El futuro de Danza Universitaria lo define su propio colectivo

No tendría ningún problema en desdecirme respecto de alguna apreciación sobre hechos ocurridos cada vez que la información demuestre que es errónea o equivocada.

No tendría ningún problema en desdecirme respecto de alguna apreciación sobre hechos ocurridos cada vez que la información demuestre que es errónea o equivocada. De hecho, en el trabajo científico ocasionalmente nos vemos obligados a abandonar alguna hipótesis de la cual partimos, porque la evidencia en contrario resulta apabullante.

Otra cosa es nuestra opinión sobre cuestiones de carácter ético o político, que forman parte de nuestros valores, como por ejemplo criterios sobre la equidad, o la justicia. Este es el caso que nos ocupa cuando hablamos de la comunidad universitaria.

Por eso cuando la periodista de “Universidad”, Daniela Muñoz titula un artículo de opinión suyo, “Roberto Salom se desdice” a propósito de si el grupo “Danza Abierta” forma o no parte de la comunidad universitaria (“Universidad”, 17 de julio de 2013), me obliga a aclarar una vez más mi posición a ese respecto.

Los integrantes de “Danza Abierta” no son estudiantes regulares de la Universidad de Costa Rica, ni tampoco funcionarios de la Institución. No han hecho un examen de admisión, ni han sido contratados por la Universidad, como en este segundo caso, sí ocurre con el “Grupo de Danza de la Universidad de Costa Rica”. Esto es un hecho, no es una simple opinión.

Se trata en el primer caso de un recurso de acción social, mediante el cual la Universidad realiza la vinculación universidad-sociedad con un propósito formativo ciertamente, como es el caso de quienes realizan cursos en el Programa Integral para la Persona Adulta Mayor (PIAM), o quienes forman parte de los programas de educación continua, o de los “cursos libres”.

Que no sean ellos en virtud de ese vínculo, ni estudiantes, ni funcionarios universitarios es una cosa, acerca de lo cual le insistí reiteradamente a la Periodista en la entrevista que me hizo. Este es un juicio de existencia.

Otra muy distinta es mi consideración sobre si forman o no parte de la comunidad universitaria. Este es un juicio de valor, acerca del cual no me pronuncié en la entrevista.

Mi pronunciamiento sobre este último asunto lo hice en mi artículo anterior (Universidad, 10 de julio de 2013), a raíz de que advertí la confusión que hizo la periodista al respecto en su primer reportaje y que arrastra en su artículo anterior, desde el título mismo. Por eso es que la periodista no puede demostrar que yo hubiese dicho que los integrantes del grupo de “Danza Abierta” no forman parte de la comunidad universitaria.

Mi interés giró durante la entrevista en dejar claro, primero que los dos integrantes del grupo mencionado, que fueron invitados a una pasantía a Dinamarca, no hicieron ninguna solicitud de recursos a la Vicerrectoría de Acción Social (VAS), y segundo, que si la hubiesen hecho, no se les habría podido dar, so pena de incurrir en un acto ilegal. Tengo entendido que esto se los había aclarado la Directora de Danza Universitaria, Hazel González, en su oportunidad.

La insistencia de la periodista en mezclar cuestiones de hecho con cuestiones de opinión, le imprimió un carácter para mí, confuso a la entrevista; pero eso mismo me permitió aclararle una cuestión fundamental: el destino de “Danza Universitaria”  depende fundamentalmente, de ese colectivo y no del Vicerrector de Acción Social. Incluso usé el término “me subrogo yo”, al finalizar una entrevista que, pese a lo dicho, había sido correcta, desde el punto de vista de cómo se había conducido la Periodista. Pero no bien había dado por terminada la entrevista, cuando, después de colgar el teléfono, la Periodista repite impugnativamente y con sorna, “…subrogo yo…”. Ahí está la grabación que ella misma subió a la página del periódico para quien quiera corroborarlo.

Debo insistir en que las respuestas que le dí en la entrevista no dan como para haber sacado las conclusiones que sacó en el reportaje que publicó la Periodista, en consecuencia he negado que en este caso, el asunto de la invitación de los dos bailarines de “Danza Abierta”, haya dado pie a que se “reabra” la discusión sobre el status de “Danza Abierta” o del “Grupo de Danza”.

Por último, debo decir que no veo nada inusual en el hecho de que yo visite al Sr. Director de “Universidad”, Mauricio Herrera. Puedo asegurarle a usted y a los lectores que no existe de mi parte la más mínima intención de incidir de ninguna manera en la línea editorial del periódico,  precisamente porque creo en la libertad irrestricta que este órgano debe tener y porque respeto su trayectoria a lo largo de muchas décadas. Por ello estoy muy lejos de creer que el Semanario Universidad sea un vocero oficial, ni mucho menos oficioso, pero sí creo que debe procurar siempre ser el órgano de prensa escrita por excelencia de la Universidad de Costa Rica.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La formación ofensiva que planteó Jorge Luis Pinto con Álvaro Saborío adelante, no rindió dividendos frente a Honduras. (Foto: http://fedefutbolcr.com)No soportó la presión derivada

Esta es una crónica producto de una entrevista exclusiva con el escritor nicaragüense Sergio Ramírez Mercado, con motivo de la aparición de su nuevo

El mundial de Brasil 2014 es sin duda una de las metas principales de todas las selecciones a nivel global, cada uno en busca

¿Qué pretendemos encontrar al leer un libro? Entretención, sabiduría… pero, ¿son la salvación o la eternidad, peculiaridades que podamos encontrar al leer? Algunos de

El Capítulo II del reglamento especifica quiénes deben conformar las Comisiones de TFG, los Comités Asesores y el Tribunal Examinador. (Foto: archivo)Competencias de los

El sistema ha organizado un casino para que ganen siempre los mismos. Jose Luis SampedroSomos testigos de una coyuntura política patológica que no es

Bufo el sapito astronauta Juan Mata y Deirdre Hyde Relato infantil Tipolitografía Editrice TEMI 2011El escritor y realizador audiovisual Juan Mata Granados, junto a

¡Ah mi querido amigo Andresito!, huésped a veces autoinvitado a nuestra casa en Alajuela en fines de semana largos. De conversación infinita, fluida, ponzoñosa
Semanario Universidad