Don Beto

En ambos momentos tuve la misma sensación de que hablaba con uno de los últimos representantes de una época y una clase social. Don

Tengo un par de evocaciones de don Beto; una en la Universidad de Costa Rica hablando de poesía en una aula con un pequeño grupo y otra en su casa, haciéndole una entrevista para un periódico fugaz que se llamó Esto Pasa.

En ambos momentos tuve la misma sensación de que hablaba con uno de los últimos representantes de una época y una clase social. Don Beto en su forma de hablar, de pensar y de escribir era un defensor a ultranza de los valores de la clase media tica, tal y como surgió y se consolidó al abrigo del Liberación Nacional histórico de la segunda mitad del siglo XX. Incluso su carácter a veces abrupto y franco en demasía, refleja un poco a ese tico agudísimo, instruido a la vez que pueblerino, que pobló Costa Rica al amparo de las instituciones del Estado benefactor.

Tenían que pasar varias décadas para que yo pudiera despojarme de muchos de los esquemas heredados de la vieja izquierda y entonces comprender la importancia de hombres como él, en la formación de la identidad y cultura nacionales. Su talante, a la vez mordaz y cálido, refleja un poco lo que todos somos en este país. Una sociedad en la que a nadie le meten diez con hueco fácilmente, que se ríe de sus desgracias y que hace chota de su propia imagen, en el espejo de los desaciertos y pifias de los políticos de turno; conservando, sin embargo, un sentido de amor por lo propio y una habilidad ladina para defender lo que estima forma parte su ser esencial.

En ese cruce de caminos, donde se funden ironía y pensamiento profundo, intransigencia y dulzura, socarronería y elegancia conceptual, siempre estará acompañándonos don Beto. Pero también estará con nosotros cuando haya que abandonar aquellas instituciones políticas que arrean sus banderas y sea la hora de  fundar nuevas esperanzas.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Abigail, Giselle y Cristina Soza Rayo junto a su papá Alfonso Soza aprenden a tocar un instrumento musical en el programa SIFAIS, en La

Uruguay fue la alegría, Italia la confirmación, Inglaterra la tregua y Grecia fue el dolor. Dos semanas después de su debut en el Mundial

Al final nos invitaron a almorzar y me tocó compartir mesa con doña Carmen y don Beto. ¡Qué tertulia, qué rejuego lingüístico inolvidable ante

Indígenas bribris del Caribe manifiestan molestia al aplicarse en sus territorios un proceso de preconsulta y consulta, creado por doce líderes indígenas que han

La selección de Costa Rica y Grecia lograron un empate a un gol al término de los primeros 90 minutos en el partido de

Varios acontecimientos me han estado llamando la atención, un ejemplo de los cuales voy a resumir en este artículo. En  primer lugar, he entrado

Diputado Enrique Sáenz: “Aquí no hay ninguna revolución. Hay una cúpula encabezada por la figura más relevante del sandinismo histórico, que es el presidente

La Fuente de la Hispanidad fue el escenario natural en donde política y fútbol se fundieron en una sola imagen. (Foto: Katya Alvarado).Toma 1.
Semanario Universidad