¿Es Villalta comunista?

Conforme crecía la intención de voto a favor de José María Villalta (FA), crecían también los descalificativos –“chavista”, “comunista”− de sus adversarios,  los cuales

Conforme crecía la intención de voto a favor de José María Villalta (FA), crecían también los descalificativos –“chavista”, “comunista”− de sus adversarios,  los cuales son repetidos por algunas personas más o menos ingenuas.

Pero, este anticomunismo −que viene desde hace muchos años y que estaba de moda en la guerra fría−  se ha utilizado como herramienta para deslegitimar todo movimiento social o personaje que tuviera reivindicaciones –por modestas que fueran− que afecten la sensibilidad e intereses de los grupos oligárquicos, mayoritariamente vinculados al capital extranjero. Incluso, el viejo Figueres fue atacado por “comunista’,  de manera que siempre hemos estado advertidos al respecto.

Sin embargo, porque la confusión suele reinar, me gustaría lanzar cinco lanzas con respecto a este tema, a pocos días de ocurridas las elecciones.

Si Villalta fuera comunista, ¿de qué tendría que avergonzarse un comunista en CR?  Comunistas  fueron  Carmen Lyra, Carlos Luis Fallas (Calufa), Manuel Mora, para citar algunos ejemplos de personajes que no podemos vincular –ni en lo personal ni con acciones políticas concretas− con nada que haya sido lamentable para el país; todo lo contrario.

El llamado “comunismo a la tica” se ha revelado más defensor que destructor, de las instituciones más apreciadas por los costarricenses.

¿No es el propio partido Liberación Nacional el que ha iniciado un fuerte idilio con el “comunismo” chino? Los negocios, contratos, concesiones y relaciones cercanas con la China “comunista” fueron iniciados por el gobierno de Arias y continuados por L. Chinchilla, así que la “amenaza comunista” a veces no es tal si hay buenos negocios de por medio.

En América Latina –por no decir que en el mundo entero− se ha hecho difícil     encasillar el “comunismo” con algún modelo de Estado y sociedad específicos. Tenemos la izquierda que gobierna desde hace algunos años en El Salvador, en Uruguay, en Brasil y en los países del ALBA –Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua− y no podemos decir que existan elementos muy homogéneos entre ellos. El “comunista” Villalta  ¿con cuál modelo de izquierda se identificaría más?

El único partido que podríamos calificar de “comunista” en el reciente proceso electoral, sería el PT (Partido de los Trabajadores, de inspiración troskista), partido que tiene un claro mensaje clasista y que propone cambios profundos a la sociedad y al Estado costarricense, no así el FA, cuyo programa seguramente habría sido respaldado por el viejo Figueres o los reformistas de los años 30 y 40.

Cualquiera que sea el partido que resulte ganador de las elecciones, es casi seguro que tendrá poco margen de maniobra, ya que la Asamblea Legislativa será muy heterogénea; además, los problemas estructurales que enfrenta el país no tienen solución a corto o mediano plazo. Un gobierno de “izquierda” o de “derecha” que pretenda gobernar con su propia agenda, estará destinado al fracaso y profundizará los problemas existentes.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El sector social piensa que la crecida presencia del PAC y el Frente Amplio en la Asamblea Legislativa dará buenos resultados al pueblo y

“Híbridos” fue una fusión multisensorial llevada a cabo por niaballet y los músicos experimentales de Godzillasaurus en el sótano de ladrillos de la Casa

Sócrates y los gatos (2003) es una pieza teatral póstuma de la escritora Elena Garro, una de las dramaturgas más originales e importantes de

Debido a la ausencia de un jurado en las ternas de los Premios Nacionales Aquileo J. Echeverría en Teatro y Artes Plásticas, los artistas

En los últimos días se han dado situaciones y acontecimientos que nos determinan que nuestro país no va por el rumbo correcto y que

Luego de buscar una solución al no otorgamiento de los Premios Nacionales Aquileo J. Echeverría  de Teatro 2013, el Ministerio de Cultura y Juventud

Arrogante como quien cree que “está en todas”, se visualiza a sí mismo el agresor. El macho idealizado se muestra como un individuo que

A gritos alzaban las banderas mientras en la pantalla aparecían los números del primer corte de la noche, recibido con un sonoro “Se oye,
Semanario Universidad