El desafío de los cuatro puntos débiles en políticas sobre drogas

El mercado ilícito de drogas presenta un conjunto de problemáticas, tanto en la dinámica entre causas y efectos, como en la dinámica

El mercado ilícito de drogas presenta un conjunto de problemáticas, tanto en la dinámica entre causas y efectos, como en la dinámica de las organizaciones criminales y las comunidades locales, nacionales o internacionales, que hoy día están en la palestra de la discusión nacional e internacional. En los últimos tiempos, muchos países -en especial de esta región- han mostrado disconformidad en uno u otro sentido y en distintos grados, con la política internacional de drogas. Atendiendo al Panorama regional sobre el mercado ilícito de drogas (aparecido en el Semanario UNIVERSIDAD, el 29 de julio del año en curso), presento a continuación un análisis de los principales desafíos de política pública de nuestra región en el tema del mercado de drogas ilícitas.

En acuerdo con el experto Carlos Garzón Vergara (en Cómo reparar un sistema que no funciona), los Estados de la región presentan un desafío de cuatro puntos débiles en sus políticas sobre drogas. Veamos:

Presupuestos o fines erróneos, incompatibles o inalcanzables

A pesar de los esfuerzos de Estados y ONU por desaparecer el mercado de drogas, este se mantiene, aunque con modificaciones (ver: Breve panorama regional sobre el mercado ilícito de drogas). Por esto, quizás es tiempo de discutir que las medidas a corto plazo no van a desaparecer el consumo de drogas ilícitas, al tiempo que las tradicionales políticas de guerra contra las drogas generan una serie de consecuencias graves en el bienestar de las poblaciones. O sea, que el objetivo de la desaparición del consumo de estupefacientes no es compatible, o no totalmente, con la paz y la seguridad.

Objetivos e indicadores equivocados

Una dificultad principal en el abordaje del problema de las drogas es cómo medir el éxito de las políticas emprendidas. La posición de nuestros países (propiciada por los países receptores del tráfico) es medir el éxito a partir de acciones en sí mismas: de confiscación y/o destrucción de productos y cultivos y/o atendiendo a la cantidad de arrestos y condenas de personas relacionadas con el tráfico. Pero quizás estas acciones no deberían ser analizadas como logros en sí, pues: (i) no son medios seguros para alcanzar los fines que se buscan y (ii) propician el aumento de la violencia en las comunidades. Así, debido al énfasis en los arrestos y condenas como fines en sí mismos, se ha tendido a la criminalización de poblaciones excluidas social, económica y culturalmente. Además, dicha visión podría ser un incentivo peligroso para prácticas abusivas por parte de autoridades, como han sido denunciadas en nuestra región por parte de ONGs.

Instituciones débiles (Id)

Por Id se puede querer decir: a. la ausencia estatal para un cierto respecto o en una cierta población o b. cooptación de las instituciones estatales por parte de intereses ilegales. En un contexto de Id -como sucede en Latinoamérica- el crimen organizado (CO) tienen facilidad para afectarlas en favor de sus intereses. Esto a su vez afecta la capacidad de esas instituciones para cumplir las leyes y sus objetivos (incluidos aquellos que buscan incidir en el mercado ilícito de drogas), menoscabando su legitimidad y debilitándose aún más. Se cae así en un círculo vicioso que lleva a otros muchos problemas.

Resultados peores

A partir de lo anterior, pareciera que es pertinente considerar que el enfoque exclusivamente de guerra contra las drogas no ha logrado su propio objetivo. Lo que es peor, ha tenido lo que K.R. Popper llamó consecuencias imprevistas e indeseables: ha potenciado la violencia e inestabilidad sufrida por la población civil, el fortalecimiento de grupos cada vez más violentos y la cooptación de nuestras instituciones.

Una nueva política de drogas para nuestra región, debería desarrollarse intentando superar los problemas presentados por este desafío de los cuatro puntos débiles.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

El matemático Sergey Brin y el informático Lawrence Page, crearon Google en 1998. Como herramienta, Google es un poderoso motor de búsqueda en Internet,

Sabía que Vincent van Gogh era sinónimo de asombro, de elevada sensibilidad a lo cotidianamente desacostumbrado, a lo inusual por extraordinario.

Semanario Universidad