Ensayo sobre acreditación universitaria

“El Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES) es la institución a la que el Estado costarricense, a través de las leyes

“El Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (SINAES) es la institución a la que el Estado costarricense, a través de las leyes 8256 y 8798, le encomendó la misión de promover el mejoramiento permanente de la calidad de la educación superior del país”.

A 10 años de haberse creado el SINAES, vale la pena hacer  un análisis desde el punto de vista de lo que prometió: Promover el mejoramiento permanente de la calidad de la educación superior del país.

Uno sabe un poco de problemática universitaria y evaluación curricular, y definitivamente  esperaría que 10 años después, el revuelo causado por un órgano que promete mejorar la calidad de la educación superior, acreditando y reacreditando carreras, haya provocado una revolución a nivel universitario, por lo que promete e implica el  acreditar  calidad.

En términos llanos y de pasillo universitario: “Tembló la montaña y parió  un ratón”.

Permítanme hacer un poco de historia acerca de su nacimiento (del SINAES) y su pecado original.

El modelo diseñado para llevar a cabo la autoevaluación de las carreras (con el  que nació el SINAES),  tuvo su origen en/con el mismo paradigma educativo universitario existente, y lógicamente de entrada no se le cuestionó.

Se supuso que el modelo existente estaba bien, lo que sí había que cuestionar, evaluar y corregir eran variables académicas-administrativas “menores”. No el modelo.

Y sobre un modelo universitario ineficaz para el logro de calidad, se diseñó el modelo usado para acreditar. En otros términos, no usaron un  buen referente.

Ahí estuvo el error de  origen. Si el modelo hubiese tenido una investigación filosófica, epistemológica y didáctica, habría podido verse y analizarse correctamente el modelo existente, y diseñar un modelo de acreditación que realmente permitiera ver y  corregir los aspectos académico-administrativos, que impiden certificar calidad.

Si se hubiese hecho eso, de entrada se detecta:

-Un  modelo educativo (un proceso de enseñanza, aprendizaje y evaluación) basado en enseñanza y no en aprendizaje.

-Contratación de profesionales, para fungir como profesores, sin formación para hacerlo.

-Directores de carrera evaluando la labor docente, sin conocimiento para hacerlo.

-“Profesores” sin saber cómo diseñar un curso correctamente.

-“Profesores” evaluando a los estudiantes,  sin saber de evaluación ni de aprendizaje.

-Principios, valores institucionales, que no son programados, ni enseñados y lógicamente  ni aprendidos.

Me imagino que siendo más puntilloso se  encontraría más variables académicas y administrativas que  impiden acreditar calidad. Y desde ese punto de vista, a mi juicio, el SINAES ha fallado.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El hambre del saber y el acercamiento a un Dios que pueda mejorar nuestra forma de vida, son dos elementos que se han perdido

El partido “Progre” ocupará el directorio de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) luego de vencer en la segunda

La Escuela Ecuménica de Ciencias de la Religión, de la Universidad Nacional, acaba de publicar el libro Estado e Iglesia católica en Costa Rica

Tiene como Misión “ser la unidad académica especializada de la UTN en el diseño, establecimiento y la ejecución de políticas relacionadas con la optimización

Todo empezó con la ilusión de darle una nueva cara a las pizarras informativas de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de

La influencia de la agricultura y de las políticas de seguridad alimentaria en el cambio climático están vinculadas a diferentes variables, pero lo cierto

El Consejo Centroamericano de Acreditación (CCA) otorgó el pasado viernes 26 de octubre la certificación a la Agencia Centroamericana de Acreditación de Programas de

Platón, un anciano filósofo, decía que el gobernante siempre debía ser un “sabio” anciano filósofo, con poderes absolutos, en un Estado ideal que controlara
Semanario Universidad