreno extraño, la apropiación de éste por medio de una afirmación de existencia y pertenencia. El TAG, es su bagaje histórico, no es más que una expresión contundente de poder por parte de aquellos individuos marginados: ¡no somos un número, somos personas, existimos y aquí estamos!

Por tanto, fue curioso observar por televisión en la toma del Estadio Nacional realizada por La Doce, a uno de sus miembros −mientras otros aterrorizaban, golpeaban y asaltaban− subirse a las butacas y gritar: ¡aquí estamos!

Un día después, todos se rasgan las vestiduras por tal manifestación de presencia; sus espacios seguros e icónicos fueron invadidos por aquellos que pertenecen a esas barriadas marginadas que vemos de lejos. Nuestro Estadio Nacional, copia genérica y símbolo de las relaciones “amistosas” con el capitalismo, manifestó con claridad aquello que pretende esconder.

Ahora todos tratan de identificar a los invasores por Facebook, piden excluirlos de los estadios, eliminar sus organizaciones, condenarlos penalmente con todo el rigor de la ley y más allá de ella, encerrarlos donde no se dejen ver. Los llaman maleantes, malvivientes, pandilleros, lacras, ratas y raticas. Lo que pesa, y que no se quiere pensar, porque implicaría repensar el modelo de desarrollo y la vida que nos promete y que no cumple a todos por igual, es que además de todo eso, son personas.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

2

Obligaciones Internacionales: Sin embargo, existe también el contexto de las obligaciones Internacionales de los Estados miembros de la OEA, en las que Costa Rica

La Asamblea Legislativa debía nombrar desde diciembre pasado a la persona que se hará  cargo de la Defensoría de los Habitantes. (Foto: Katya Alvarado)La

Sin transporte propio, la NASA depende de los vehículos de la agencia espacial rusa para llegar  a la Estación Espacial Internacional. ¿Cómo afectaría una

Pese a la fuerte temperatura del mediodía, un total de 400 personas se apuntaron a competir en la 40.º Milla Universitaria, de acuerdo con

El mayor obstáculo para que los problemas humanos fundamentales se resuelvan es la desigualdad, promovida por grupos enquistados de poder a los que no

El proyecto ADVANCED Lesco pretende facilitar la comunicación entre las personas sordas y los oyentes (foto Rafael León).Cuatro estudiantes de la carrera de Dirección

Dos personajes inician una relación con propósitos meramente comerciales: vender sueños.Escenario: dos sillas, una mesa y sobre esta una vela que crea la sensación
Semanario Universidad