El fenómeno Hawking

Hawking nació en 1942 y padece una  distrofia neuromuscular,  relacionada con la enfermedad de origen genético conocida como  esclerosis lateral amiotrófica, cuyas estadísticas indican

Algo  inédito ocurre por  la Universidad de Cambridge,  Inglaterra: el cerebro de un extraordinario ser humano  de nombre  Stephen Hawking se separa lentamente del  resto de su cuerpo;  y,  al mismo tiempo,  él se desliza a  lo infinito incognoscible entre  los intersticios de la ciencia y tecnología.

Hawking nació en 1942 y padece una  distrofia neuromuscular,  relacionada con la enfermedad de origen genético conocida como  esclerosis lateral amiotrófica, cuyas estadísticas indican que  ese  científico de física cosmológica debió morir hace más de 40 años.

 Sin embargo, ha sobrevivido, realizando una labor sorprendente  reconocida mediante distinciones como las siguientes: socio honorario de la Real Sociedad de  las Artes de Inglaterra; miembro vitalicio de la Academia Pontificia de Ciencias; medalla del Presidente de Estados Unidos por la Libertad; Profesor Lucasiano de Matemáticas,   cargo académico ocupado por Isaac Newton en la Universidad de Cambridge; Premio Príncipe de Asturias y otras  por su teoría sobre gravedad cuántica, especialmente  hoyos negros.

Como popularizador  de la ciencia, escribió Una Breve Historia del Tiempo, libro que se mantuvo en la lista de best-séllers del Sunday Times  de Gran Bretaña por 237 semanas,  batiendo todas las marcas.
La enfermedad ha estado absorbiendo el cuerpo de Hawking,  implacablemente, privándolo de sus facultades sensoriales: no se mueve, no habla; aparentemente, solo ve.  Sus asistentes han logrado que mantenga funciones vitales básicas; y construyeron una computadora que le permite “hablar”. En medio de todo ello, se preserva la estructura y el funcionamiento de su cerebro, permitiéndolo continuar sus investigaciones y pensamientos. Pero se me ocurre esta preocupación terrible: Hawking  ya no dispone de libertad o discrecionalidad para transmitir a otros humanos todo lo que él quisiera,  cómo  y cuándo; la  expresión  o comunicación de sus  pensamientos es controlada por otros. Entonces, mi humanidad-común con Hawking me hace desear que sus asistentes y allegados le tengan absoluta lealtad; que le ayuden siempre e incondicionalmente a expresar y comunicar sus pensamientos; que antepongan los intereses, valores  y razonamientos de Hawking tenazmente a  los de ellos. Sin embargo, mi humanidad-diferente de  Hawking me obliga, al mismo tiempo, a  criticarlo a  él y a ellos con todo rigor y sinceridad.
Piense en eso, estimado lector, estimada lectora, y se dará cuenta que encierra un profundo dilema: digo que respeto la racionalidad y defiendo la libertad de Hawking;  me opongo a que sus asistentes y allegados las “manipulen” o que sean laxos en su manejo, conscientemente o inconscientemente, con buena fe o mala fe. Pero también digo que la racionalidad y libertad de Hawking no deben ser arbitrariamente impuestas a las de otros, ni  por voluntad de él  ni por la de quienes lo rodean. Considere los  siguientes ejemplos: algunos pregonan que  Hawking es el ser humano viviente más inteligente (“Hawking is the smartest man alive”); además, se ha dado publicidad a una supuesta opinión suya en el  sentido que es urgente buscar otros planetas para albergar a los seres humanos. De lo primero, se derivaría necesariamente que quienes lo mantienen “vivo y funcionando” merecen todo apoyo para continuar su labor; y lo segundo concede prioridad a cambiar el “contexto material” de los seres humanos, no su “fuero interno” y sus  relaciones o estructuras sociales. Además, no sabemos qué  dice Hawking respecto a lo primero o cómo lo valora, tampoco si  realmente ha  pensado lo segundo. Los únicos que pueden aclarar y verificar eso son los tecnólogos que preservan  la estructura y el funcionamiento de su cerebro y administran sus comunicaciones. Entonces, ¡líbranos,  Señor, de que lo conviertan en  medio de producción de mercancías para su propio beneficio o instrumento de poder para su propia gloria! ¿En esta angustiadora dirección va el alboroto que se ha armado en torno al  reciente libro  El Gran Diseño, supuestamente escrito por él y Leonard Mlodinov? La respuesta depende mucho de lo que significa esa “y”. Sin embargo, reflexiones al respecto tienen  que basarse en una lectura cuidadosa de la obra, considerando información complementaria.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Solo en el último mes, el tipo de cambio ha registrado movimientos tan abruptos, que lo han hecho incrementar su precio ¢17 en dos

Así se desprende del acuerdo tomado por el Consejo Universitario el pasado 7 de septiembre, en el que se condena la forma en que

Hawking nació en 1942 y padece una  distrofia neuromuscular,  relacionada con la enfermedad de origen genético conocida como  esclerosis lateral amiotrófica, cuyas estadísticas indican

Este proceso de elecciones se darán en un ambiente mucho mas acalorado que el de años anteriores, producto de las opiniones divergentes por parte

Zamora interpuso una acción de inconstitucionalidad en contra del acuerdo legislativo 6430-10-11 del 1 de julio del 2010 mediante el cual el congreso costarricense

Hablamos de un mundo, porque se trata de una gran familia, las hay de todos los colores y sabores. Intentaremos a lo largo de

Hija de uno de los bolichistas más grandes de Costa Rica, campeón y seleccionado nacional en varias oportunidades, Mario Valverde Alpízar, se acercó a

Con hormigas y termitas virtuales, comportándose como agentes autónomos, es decir aquellos que actúan independientemente de los otros y que no siguen ningún plan
Semanario Universidad