Dogmatismo marxista, pragmatismo sionista

El profesor Tito Méndez ha tenido la cortesía de criticar y responder  (09/08/11) mi  artículo Las Primaveras de Praga y el Magreb. Estoy de

El profesor Tito Méndez ha tenido la cortesía de criticar y responder  (09/08/11) mi  artículo Las Primaveras de Praga y el Magreb. Estoy de acuerdo con él, en que la utopía marxista en la que todos trabajan de acuerdo con sus capacidades y reciben de acuerdo con sus necesidades, es un modelo solidario de profundo valor humano que debería influir en el pensamiento de la dirigencia mundial impregnando de sensibilidad la toma de decisiones.

Desafortunadamente los gobiernos marxistas reales generaron vicios; su dogmatismo y sobre todo su falta de racionalidad condujo las ideas de Marx al fracaso.

Desarrollaron el culto a la personalidad (reverenciando incluso a la momia de Lenin), los líderes (muchas veces verdaderos sociópatas) tenía en sus manos la vida de miles de personas. Stalin cometió un genocidio de más de diez millones (Trotsky incluido) ante el silencio de sus camaradas en todo el mundo. Sus crímenes, denunciados por Krushev en el XX Congreso del Partido Comunista en 1956 no impidieron un nuevo período estalinista con Breshnev. Pol Pot líder camboyano del Khmer Rojo fue responsable de dos millones de muertes a fin de crear el socialismo agrario. Se podría escribir varios tomos sobre los crímenes y abusos que se cometieron en nombre del socialismo incluyendo las invasiones soviéticas a Hungría en 1956 y a Checoslovaquia en 1968 y las alianzas con las satrapías más represivas del mundo.

Lo sorprendente es que cuando estos hechos se debatían, el “racionalismo marxista” los defendía como “acciones antiimperialistas para defender al pueblo, preservar la paz y la revolución proletaria”; sin embargo, con la caída del muro el fracaso del marxismo real se reflejó con el regocijo de las masas derribando los símbolos del comunismo.

El movimiento sionista surge de la necesidad de un estado en el que los judíos pudieran vivir sin las persecuciones e injusticias que lo acosaron durante 2000 años. Los fundadores eran marxistas y su pensamiento quedó reflejado con la creación de granjas colectivas de libre afiliación y permanencia (kibutz) en las que el producto del trabajo y los bienes pertenecían a la colectividad, todavía funcionan exitosamente superando en permanencia y resultados al fracasado modelo soviético.

Un grupo de filósofos tiene 10 años de criticar a Israel, lo cual por supuesto no tiene nada malo;  la prensa israelí lo hace severamente todos los días. Lo malo es que solo critican a Israel, distorsionando la realidad y contando recurrentemente la mitad de la historia, mientras que nadie de ese grupo ha salido a denunciar los bombardeos de Assad y Gadafi contra sus civiles con miles de víctimas, ni siquiera han sido coherentes como Chávez y Ortega defendiendo a uno los antisionistas más admirados por la izquierda: Gadafi rey de Libia y África.

Don Tito se une a los enemigos de Israel con la calificación panfletaria de sionismo expansionista que la URSS y los árabes utilizaron después de la Guerra de los Seis Días. Ese calificativo soslaya el ofrecimiento de Israel después de su victoria de devolver todos los territorios capturados a cambio de la paz. La Liga Árabe reunida en Jartum, respondió con un “No a la paz, No a la negociación y No a su reconocimiento”.  Para mantener ese calificativo, los comunistas criollos que se declaraban amantes de la paz nunca se dieron por enterados del acuerdo Egipto-Israel y la devolución del Sinaí, al punto que nunca se publicó nada al respecto en el semanario comunista Libertad, en una clara actitud irracional y dogmática.

Contrario a lo que dice don Tito, los sionistas siempre estuvieron de acuerdo con la partición de Palestina; fueron los árabes quienes lanzaron tres guerras para expandirse y echar los judíos al mar.  Precisamente estas distorsiones de la historia me obligan a escribir recurrentemente para agregar la parte omitida, ya sea por desconocimiento o porque les molesta la existencia del estado de Israel.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Más de cien jugadores forman parte de las divisiones menores de la Universidad de Costa Rica, semillero del primer equipo que ya se beneficia

En un nuevo comentario en el Semanario UNIVERSIDAD (14-9-2011), el profesor Jaime Robert, al defender el proyecto que ampliaría los derechos de los funcionarios

La Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC) de la Universidad de Costa Rica, recibió hoy el certificado de reacreditación para sus

Se podría observar que su dura opinión es de valor ralo. Por ejemplo, una cosa es el “culto mariano” inventado por la jerarquía católica

Al analizar la solicitud que hiciera a la Contraloría General de la República el alcalde Johnny Araya, para que se le autorizara realizar una

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) presentó hoy los detalles de una agresiva campaña publicitaria que implementará en Estados Unidos y Canadá para atraer

“Le Concert” es una comedia dramática sabrosa, con algo de farsa y otro tanto de magia, certeros dardos políticos y mucho de optimismo sentimental,

La Organización de Naciones Unidas (ONU) está políticamente desfasada, al mantener  el derecho al veto de algunas naciones, principio que a duras penas se
Semanario Universidad