Democracia estudiantil y otras utopías

No estamos en condiciones de señalar responsables, pero sí nos atrevemos a decir que sobre los hombros de los estudiantes de primer ingreso no

La fatídica experiencia de la Asociación de Estudiantes de Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica revela una grave crisis democrática en este espacio, no porque así lo hayan querido sus nuevas autoridades electas, pero sí porque ha faltado voluntad, trabajo y apertura por parte de los distintos actores en este particular órgano.

No estamos en condiciones de señalar responsables, pero sí nos atrevemos a decir que sobre los hombros de los estudiantes de primer ingreso no se puede achacar nada más allá de una cierta falta de compromiso, que bien podría revertirse si desde sus puestos de poder se percibiera la emanación de un sincero deseo democrático y de apertura que sea no sólo discursivo sino práctico. Sin embargo, esto no ha sido así, por cuanto todos los puestos de poder han sido concentrados por un único grupo. Aunque no es culpa de las autoridades electas, en gran medida poseen ellas ahora la oportunidad de combatir esa tendencia hacia la unipolaridad. Sin embargo, no deben perder ni el mínimo espacio de tiempo para poner en práctica su discurso de inclusión y apertura a la diversidad de opiniones, la cual deben ampliar a la diversidad de personas, que es todavía más importante. Han de meditar, sobre todo, que implementar prácticas más democráticas en el quehacer del órgano en cuestión podría debilitar la hegemonía de su propia agrupación y, sin embargo, es ésta su más noble misión y más alto propósito ético, pues ¿qué movimiento estudiantil puede construirse sobre la base del unipartidismo y la unipolaridad? Si saben reflexionar prudentemente, estamos convencidos de que la respuesta a esta pregunta palpitará en el interior de los nuevos representantes electos.

A pesar del resultado, seguiremos luchando durante este semestre en contra del decadentismo sillonero en la Asociación de Estudiantes de Estudios Generales, y estamos seguros de que lo mismo hará, tras una reposada autocrítica, cada uno de los nuevos representantes electos. En esto sin duda, serán nuestros aliados.

Seguiremos sosteniendo que no es apropiada la perpetuación de ninguna fuerza política en la Asociación de Estudiantes de Estudios Generales, por cuanto esto contradice la naturaleza misma de la Escuela de Estudios Generales, hecha para que cada año se realice la propia autorrenovación de todo su estudiantado. La Asociación de Estudiantes de Estudios Generales debe ser patrimonio exclusivo de los estudiantes de primer ingreso y no deben meter allí las manos estudiantes más viejos y curtidos en el movimiento estudiantil, y mucho menos partidos políticos nacionales. Si perdemos estas nobles concepciones, habremos sido derrotados. Si con ellas logramos crear más vínculos y aclarar más mentes, rotunda habrá sido nuestra victoria y mayor será que cualquier votación favorable que se pueda obtener en una disputa exclusivamente electoral.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Representante especial del Reino Unido para el Cambio Climático, Sir David King, resaltó el papel clave que juegan las universidades como generadoras de

La confrontación entre el colectivo y el individuo, la necesidad de pertenencia social, los estereotipos y la exclusión son los temas en torno a

¿Por mínimo que sea el rebajo en el FEES habrá impactos negativos? -Es que el acuerdo tomado en la comisión de enlace

Estudiantes de las cuatro Universidades Públicas marcharon la mañana del 7 de octubre, desde la UCR y hasta la Asamblea Legislativa para oponerse al

La campaña iniciará el 20 y terminará el 31 de octubre con el anuncio de los ganadores. De izquierda a derecha: Jordan Vargas, de

El director de la Escuela de los Amigos de Monteverde, Francisco Burgos, en una graduación de alumnos de sexto grado.La Organización de las Américas

El gobierno comunicó hoy la decisión de destituir a la Junta Directiva de la Junta de Desarrollo Regional de la Zona Sur (JUDESUR) para

Hace  nueve años  rige un reglamento para el funcionamiento de dichas iglesias, el cual contraviene por completo la libertad de culto, pero nos preciamos
Semanario Universidad