El arte de hablar inglés

En su lugar,  incentivo a los colegas y los aprendices de este idioma a la creación de su propio diseño metodológico, entrelazando la  lingüística,

Mi intención no es  declararle una guerra de críticas  a las metodologías actuales en la  enseñanza del inglés del Ministerio de Educación Pública.

En su lugar,  incentivo a los colegas y los aprendices de este idioma a la creación de su propio diseño metodológico, entrelazando la  lingüística, la psicología  y la cultura.

Antes y ahora. Hace un par de años, sentado en un pupitre en una universidad estadounidense, me reía en silencio cuando me explicaban  metodologías ‘novedosas’  en la enseñanza del inglés, las cuales ya  había aprendido –sin el afán de ser pretencioso- desde  finales de los años 80, tiempo en el que  empecé a serle infiel al español y enamorarme, sin darme cuenta, de la gramática y la fonética inglesa. En este momento pienso que algunos  lingüistas, lejos de armonizar el proceso enseñanza-aprendizaje, alejan a aquellos valientes guerreros que toman el ‘toro por los cuernos’ y se lanzan a la aventura de ‘masticar’ palabras, oraciones y preguntas en otro idioma distinto al propio, sin importar los recurrentes errores, las  odiosas malinterpretaciones culturales y  los caminos torcidos de la pronunciación.
El mito de la gramática. Allá entre los años 80 y los 90, cuando el inglés competía  junto con el francés por un poco de fama, los textos pedagógicos que existían solo exponían la gramática sin mucho atractivo visual. Su  uso no hacía distinción entre la educación privada, semiprivada o pública en aquellas épocas de adolescencia.  ¿Qué ha pasado con la pasión de aprender inglés? Mi conclusión recae en que la creatividad y el ímpetu de los docentes y de los aprendices han perdido fuerza.  Si en la actualidad se tiene una mejor calidad y un sinfín de recursos académicos y no académicos para dominar este idioma de forma pronta y efectiva, sin obviar las oportunidades de viajes de muchos, ¿a qué se debe que los estudiantes gasten horas-escritorio para  no articular correctamente en inglés al final del ciclo lectivo? Aparte de preocuparse de los elementos básicos en  la instrucción,  por ejemplo, la etimología de las palabras, los paradigmas verbales y  la pronunciación, por citar algunos, el profesor debe entretejer su propia estrategia con astucia.                     
Más allá de la motivación. El reconocido lingüista estadounidense, Noam Chomsky,  aplaudiría la idea de que ‘la motivación’ sea el ingrediente natural   en el tiempo-clase. Sin embargo, este elemento psicopedagógico se queda corto. Es tarea permanente del instructor materializar la creatividad y aumentar los niveles de exigencia hacia sus estudiantes  dentro y fuera del aula.
Cincuenta-cincuenta. La apertura de los candidatos al bilingüismo va de la mano con su diario vivir, a su personalidad y al compromiso personal y grupal por superar obstáculos.  El consenso entre profesionales, tanto en lingüística inglesa como de la enseñanza, apunta a que    la balanza no debe estar cargada  solo hacia los docentes, sino también a los aprendices. A éstos también les corresponde   hacer un esfuerzo por llevarse bien con el inglés. Ante el crítico panorama económico y el auge de oportunidades laborales en los ‘call centers,’ este  proceso de aprendizaje-enseñanza  es una necesidad  profesional. La búsqueda  de una auto-metodología o la combinación  de varios métodos (a saber, la gramática pura, el  constructivismo,  la  traducción contextual, la sociolingüística, entre otros) permite anular el  miedo escénico de los estudiantes  en su intento de hablar inglés exitosamente.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Otrora estas figuras tenían un aura protectora contra la mirada crítica, exhalaban aires sobrehumanos marcando una diferencia aparente entre su estatus y el de

Los opositores al proyecto de minería a cielo abierto en Las Crucitas se manifestaron indignados por el evidente “compadrazgo” entre la empresa Industrias Infinito

La pieza es escrita por la dramaturga Denise Duncan e interpretada por la joven actriz Aysha Morales, bajo la dirección de Roxana Ávila, y

Decía Foucault que la sociedad tiende al control de las operaciones del cuerpo. El cuerpo, según Maslow, requiere satisfacer necesidades básicas: alimento, aire, agua,

Según Jara, la decisión de la Academia sobre su designación le fue anunciado personalmente por su directora, Estrella Cartín de Guier.  Jara relató que

Cansado del impasse, aún falto de experiencia y coordinación en el manejo de su política exterior para la región, la Casa Blanca decidió tomar

Los rectores de las cuatro universidades públicas que integran el Consejo Nacional de Rectores (CONARE), iniciaron la semana anterior las conversaciones para negociar el

Cerca de ¢2.694 millones para la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), más ¢1.115 millones para la Unidad Especial de Intervención (UEI), suman los
Semanario Universidad