El ministro Leonardo Garnier no responde

Año 2008. Aparecieron en la prensa nacional escrita, radial y televisual, un grupo de personeros de entidades públicas y privadas anunciando el «Plan Nacional

Año 2008. Aparecieron en la prensa nacional escrita, radial y televisual, un grupo de personeros de entidades públicas y privadas anunciando el «Plan Nacional de Inglés».

Dentro del grupo de promotores sobresalieron el actual Ministro de Educación, la directora de la Coalición de Iniciativas para el Desarrollo (CINDE), el entonces Presidente Ejecutivo del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), y el expresidente del Consejo Nacional de Rectores (CONARE)…

Todos presentaron la iniciativa como un plan «nacional»… Dice el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), que «nacional» se refiere a «perteneciente o relativo a una nación… natural de una nación, en contraposición a extranjero».

Empero, a pesar de su definición estricta y la de sentido común, una sui géneris definición de «nacional», emanada de una burbuja olímpica, incuestionable y dogmática sobre el conocimiento en la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación en lenguas distintas al castellano, fue impuesta a los costarricenses.

El producto presentado como «nacional» ¿fue más bien diseñado por un grupo de personas desprovistas de credenciales en educación en lenguas?… podría desprenderse así del documento «CR-T1055: Mejora de la Calidad de la Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera», que se encuentra en el sitio web del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Basta con leer (1) el título de ese documento, (2) la imprecisión del lenguaje utilizado por los diseñadores en su redacción, (3) así como el establecimiento del infundado Common European Framework of Reference (CEFR), y (4) las igualmente infundadas, contradictorias y antiguas pruebas estandarizadas como «pilares» para la mejora de la calidad en la educación en lenguas, para constatar el desconocimiento sobre lo impuesto, y que modificó todas las estructuras educativas del país para favorecer, no a la educación nacional, sino a un grupúsculo de monopolios monolingües, experto en enredar la educación en lenguas para su beneficio económico globalizado, pero que responsabiliza exclusivamente a los estudiantes y a sus profesores si no se logra aprender el inglés… esa lengua sencilla de enseñar y aprender, sin complejidades insalvables.

A pesar de todo esto y, por ejemplo, de más de cien artículos debidamente fundamentados, publicados y compendiados en www.englishincostarica.org, que señalan las falencias sobre la educación en lenguas en Costa Rica y proponen la solución, el silencio del Ministro de Educación persiste, al igual que el de la presidenta Laura Chinchilla.

Se une al silencio de los actuales jerarcas, el del expresidente de la República Óscar Arias Sánchez, cuyos decretos ejecutivos publicados en la Gaceta de fechas 28 de marzo y 30 de mayo de 2008, perpetuaron el infundado enfoque comunicativo para la educación en lenguas, con el que los estudiantes del sistema público no aprenden.

Lo curioso además es que tampoco responden públicamente los fundadores y directivos de la fundación Costa Rica Multilingüe (ni el DRAE registra ese término «multilingüe»), cuyas credenciales en educación en lenguas es desconocida. Tampoco responde un «ente rector» de un plan cuya génesis no fue «nacional»…

¿Cómo es que quienes intervienen en el diseño de políticas públicas educativas sin ostentar credencial alguna, imponen infundados que han demostrado no servir para nada, en tanto a los estudiantes de las carreras universitarias, por ejemplo, en educación, lenguas, y a profesores con distinguidas credenciales, se les exige requisitos espurios como aportar una «nota» de una prueba estandarizada, insignificante desde el punto de vista académico, científico, intelectual?

Sr. ministro de Educación Leonardo Garnier: lo invito respetuosamente a Ud., a sus Viceministros, asesores de inglés, a los representantes del ente rector de ese Plan (no) Nacional de Inglés, a la Fundación Costa Rica Multilingüe (sic) en pleno, al Consejo Nacional de Rectores y otros responsables de tomar decisiones, a debatir públicamente en persona sobre la educación en lenguas en Costa Rica, en el lugar, la hora y las fechas que Ud. disponga.

Ud. es el Ministro de Educación y tiene las facultades para convocar ese debate nacional, así, con la misma oficiosidad con la que anunció en 2008 el «Plan (no) Nacional de Inglés» y con el que externó a la prensa nacional las «bondades» de un infundado Marco Común Europeo de Referencia y pruebas estandarizadas de inglés en las que el MEP, junto con el INA, ha erogado sumas ingentes.

La política pública sobre la educación en lenguas actual es onerosa y errónea, y debe darle otro rumbo sobre la base de la investigación científica educativa, rigurosa e independiente, de tal manera que, al menos, titulares como «Nivel de inglés de los ticos se cataloga como ‘bajo'» (El Financiero), no persistan.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Néstor Zeledón GuzmánPasión EscultóricaMaría Enriqueta GuardiaEnsayoEUCR2012 El escultor Néstor Zeledón Guzmán es uno de los artistas nacionales con más amplia trayectoria, más de 6 décadas

¿Lesionar al pueblo con proyectos o megaproyectos en contra del medio ambiente, no será esto un acto TERRORISTA en contra de las y los

Siempre es importante para los seres humanos resucitar cada cierto tiempo a sus beneméritos, pero mucho más cuando la sociedad está en crisis y

Les dice que por cada punto de alza, ticos pagan 60 000 millones adicionales. O sea, los bancos se llena de millones de ganancias

Gran cantidad de ciudadanos de diversos sectores y con diferentes consignas, protagonizaron hoy una concurrida manifestación en una de las principales vías de San

....Yo, que mañana puedo ser otro si un nuevo aprendizaje me cambiara. MontaigneLa formación de formadores está dispuesta para futuros profesores que, supuestamente, tratarán

Miguel D'Escoto expresidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas y teólogo de la liberación llamó a la solidaridad urgente con los pueblos

Escribir sobre la filosofía de cualquier autor implica participar con voz propia en un diálogo que se desea. Interpretar la filosofía hegeliana supone una
Semanario Universidad