El rector que queremos

Para este año se vislumbra un periodo de cambios y transformaciones; faltando unos  pocos meses para  la elección de la Rectoría y del representante

Para este año se vislumbra un periodo de cambios y transformaciones; faltando unos  pocos meses para  la elección de la Rectoría y del representante al Consejo Universitario por el sector administrativo, el panorama no es nada halagador para una gran mayoría de la comunidad universitaria. Seguimos sin tener participación en la elección de puestos importantes dentro de la estructura de poder de esta universidad; este constante rumear de la queja se ha convertido en delirio alucinatorio de la clase trabajadora universitaria. A pesar de esto, mantenemos la esperanza de un cambio de rumbo de las políticas institucionales, un cambio de actitud en las estructuras de poder, personas capaces, inteligentes, con sentido humano, personas tolerantes capaces de visualizar a ese otro diferente, dejar la prepotencia, la intolerancia y los delirios de poder y riqueza.  Necesitamos y queremos una Universidad pública e inclusiva democrática, en donde estudiantes, académicos y administrativos tengamos los mismos derechos; esto aunque refiera a la cotidiana retórica del día a día de los políticos de turno de “ser candil en la calle y oscuridad en la casa”.

En el campo de la salud mental y física la atrofia es aun más evidente; cito como ejemplo el grupo de AyA (Alcohólicos Anónimos) de la UCR; este por iniciativa propia de un grupo de compañeros de la Seccional de Mantenimiento y con la ayuda del  SINDEU se volvió a reactivar después de largos años de su desaparición; sin embargo,  en la actualidad y a pesar de innumerables solicitudes a altos jerarcas de la administración pidiendo un espacio para celebrar las reuniones tan necesarias dentro de la dinámica terapéutica de abstinencia en personas enfermas por alcoholismo y drogadicción, no se cuenta con este espacio.

Pienso que esa apatía y desinterés de estas personas refiere a una carencia de planta física y no a un mecanismo perverso de control y poder, dado que existe un sinnúmero de casos de despido y suspensiones en la Junta de Relaciones Laborales por problemas de alcoholismo, y esta simple medida sería de gran ayuda para el bienestar y salud de compañeros con esta problemática.

Otro ejemplo notorio es el abandono de las instalaciones del centro vacacional de  playa Bejuco, el cual permanece en el limbo a vista y paciencia de las autoridades y al igual que tiempo atrás no despierta el más mínimo interés en las personas encargadas del bienestar y la salud de sus trabajadores; lo más triste es no tener ni la más remota esperanza de poseer un centro de esparcimiento y diversión para el proletariado universitario.

Sin duda, la persona idónea para ocupar la Rectoría debe tener en su mente a toda esta población universitaria que por años ha sido y sigue siendo excluida y alienada de la toma de decisiones y del poder de decisión y votación por la Rectoría y de sus necesidades más inmediatas.

El perfil de la persona idónea para ocupar el cargo de Rectoría debe enmarcarse  dentro de los parámetros de la formación humanista de las ciencias sociales, capaz de visualizar una Universidad más inclusiva y democrática, con un alto sentido de pertenecía institucional, conocedor del acoso laboral y las injusticias que se cometen día a día en esta Universidad, capaz de terminar  con  los despidos injustificados de jefes prepotentes  aliados a camarillas de esbirros sedientos de poder, iluminados del discurso patriarcal que tienen sueños alucinantes de grandeza y poder que convierten esta Universidad en feudos dictatoriales.

Por último, haciendo gala de esta verborrea catártica y en espera de que  no se cumpla la profecía del patriarca en referencia a los pobres… “porque éstos estarán siempre tan jodidos que el día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo». (El Otoño del Patriarca, García Márquez) Mantengo la fe y la esperanza que en un futuro no muy lejano el proletariado universitario tenga el derecho  a elegir a su rector o rectora.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Opiniones encontradas ha generado un decreto ejecutivo que, desde que entró en vigencia en diciembre pasado, impuso obligaciones a las empresas proveedoras de las

Como un “hermoso reconocimiento al trabajo colectivo”, calificó Ana Xóchitl Alarcón, directora del Canal 15 de la Universidad de Costa Rica (UCR), la designación

El gasto público del gobierno general orientado a la inversión de la población infantil ha crecido en los últimos años, de acuerdo con una

Winkelman et al. en su trabajo “The Supernatural as Natural” nos parece indicar que el hombre primitivo emuló los rituales animales para establecer sus

El Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) propone construir dos nuevas carreteras que rodeen el borde norte y sur de la Gran Área

II parteLa posibilidad de que estudiantes puedan combinar formación provista por dos escuelas es una variante que requiere de reflexión institucional. Además de las

El “Estudio sobre la percepción del Cliente sobre el SBD” resalta la falta de credibilidad dadas  sus malas prácticas administrativas.  El Consejo Rector, aunque

Representantes de las bases cantonales en la pasada campaña electoral del Partido Liberación Nacional (PLN) eluden sus responsabilidades sobre el manejo de fondos de
Semanario Universidad