Dios te ama como sos

Ahora debemos tener el coraje para tomar el último paso y llamar la homofobia y elheterosexualismo por lo que son. Son pecado. La homofobia

Ahora debemos tener el coraje para tomar el último paso y llamar la homofobia y el

heterosexualismo por lo que son. Son pecado. La homofobia es un pecado. El heterosexualismo es un pecado. Solamente cuando nuestras iglesias digan eso claramente,  con audacia y valentía, nuestros jóvenes LGBT serán libres de crecer en una cultura que

totalmente les abrace completamente como son».

Así predicó el Muy Rev. Gary Hall, deán de la Catedral Nacional de Washington, D.C., en un sermón en octubre del 2013. El sermón fue parte de una misa especial que la catedral ofreció para honrar a los y las jóvenes lesbianas, gais, bisexuales y transgéneros (LGBT) que sufren cada día de intimidación, discriminación y violencia. Claramente, esa parte del sermón fue la parte que apareció en cobertura de la prensa nacional, y fue la parte más criticada por los cristianos conservadores; inclusive un artículo de crítica declaró que el deán era el anti-Cristo por haber dedicado una misa a apoyar la comunidad LGBT.

Referencias como esa tal vez llamen la atención. Y jamás imaginaría que cosas así se escuchen normalmente en las iglesias en Costa Rica. Sin embargo, otra parte del sermón que considero aun más importante, fue cuando el deán dijo lo siguiente: «No es simplemente aceptable ser homosexual, heterosexual, bisexual o transgénero. Es bueno ser así, porque es como Dios te ha hecho. Tu sexualidad es buena. La iglesia no solamente la acepta: la celebra y se regocija. Dios te ama como eres, y la iglesia no puede hacer nada menos».

He estado visitando Costa Rica por muchos años, pero esta sexta visita ha sido diferente.

Esta vez vine como voluntario misionero, para trabajar con la Iglesia Episcopal Costarricense y para trabajar con niños en riesgo en las escuelas de la Iglesia, enseñándoles música. Durante esta experiencia tuve la oportunidad de conocer al obispo, el Rdmo. Héctor Monterroso, donde nos pusimos de acuerdo para buscar una oportunidad de plantar una semilla, con la creación de una pastoral para la comunidad LGBT dentro de la iglesia.

Mis intentos por aplicar mis destrezas activistas, de la misma manera que lo he hecho

Estados Unidos, ha sido una experiencia muy enriquecedora, pero ciertamente un poco difícil.

Como extranjero, observo la situación y la realidad en este país, y debo decir claramente, que no entiendo por completo lo que implica ser un costarricense LGBT, porque no vivo acá y no soy tico. Sin embargo, sí creo que la experiencia de todas las personas LGBT alrededor del mundo que hemos crecido en una comunidad de fe, es parecida. Lo he visto una y otra vez, en todas partes a las cuales he viajado.

Como también dijo el deán de la catedral, «cada día, en todo el mundo, innumerables niños desconocidos sufren de la indignidad, la humillación, y la violencia, y ellos sienten que están completamente solos».

¿Quiénes de mis amigos ticos se han sentido así alguna vez? Siento decirlo que la mayoría. Y cuento que en ocasiones yo también me sentía así cuando era joven.

Pero, ¿por qué nos sentimos así, y por qué innumerables niños y niñas sufren cada día por ser LGBT? Como también dijo el deán: «Ese prejuicio persiste porque las iglesias cristianas continúan promoviéndolo. Pero es más que trágico —de hecho vergonzoso— que comunidades de fe, especialmente las que son cristianas, sigan de cómplices en poner a nuestros hijos en riesgo e instigando las actitudes que les oprimen, alentando a los agresores que someten a nuestros hijos al dolor, la humillación, y a la violencia».

Palabras así tal vez suenan fuertes, y seguramente lo son. Pero, ¿cómo podemos nosotros −como gente LGBT que también quiere seguir el camino de Cristo, vivir abiertamente y ser parte del cambio que esperamos? Creo que parte de la solución de cambiar la mentalidad de la sociedad y lograr derechos plenos, empieza con volver a las iglesias y ser quienes somos. Si regresamos a la Biblia, que es el texto más usado para causarnos daño, podemos descubrir  que el mensaje predominante de las escrituras es el amor. Si aprendemos la perspectiva y la interpretación progresiva que han afirmado miles y miles de cristianos, podremos aprender el contexto en que fueron escritos los versículos usados para condenarnos y podremos leerlos de manera diferente. Y lo más importante, también podremos vivir y compartir el gran mandamiento de Jesús, incluso con los que nos causan dolor, y «amar a tu prójimo como a ti mismo» (San Marcos 12:31).

Por más de 30 años, la Iglesia Episcopal en Estados Unidos ha estudiado y discutido la diversidad de la sexualidad humana. Esta reflexión ha tenido como resultado la plena participación de los LGBT, incluyendo ordenados y laicos, y en ciertas diócesis el sacramento del matrimonio entre parejas del mismo sexo. La Iglesia Episcopal Costarricense está dando sus primeros pasos para empezar a reflexionar sobre este tema. Uno de esos primeros pasos es que estamos organizando un evento para aquellas personas que quieren ser parte de una conversación sobre nuestras familias, la Biblia, la orientación sexual y la identidad género.

Como cristiano, veo un futuro donde todos mis hermanos y hermanas LGBT no serán condenados por quienes son y en el cual cada joven entienda y celebre que Dios te ama como sos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El título de este artículo es la síntesis de una realidad irrefutable; si bien cada vez son más las voces que certifican que lo

En los últimos años he sido testigo, en la comunidad universitaria, de varias situaciones en donde se expresa y materializa la exclusión como forma

Las obras de mejora de la carretera a San Ramón se mantienen sin ejecutar. (Foto: Katya Alvarado)La Defensoría de los Habitantes solicitó al ministro

El club de fútbol de la Universidad de Costa Rica dió un gran paso en sus intenciones de afianzarse en la zona de clasificación

Esteban Gil Girón. (Foto: Katya Alvarado)No es solo un periodista enamorado del boxeo −que practicó en el pasado−, sino también inquieto por la política,

El médico Guido Miranda Gutiérrez fue el último ganador del Premio Rodrigo Facio. (Foto: archivo)El Consejo Universitario aprobó, el pasado 18 de febrero, la

El candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, parte con ventaja en la intención de voto para la segunda ronda del 6

El gráfico muestra el aumento en la cantidad de estudiantes de primer ingreso en la Universidad de Costa Rica entre 2009-2014, tanto en la
Semanario Universidad