El “ensayo” de los Clinton

Por todos es conocidos que la Organización de Estados Americanos (OEA) marcó la cancha de cualquier negociación con quienes militarmente se alzaron con el

Independientemente de cómo concluya el largometraje  “made in Honduras”: Manuel Zelaya contra  Roberto Micheletti, los buenos oficios del mediador, el presidente costarricense, Óscar Arias,  no pueden dejar de verse  desde la perspectiva de los esposos Clinton, impulsores del “Acuerdo de San José”. Este ensayo político sobrepasará a los hondureños.

Por todos es conocidos que la Organización de Estados Americanos (OEA) marcó la cancha de cualquier negociación con quienes militarmente se alzaron con el poder en Honduras: la restitución de Zelaya. De allí parte cualquier negociación diplomática. Hasta   ahora, aclaro.

Sin embargo, recordemos algunos  puntos  del llamado “Acuerdo de San José”: 1)   regreso de Zelaya para  integrar un gobierno de unidad  y reconciliación nacional;  2) una amnistía para delitos políticos; 3) renuncia de Zelaya  a reformar la Constitución de Honduras; 4) adelantamiento de las elecciones generales; 5) sujeción de los militares a las próximas elecciones, retorno de los poderes estatales a su integración previa al golpe; 6)   integración de una comisión de la verdad, entre otros. Los puntos 1,2 y 4, a mi modesto entender, significan para Zelaya una oportunidad de oro, a fin de   que retome su gobierno para despedirse  de sus amigos y colaboradores más  cercanos.

El “Acuerdo de San José” recogió   la restitución de Zelaya, porque fue a lo máximo que llegó  la OEA, pero  nunca fue prioridad para  Micheletti. ¡Era pedirle mucho! Un gobierno de “unidad y reconciliación nacional” y la declaratoria de “amnistía”, lleva, en cambio, la intención de eximir de responsabilidades a quienes concibieron, ejecutaron y legitimaron el golpe de Estado el pasado   28 de junio. Así, en un eventual retorno de Zelaya al poder, él sería neutralizado   por los representantes de los diversos partidos políticos, incluyendo la gente  de  Michelletti, que formarían parte del gobierno de “unidad nacional”. Es llegar al gobierno del que fue elegido  con camisa de fuerza.

La fórmula para integrar el Poder Judicial hondureño con el personal de antes del golpe resulta  nada imparcial; rescata, sí,  la imagen de la supuesta independencia de poderes, muy cuestionada en ese país antes y después del golpe. Guarda, por así decirlo, la imagen inmaculada de los poderes judiciales latinoamericanos que, como sabemos, sus integrantes son nombrados por los partidos políticos, que a la vez responden a intereses muy particulares.

¿De dónde salió entonces la brillante idea del gobierno de “conciliación” y “unidad nacional”, una “amnistía” para los golpistas, un ejército hondureño sin cuestionamiento alguno y renuncia a convocar a una Constituyente? De los “halcones” norteamericanos  que empezaron ya a levantar  vuelo y a picotearle la cabeza al presidente  Barak Obama. Son los mismos que idearon en el pasado leyes de “amnistía” en Chile y Argentina, de “perdón y olvido” en Uruguay y Paraguay, etc.

Pero el golpe de Estado en Honduras es un experimento más sencillo de la cuenta. Ya sondearon  la comunidad latinoamericana sobre su reacción. Es una reacción diplomática y nada más. Así que, si mañana resulta otro golpe de Estado en Ecuador, Bolivia o Venezuela, saben que habrá escándalo diplomático nada más. Los “halcones” se reservan el uso militar, porque históricamente, la fuerza diplomática y el ordenamiento jurídico internacional resultaron endebles en Palestina, Irak, Afganistán. Panamá, Guatemala, Cuba, Granada, etc.

Así, la reciente instalación de 7 bases militares en Colombia es una avanzadilla militar de los “halcones” que nada  importó a ellos dejar a su gran socio, Alvaro Uribe, como el bufón de la fiesta, cuando anuncian que es para el combate del “terrorismo” y el “narcotráfico”.

A partir de  las aventuras de George W. Bush  en Iraq – entre el  20  de marzo y el 1 de junio de 2003- y  en Afganistán – a partir de 2001-  las cosas  cambiaron en el patio trasero de la primera potencia mundial. La pregunta es si cambiaron para siempre o en el mediano plazo sus cambios son reversibles.

Un sindicalista, que hasta entonces se creía imposibilitado para gobernar una de las economías más pujante del orbe, se alza con el poder en Brasil; un aborigen aymará es electo presidente en Bolivia; un militar paracaidista, formado bajo la égida  estadounidense, da una extraña  “vueltereta” y  es sentado en la silla presidencial  por las masas en Venezuela;  un curita, más fogoso de la cuenta, en Paraguay, tira los hábitos y desafía aún a los seguidores  de Stroessner;  en El Salvador, quienes desde la independencia de ese país creeyéronse ungidos para gobernar siempre, ceden el poder a un  periodista,  tantas veces visto  recorrer las calles de San Salvador en busca de la noticia del día.

Si quiere no me cree, pero las  cosas cambiaron en América Latina. Y en Honduras hay más que un golpe de Estado.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Esta es una propuesta para enfrentar el fenómeno del  narcotráfico, mediante un cambio de enfoque. La idea es  pasar de un enfoque de guerra a ...

En entrevista con UNIVERSIDAD, el exjerarca del sector ambiental, en la administración 2002-2006, aseguró que nunca había visto tal “divorcio” entre los ambientalistas y

Los recursos dramáticos e innovadores de la música electroacústica y las texturas sonoras de la música antigua se unen en el espectáculo Cantos de

El Ballet Juvenil Costarricense cumple quince años de existencia y para celebrarlo llevará a cabo dos funciones especiales, este viernes 18 y sábado 19

Las negociaciones iniciaron el pasado mes de agosto como respuesta al aumento en el costo de la vida en beneficio del personal universitario, tal

Si los “males de la democracia” no se corrigen con más democracia, pues lo harán o con menos o con algo diverso a ‘la’

La visita del presidente francés, Nicolás Sarkozy, a Brasil la semana pasada, selló un acuerdo militar y comercial de vastas repercusiones geopolíticas entre los
Semanario Universidad