Distancias necesarias

Así, dos componentes fundamentales para la construcción y el avance del conocimiento, la crítica y el debate, son comparados con una actividad pugilística.

En un comentario publicado en La Nación (24/07/10), el historiador Raúl Arias Sánchez se refiere, de manera elogiosa y entusiasta, a su propia trayectoria profesional, equipara las páginas de Opinión del periódico mencionado con un cuadrilátero, y asimila las polémicas que en tales páginas se pueden dar con una pelea de boxeo.

Así, dos componentes fundamentales para la construcción y el avance del conocimiento, la crítica y el debate, son comparados con una actividad pugilística.

Afirma Arias Sánchez que él me ha planteado retos para debatir. Sinceramente, no recuerdo haberlos recibido. Lo que sí recibí fue una invitación de la Academia de Geografía e Historia y de El Ateneo para participar en un panel sobre Juan Rafael Mora organizado en términos tan parciales como desactualizados.
    
En el comentario indicado, Arias Sánchez se declara discípulo de Rafael Obregón Loría y de Carlos Meléndez. Sin embargo, difícilmente se le puede considerar así porque ambos historiadores, al investigar la guerra de 1856-1857 y la gestión gubernamental de Mora, tomaron la distancia necesaria para evitar convertir sus objetos de estudio en objetos de culto y para no caer en el patriotismo sin sentido crítico y de base religiosa que caracteriza los escritos de Arias Sánchez.
    
Meléndez, en particular, se tomó muy en serio el análisis de las acusaciones contra Mora planteadas antes y después del golpe de Estado de agosto de 1859, y Obregón Loría, quien fue siempre gran admirador de Mora, no vaciló en calificar de “atentado” la disolución del Congreso, dispuesta por Mora en enero de 1852, ni omitió referirse a otros aspectos controversiales de su carrera política.
    
Obregón Loría y Meléndez, a diferencia de Arias Sánchez, nunca pretendieron sacralizar la guerra de 1856-1857 ni la figura de Mora, y jamás vilipendiaron públicamente a las personas que no estaban de acuerdo con ellos, como Arias Sánchez lo hizo con el escritor José León Sánchez (Tribuna Democrática, 15/08-09; La Nación, 19/10-09).
    
Tal vez fue precisamente porque Meléndez y Obregón Loría tomaron distancia de sus objetos de estudio que el Consejo Superior de Educación decidió no incluir sus obras entre aquellas que los estudiantes y profesores de secundaria podrán escoger en el 2011. Así, el principal libro publicado sobre el conflicto de 1856-1857, Costa Rica y la guerra contra los filibusteros, de Obregón Loría, quedó fuera de la lista elaborada por dicho Consejo.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En los últimos 5 años, un promedio 400 estudiantes por año solicitan el ingreso a la carrera de medicina, pero solo se admiten 120

Atrás quedaron las largas conversaciones telefónicas cuando yo le leía las últimas noticias de Internet que le ayudaban a mantenerse informada, junto con su

La próxima Feria Internacional del Libro, por realizarse del 28 de agosto al 5 de setiembre, rendirá un homenaje a las letras cubanas, las

Ahora intentaré describir el sentido de esa afirmación,  reconociendo que muchos la juzgarán demasiado conjetural, especulativa y misteriosa. Por eso espero que quienes tengan

Ni siquiera eso. 65 años después de la catástrofe, un buque de guerra disfrazado con piel de oveja, recibe permiso de la Asamblea Legislativa

 Una inmediata intervención de la Asamblea Legislativa en la Contraloría General de la República (CGR) demandaron los expositores en un foro realizado el jueves

La decisión de agosto de la Sala IV que declaró constitucionalmente improcedente, o sea ilegal, el deseo de la jerarquía católica local, avalado con fervor ...

La eventual construcción del Proyecto Hidroeléctrico El Diquís (PHED) no afectaría comunidades indígenas, al estar las tierras previstas para la obra en propiedad de
Semanario Universidad