El holocausto palestino

“Fue como si en aquellos últimos minutos resumiera la lección que su larga carrera de maldad nos ha enseñado, la lección de la terrible

“Fue como si en aquellos últimos minutos resumiera la lección que su larga carrera de maldad nos ha enseñado, la lección de la terrible banalidad del mal, ante la que las palabras y el pensamiento se sienten impotentes”. Eichmann en Jerusalén.

Las palabras de Hannah Arendt nos ubican 53 años después del proceso de Eichmann en Jerusalén, ante una nueva impotencia de “las palabras y el pensamiento” frente a lo que está sucediendo en la Franja de Gaza, sólo que, y con gran ironía histórica, los exterminadores son los descendientes de los que un día fueron las víctimas de una de las páginas más tenebrosas del siglo XX.

Los canales israelíes han venido festejando los bombardeos del Ejército sobre la población civil de Gaza, por aire, mar y tierra, exaltando la figura de su primer ministro, quien desde  la operación anterior de “Plomo Fundido”, usa un nuevo  lenguaje moderado casi bíblico: “operación Margen Protector”, o “Tregua Humanitaria para auxiliar a la población”; esto último para que miles de palestinos que no tienen donde ir por la estrechez de la Franja, corran a buscar refugio antes de que una bomba caiga sobre sus humildes casas. No sabemos cuántas son las víctimas, pero se habla de cientos de civiles, hombres, mujeres, niños (as)… y de una población aterrorizada. Los hospitales no dan abasto ante los miles de heridos y la falta de medicamentos; varias instituciones de salud ya han sido bombardeadas. ¿Hasta dónde llegará la nueva “solución final”, que ya Hitler y sus colaboradores habían puesto en práctica contra millones de judíos, gitanos, homosexuales, y personas con problemas físicos?

El conflicto entre ambos pueblos tiene profundas raíces históricas: el Estado de Israel se instaura en 1948, al amparo de Naciones Unidas, impidiéndose  durante seis décadas a los palestinos formar su propio Estado. No se ha dado ningún avance o compromiso por parte de Israel, para devolver territorios ocupados, quedando la población Palestina bajo el arbitrio de uno de los Estados más militarizados del mundo, con sofisticados equipos de guerra de fabricación estadounidense. Todo bajo el apoyo de las potencias occidentales, gracias a la influencia del “lobby” sionista en estos países. En una de sus visitas a Israel, el Presidente Obama manifestó: “nuestra alianza es eterna, para siempre”. Estos países han silenciado la construcción de asentamientos del gobierno israelí en Cisjordania, a pesar de que infringen las leyes internacionales. Además, Gaza se ha visto reducida más y más ante el bloqueo impuesto por Israel. La Franja, durante los últimos meses, se ha deteriorado de manera alarmante, con una economía atrofiada, un desempleo masivo, y la construcción de un muro que ha significado su progresivo estrangulamiento.

El castigo impuesto por Israel  −en una guerra absolutamente desigual− a la población civil  ha caído en un” vacío moral”, ante la mirada cómplice de las potencias occidentales, que dan largas a la búsqueda de la paz en la región, mientras sigue el genocidio de todo un pueblo. Han perdido sentido palabras tales como “humanidad”, “derechos humanos”, “justicia”. Asistimos al “mal absoluto del totalitarismo”, no sin recordar aquel “mal radical” vivido en los ghetos de Varsovia, Vilna, Lódz… Hoy como ayer, asistimos a un plan de limpieza étnica, en una franja de 40 kilómetros de largo por 9 de ancho, con más de 1.7 millones de habitantes, una de las regiones más densamente pobladas del mundo y cuya frontera permanece bloqueada por Tel Aviv. La barbarie del ejército israelí ha sido catalogada de crímenes cobardes de lesa humanidad.

Nuestra responsabilidad colectiva es exigir la búsqueda de la paz en la región, detener el genocidio, exigir la caída del “muro de la vergüenza”, la devolución de las tierras que han sido usurpadas a la población palestina, y presionar a las Naciones Unidas para el reconocimiento de Palestina como un Estado independiente. No permitamos que la crueldad del gobierno israelí y la poderosa influencia económica del sionismo internacional continúe consumando el holocausto de toda una población.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Edgardo Araya, legislador del Frente Amplio. (Foto: Katya Alvarado)−Por la forma en que se ve. Sabía que los medios hegemónicos de comunicación de

El director de deportes de BLU Radio de Colombia, Javier Hernández Bonnet, aseguró hoy que la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol), estuvo buscando reemplazo

María del Rocío Sáenz aseguró que el sistema de seguridad social tendrá que enfrentarse a un proceso de reforma, adecuarse a la nueva realidad

Columnas de humo y fuego se levantan en la ciudad de Gaza después de un ataque en la ciudad de Gaza, el 29 de

Para los estudiantes que trabajan es más difícil obtener su título en la UCR. (Foto: archivo)David Hernández es estudiante de arquitectura. Entre maquetas, dibujos

¿A qué nos referimos cuando hablamos del estatuto epistemológico de la Bioética o sobre epistemología de la Bioética? Los usos equívocos de los conceptos

Cinco diputados del Frente Amplio (FA), y su secretario general, se apersonaron a celebrar el 35 aniversario de la revolución sandinista. Se aprestaron a

El ICE y la Contraloría General de la República se enfrascaron en una discusión que se extendió 16 meses. La discordia se
Semanario Universidad