Detenciones arbitrarias y Estado de Derecho

Confiados entonces en el “Estado Democrático de Derecho” de los últimos veinte años y su sinnúmero de leyes contra el delito, acudimos  de inmediato

Eran las  dos de la tarde de un día de 2007  cuando un desconocido, 100 metros al sur de la plaza de fútbol de San Sebastián, pistola en mano, exigió las llaves  del Peugeot  placa 554988, robándoselo  a vista y paciencia de al menos tres ciudadanos.

Confiados entonces en el “Estado Democrático de Derecho” de los últimos veinte años y su sinnúmero de leyes contra el delito, acudimos  de inmediato a la Fuerza Pública, -antes que al Organismo de Investigación Judicial (OIJ)- , a fin  que hicieran un cierre de vías. “Los tomaremos en cuenta para el retén de la noche en la rotonda de San Sebas”, fue la respuesta. Nunca apareció el vehículo, ni me importa si hubo retén.

 

Los datos divulgados recientemente por una firma privada de abogados, demuestran que el año pasado hubo en el país  231.178 denuncias por delitos varios. En tanto, hoy sabemos que el país cuenta con unos  4.000.000 de habitantes. Conclusión: Hay una mayoría de costarricenses honestos, y se nos humilla a diario con retenes policiales a diestra y siniestra..

Sí, es la mayoría que en la nueva concepción de “Estado” es detenida sin indicios de delito alguno. Queda obligada  a abrir la ampliación de su domicilio (el vehículo) sin la orden de un juez  y solamente porque cada vez gana terreno el llamado “derecho penal preventivo”. Quienes   estamos en el mundo jurídico sabemos que el llamado “derecho de prevención” lleva a otros fines y no necesariamente a combatir efectivamente el delito. La Argentina y Chile del pasado tienen lecciones que darnos sobre este derecho de prevención general.

El “derecho de prevención general” (ver Manual de Derecho Penal, de Raúl Eugenio  Zaffaroni) lleva a que los ciudadanos vean ya como normal a los agentes del orden con ametralladoras en mano, con la cara cubierta y poses propias de academias de alto vuelo, exigiendo a usted que se baje del vehículo, abra la guantera y la joroba del carro y hasta enseñe “los papeles” del auto. Es la voz del uniformado, sobre los derechos de la Constitución.

 Por eso, salvo mejor criterio, el reciente voto de la Sala Constitucional que pone orden a los retenes policiales sin indicios de delito, no se ha dimensionado en el foro jurídico desde la perspectiva  de la norma fundamental. Entiendo que en algunos medios de prensa, estos retenes, a pura fuerza de la costumbre, ya habían echado raíces. Al fin y al cabo, nos cuenta La Nación del 9 de setiembre, que Washington quiere para Centroamérica un “Plan Colombia”, para enfrentar la guerra del narco; al menos eso dicen.

Raíces hondas echaron ya otros abusos: El memorando en ocasión del referéndum del TLC,  muerte por decreto  del sindicato de  muelleros de Limón, seguimiento ilegal de personas en el ICE,  posibles intervenciones telefónicas ilegales, sistemáticas violaciones al derecho de la personalidad de  imputados, etc.

Sobre los imputados recordemos que el  artículo 5 de la Ley Orgánica del Ministerio Público, en lo conducente, dispone que éste no podrá dar información que atente contra el secreto de las investigaciones o que, innecesariamente, pueda lesionar los derechos de la personalidad.

Un día y otro también, escuchamos por los noticieros de televisión  informaciones que atribuyen a los fiscales  haber dado edad, oficio, domicilio, apellido y sexo de quienes son investigados, que podrían lesionar sus derechos de la personalidad, al estigmatizarlos, o más grave aún, amenazar su integridad física y su propia vida.

Entiendo perfectamente al investigador, periodista y abogado penalista, Luis Sáenz Zumbado(ver  “Publicidad  de los procesos Penales”, www.cienciaspenales.org/…/saenz04.htm), cuando considera puntos neurálgicos para la venta de noticias, los procesos penales en Costa Rica, cada día más, como un centro de atracción de la actividad periodística.

Comparto con los colegas periodistas que la publicidad de los debates, con las excepciones de ley, nos atrae como trabajadores de la noticia. Incluso, no se puede atribuir a los periodistas responsabilidad alguna cuando, estando en la etapa indagatoria una persona -no se ha declarado aún su culpabilidad- trasciende su domicilio, sus apellidos, el oficio, edad y el supuesto delito.

Esto me lleva a pensar que nuestra “Política Criminal” está basada en la creencia que cuanto más leyes aprobemos, más seguros estamos. A veces estas leyes obedecen a elementos exógenos y son verdaderos adefesios jurídicos. Vean la Ley de Tránsito, la Ley 8387 del 8 de octubre de 2003, artículo 184 del Código Penal, en relación con ley 8389 del 9 de octubre de 2003, referente artículo 215 bis del Código Penal. Son ejemplos extraídos del libro de Rosaura  Chinchilla Calderón y Roberto Leandro Carranza Han, “Una Errática Política Criminal”, editorial Juricentro, 2008, por aquello de que alguien dude de lo que digo y comparto con estos autores. Caímos en la sociedad autoritaria, donde la ley, en ocasiones, la interpreta quien tiene el poder político; cuando un tribunal prioriza la Constitución Política, el grito de los arbitrarios retumba.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El territorio indígena de Térraba perdería unas 700 hectáreas, más las que perdería el territorio  indígena de China Kicha.Aunque en estos territorios existan poseedores

Diversos expertos aseguran que las tarifas de interconexión establecidas por la Superintendencia de Telecomunicaciones (SUTEL), aprobadas recientemente, no se podrán mantener durante mucho tiempo,

Con sus defectos uno la ama, porque le ha dado un sentido y una perspectiva que pocos en el mundo conocen.Pienso en aquellas riquezas:

Para entender esto, hay que distinguir entre “realidades” y “conceptos”: las primeras están  fuera de nuestras mentes individuales; en cambio, los segundos son construcciones

Ambas obras tienen algunas diferencias importantes, pero también coinciden en puntos fundamentales; además, se complementan de manera significativa y no vacilan en mostrar abiertamente

Confiados entonces en el “Estado Democrático de Derecho” de los últimos veinte años y su sinnúmero de leyes contra el delito, acudimos  de inmediato

Una “maniobra” para opacar las investigaciones de la comisión especial sobre las concesiones otorgadas por el Estado costarricense, es lo que estaría -según la

Las autoridades de la Universidad de Costa Rica propusieron un incremento salarial del 1% para los empleados de esta casa de enseñanza, cifra que
Semanario Universidad