El obrero inconforme

La aversión por el trabajo en ciertos sujetos es normal, pero llega a veces a extremos inconcebibles, como es el caso de un joven

La aversión por el trabajo en ciertos sujetos es normal, pero llega a veces a extremos inconcebibles, como es el caso de un joven que pide en un semáforo, al sol o a la lluvia, torciendo sus piernas al caminar de manera acongojante y dramática como desearía hacerlo un buen contorsionista; y cada día, bien entrada la noche, esconde su muleta con sigilo y echa a correr para tomar el último bus hacia su casa.

Todo ese gran esfuerzo y ese fraude con tal de no trabajar, solo le pueden dar la satisfacción de que lo que hace, lo hace por él y su familia y por nadie más. En parte, sin perjuicio del trasfondo moral, tiene sentido; despliega sus habilidades sin trabajar para otros, lo que nunca es agradable, a menos que la retribución sea suficientemente generosa y justa, lo que a nivel de los obreros menos especializados, que son mayoría, casi nunca se da.

Benjamín Franklin hace muchos años, y hace unos días, el hombre más rico del mundo, sugirieron reducir la semana laboral a la mitad de la jornada actual. ¡Claro! Desde esas alturas se pueden decir muchas cosas que serán siempre noticia, aunque para algunos no sean más que ocurrencias.

Pero ciertamente, el exceso de trabajo que no sea en beneficio propio, o de paga estimulante, siempre será repugnante y, por lo general, si es sucio (que ensucia las manos y el vestido, no la conciencia) llega a ser denigrante.

Actualmente la jornada semanal de 40 horas o menos vale solo para burócratas o para aquellos trabajos más especializados, hasta los profesionales, cuya concentración exige descanso prolongado, o de lo contrario se dice que bajará el rendimiento. Pero ¿de qué viviría el obrero de salario mínimo cotizado por hora trabajando jornadas de  20 horas semanales?

Pensemos solamente en el obrero industrial raso contratado por  la  gran empresa, cuyas políticas, carentes de visión social, persiguen producir el máximo, al menor costo posible y a expensas, de todos modos, de conjuntos marginados y explotados, que regalan su trabajo colocados por debajo de variables y mercados. Allí vemos que la jornada diaria se aumenta abusivamente y sin justa retribución, a vista y paciencia de las autoridades laborales. Y en épocas críticas como la que vivimos, donde vemos recortes a diario, huída de empresas, cargas sociales, servicios e insumos por las nubes; el obrero lleva la peor parte tratando de sostenerse en su puesto, a pesar de las políticas de «austeridad» empresarial que comienzan siempre por  la reducción de personal, aumento de  jornadas y congelamiento de salarios mínimos.

Al final, la gran empresa, con sus medidas de compensación a las crisis, probablemente siga flotando y llegue a buen puerto; pero arrastra una gran inconformidad en su fuerza laboral, fuerza que al fin y al cabo es la causa de su existencia. Porque sin obrero no hay empresa, pero no a la inversa; aquel subsiste sin ésta, por más que el capital piense lo contrario.

A un mediano empresario hace muchos años en San José, se le ocurrió darle un porcentaje importante de sus ganancias a cada obrero, y su empresa floreció como ninguna. Fueron admirables, aparte de las compensaciones económicas, las ventajas de que gozaban sus empleados. Pero las ganancias de la empresa aumentaron en forma desmedida y proporcionalmente a la conformidad de sus empleados por sus inmejorables y ventajosas condiciones.

Ese empresario, con mucha experiencia y años de observación, constató que la mejor forma de combatir la inconformidad, manifestada en desidia, vagabundería, ausentismo, mala actitud, “enfermedad”,  chorizo, sabotaje y hurto de ciertos obreros que, dicho sea de paso, son siempre minoría, excepto en la burocracia estatal, es, de seguro, repartiendo entre ellos un porcentaje generoso de las ganancias. Dejarán  su inconformidad y la “muleta fraudulenta” guardada en su casa y correrán (como socios) a trabajar a «su» empresa, de sol a sol si fuera necesario. Y, por su parte, los buenos obreros, con ese plus salarial ¡significante eso sí! y que provenga de las ganancias de la empresa, es decir, de su propio esfuerzo, serán muy felices. ¡Es lógico, se trabaja para ganar! Después de todo, ¿para qué quieren los grandes empresarios  tantísimo dinero, si la causa de sus ganancias se basa en un obrero inconforme?

 

Desestímulo al trabajo,

Juventud abandonada,

Y ganas de no hacer nada;

Resultan de esos salarios

Humillantes y precarios

De injusticia organizada.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Desde que comencé mi carrera como profe de inglés en secundaria hace más de doce años, siempre he sentido gran desagrado y repulsión por

"Fue una de las estrellas del esfuerzo bélico literario", escribe Adam Hochschild en Para acabar con todas las guerras para definir a John Buchan, un

Por eso, desde el anuncio del Gabinete vimos cómo el señor Presidente no pudo sustituir al Ministro de Seguridad y cerrar la tristemente célebre

María Eugenia González y su familia viven sin electricidad en una casa que alquilan por ₡70.000 al mes, y sobreviven con el trabajo de

“No somos una superpotencia financiera o militar; sí somos una gran potencia en derechos humanos, y nuestro mensaje puede llegar a cualquier parte del

El sismólogo Leopolt Linkimer tiene un doctorado en Sismología y creó en enero de 2012 la cuenta de Facebook de la Red Sismológica Nacional.

La empresa brasileña Quintella Gerez ideó parte de los anuncios televisivos de la campaña de Rodolfo Hernández. (Foto: archivo)El nueve de noviembre de 2013,

La aversión por el trabajo en ciertos sujetos es normal, pero llega a veces a extremos inconcebibles, como es el caso de un joven
Semanario Universidad