El rector que queremos

Para este año se vislumbra un periodo de cambios y transformaciones; faltando unos  pocos meses para  la elección de la Rectoría y del representante

Para este año se vislumbra un periodo de cambios y transformaciones; faltando unos  pocos meses para  la elección de la Rectoría y del representante al Consejo Universitario por el sector administrativo, el panorama no es nada halagador para una gran mayoría de la comunidad universitaria. Seguimos sin tener participación en la elección de puestos importantes dentro de la estructura de poder de esta universidad; este constante rumear de la queja se ha convertido en delirio alucinatorio de la clase trabajadora universitaria. A pesar de esto, mantenemos la esperanza de un cambio de rumbo de las políticas institucionales, un cambio de actitud en las estructuras de poder, personas capaces, inteligentes, con sentido humano, personas tolerantes capaces de visualizar a ese otro diferente, dejar la prepotencia, la intolerancia y los delirios de poder y riqueza.  Necesitamos y queremos una Universidad pública e inclusiva democrática, en donde estudiantes, académicos y administrativos tengamos los mismos derechos; esto aunque refiera a la cotidiana retórica del día a día de los políticos de turno de “ser candil en la calle y oscuridad en la casa”.

En el campo de la salud mental y física la atrofia es aun más evidente; cito como ejemplo el grupo de AyA (Alcohólicos Anónimos) de la UCR; este por iniciativa propia de un grupo de compañeros de la Seccional de Mantenimiento y con la ayuda del  SINDEU se volvió a reactivar después de largos años de su desaparición; sin embargo,  en la actualidad y a pesar de innumerables solicitudes a altos jerarcas de la administración pidiendo un espacio para celebrar las reuniones tan necesarias dentro de la dinámica terapéutica de abstinencia en personas enfermas por alcoholismo y drogadicción, no se cuenta con este espacio.

Pienso que esa apatía y desinterés de estas personas refiere a una carencia de planta física y no a un mecanismo perverso de control y poder, dado que existe un sinnúmero de casos de despido y suspensiones en la Junta de Relaciones Laborales por problemas de alcoholismo, y esta simple medida sería de gran ayuda para el bienestar y salud de compañeros con esta problemática.

Otro ejemplo notorio es el abandono de las instalaciones del centro vacacional de  playa Bejuco, el cual permanece en el limbo a vista y paciencia de las autoridades y al igual que tiempo atrás no despierta el más mínimo interés en las personas encargadas del bienestar y la salud de sus trabajadores; lo más triste es no tener ni la más remota esperanza de poseer un centro de esparcimiento y diversión para el proletariado universitario.

Sin duda, la persona idónea para ocupar la Rectoría debe tener en su mente a toda esta población universitaria que por años ha sido y sigue siendo excluida y alienada de la toma de decisiones y del poder de decisión y votación por la Rectoría y de sus necesidades más inmediatas.

El perfil de la persona idónea para ocupar el cargo de Rectoría debe enmarcarse  dentro de los parámetros de la formación humanista de las ciencias sociales, capaz de visualizar una Universidad más inclusiva y democrática, con un alto sentido de pertenecía institucional, conocedor del acoso laboral y las injusticias que se cometen día a día en esta Universidad, capaz de terminar  con  los despidos injustificados de jefes prepotentes  aliados a camarillas de esbirros sedientos de poder, iluminados del discurso patriarcal que tienen sueños alucinantes de grandeza y poder que convierten esta Universidad en feudos dictatoriales.

Por último, haciendo gala de esta verborrea catártica y en espera de que  no se cumpla la profecía del patriarca en referencia a los pobres… “porque éstos estarán siempre tan jodidos que el día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo». (El Otoño del Patriarca, García Márquez) Mantengo la fe y la esperanza que en un futuro no muy lejano el proletariado universitario tenga el derecho  a elegir a su rector o rectora.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Año 2011, Tomas Tranströmer, sueco, ganador del Premio Nobel de Literatura. Se trata básicamente de un poeta, que acostumbra a escribir poesía en versos

Un día después de haber escrito la “Reflexión aciaga”, el martes 22 de noviembre, recibí grata llamada de Cecilia Jiménez, compañera del Comité de

Antonio Corrales, Hazel González y Gustavo Hernández consideran que el Premio Nacional a Mejor Coreografía 2011, que se les otorgó por el montaje de

La selección nacional jugará en el país el 29 de febrero, fecha FIFA, contra el equipo de Gales; este es uno de los fogueos

La presente, es la segunda de dos entregas. Algunas apreciaciones al respecto del surgimiento de la “clase media costarricense” e incógnitas acerca de su

El gasto público del gobierno general orientado a la inversión de la población infantil ha crecido en los últimos años, de acuerdo con una

Un grupo comunal, liderado por el profesor universitario y escritor Adriano Corrales Arias, promueve una iniciativa para crear la Casa Cultural de San Pedro

Varios de los humedales más importantes del país poseen recursos y personal muy limitados para su protección, y la mayoría aún no cuenta con
Semanario Universidad