El PAC, la educación y salud privadas

Algunos han dicho con benevolencia que, al acordar con el Gobierno reducir en el proyecto el impuesto al valor agregado para la salud y

Para quienes defendemos con ahínco la educación y salud públicas, es muy revelador  que un aspecto destacado del acuerdo PAC-Gobierno en torno al paquete fiscal consiste en rebajar sustancialmente la carga impositiva a la salud y la educación… ¡PRIVADAS! ¿Qué intereses defiende entonces el PAC? ¿Los de las universidades privadas como la corporación transnacional Laureate International Universities (UIA-ULatina), los de los Hospitales CIMA, Bíblica y Católica? Para rematar este acuerdos entre el PAC y el Gobierno, ocurre no por casualidad en el momento en que el Ministro de Hacienda Herrero pretende cercenar ¢5000 millones a las universidades públicas, se atenta contra las becas en la Universidad Nacional, las y los rectores aceptan condiciones violatorias de la autonomía, en virtud del préstamo con el Banco Mundial de $200 millones, al mismo tiempo que es más que evidente el descalabro al que el Gobierno conduce a la CCSS.

Algunos han dicho con benevolencia que, al acordar con el Gobierno reducir en el proyecto el impuesto al valor agregado para la salud y educación privadas al 2%, y no fijar el 14% como originalmente era la propuesta gubernamental, lo que el PAC busca es “ayudar a la clase media” que utiliza esos servicios. ¿Y por qué en lugar de reducir los impuestos a los tiburones empresariales como la corporación transnacional Laureaute, CIMA, Hospitales Clínica Bíblica y Católica, el PAC más bien no establece una política de control de precios y tarifas, para que los que lucran con la salud y educación privada no descarguen la carga impositiva sobre los bolsillos de las y los usuarios?

¿Y por qué no pugna el PAC porque la CCSS deje de comprar servicios privados y concesionar EBAIS a ASEMECO-Clínica Bíblica? ¿Por qué, en lugar de  permitir que la «clase media» (y trabajadora, agrego) se endeude hasta el copete para estudiar o pagar por servicios de salud, con la nefasta promoción de instancias corporativas pseudopúblicas como CONAPE, el PAC no pelea ya por un presupuesto justo para la educación, y rechaza las restricciones que impuso el gobierno (con el aval de CONARE), mediante el V Convenio FEES? ¿Por qué, en lugar de dar por un hecho que las deficiencias de la CCSS son inalterables, el PAC no se orienta a frenar el saqueo de la seguridad social y su uso como caja chica del Estado? ¿Por qué no se centra en acabar con el fraude de la deuda y compra de bonos del Estado por parte de la CCSS y se concentra en combatir la evasión y la morosidad patronal? ¿Por qué no se promueve la cirugía y la consulta externa vespertinas, para acabar con las largas listas de espera?

Pues no, nada de eso, lo que atina a hacer el PAC es bajar la carga impositiva para quienes lucran desmedidamente con la salud y educación (que no deben ser mercancías, sino derechos humanos básicos), dizque para ayudar a la clase media. Con estos razonamientos parece que estamos entonces en el «reino del revés». Si es eso “progresismo, nos preguntamos”: ¿Progreso para quienes?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La Contraloría General de la República señaló este viernes que la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (DINADECO), carece de controles efectivos respecto

100 mil poetas por el cambio es un evento mundial que se realiza en 400 ciudades del mundo. Su objetivo es proponer un cambio

Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó. De camino lo asaltaron los ladrones. Lo dejaron sin nada. Lo dejaron desnudo y herido. Pasó un

La conferencia inaugural estuvo a cargo de Marvin Camacho (izquierda), acompañado en la mesa principal por el embajador Hubert Méndez y Guido López-Gavilán, director

La Organización de Naciones Unidas (ONU) está políticamente desfasada, al mantener  el derecho al veto de algunas naciones, principio que a duras penas se

La Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC) de la Universidad de Costa Rica, recibió hoy el certificado de reacreditación para sus

“Le Concert” es una comedia dramática sabrosa, con algo de farsa y otro tanto de magia, certeros dardos políticos y mucho de optimismo sentimental,

Más de cien jugadores forman parte de las divisiones menores de la Universidad de Costa Rica, semillero del primer equipo que ya se beneficia
Semanario Universidad