“Esos pequeños detalles”

Las grandes religiones han dominado al mundo y aterrorizado a la humanidad. Con sus manuales satánicos han enseñado a los pueblos a desangrarse invocando

Las grandes religiones han dominado al mundo y aterrorizado a la humanidad. Con sus manuales satánicos han enseñado a los pueblos a desangrarse invocando idolatrías, contradicciones, aberraciones y sandeces.

Los autores del  «11 de setiembre» eran muchachos «vírgenes», sin vicios mundanos, a quienes, sin embargo, su religión les ofrecía ríos de vino y bellas mujeres en otra vida, a cambio de eliminar a los enemigos de su religión.

Ahora se habla mucho de lo que está haciendo el Estado Islámico; pero si miramos atrás, desde el comienzo hasta nuestros días, no ha habido guerra ni genocidio en que no esté de por medio una autoridad religiosa basada en dioses soberbios, coléricos, vanidosos y arrogantes.

En nuestras latitudes los manuales orientales de religión cuentan con muchos oponentes y enemigos; sus contradicciones y  sentencias absurdas y llenas de sangre se ponen siempre al descubierto, apologizando y aclamando a las religiones que dominan este lado del mundo.

Pero la Biblia cristiana es otro de esos manuales de superstición que pareciera, en muchos de sus pasajes, haber sido inspirado por el mismo demonio y no por un dios de amor y benevolencia. Hay cientos de  versículos que inducen al creyente a teñir su vida con sangre, ya sea propia o ajena. Sus fieles, llevados por las demencias que genera ese libro, han cometido los más atroces crímenes por favorecer ideas aberrantes de lo que puede ser y hacer esa contradictoria y funesta idea de Dios.

Al fin de cuentas, en su plano terrenal o etéreo, la inspiración de toda religión con sus libros “sagrados” (¡todos son lo mismo!) no es más que el poder de un poco de astutos sobre muchedumbres incautas y supersticiosas, pero ante todo atemorizadas.

En los Estados islámicos no hay división del poder; la simbiosis Iglesia-Estado hace un solo mandato. En Occidente en cambio hay Estado e Iglesia; lo malo que no puede hacer el primero lo hace la segunda, o más comúnmente se ponen de acuerdo y van a medias. ¡Doble chance para aterrorizar y explotar a la humanidad!

Aquí los fanáticos de la Biblia, al ver atacado su manual, lo defienden diciendo que «hay pequeños detalles que se deben saber interpretar». Pero esos cientos, quizá miles de “pequeños detalles”, no tienen interpretación posible que cambie la idea de terror, maldad y soberbia sanguinaria, que encierran ambos testamentos. Para muestra un botón:

Dios se arrepiente de su creación, inunda la tierra y mata a la humanidad, Gn 6,7; mata a todos los primogénitos, incluyendo  los de las esclavas que nada tenían que ver con la opresión de los israelitas, Ex 11,5; mata a 24000 israelitas que copularon con adoradoras de Baal, Nm 25,9; manda tres años de hambruna porque Saúl mató gabaonitas, 2 Sm 21,1; hace que dos osos despedacen a 42 niños por llamar calvo a Eliseo, 2 Re 2, 23-24; manda matar a los adúlteros, Lv 20,10; a los homosexuales, 20,13, y a los que trabajan en sabat, Ex 35,2; manda quemar a prostitutas de padre sacerdote, Lv 21,9; dirige a los israelitas a la limpieza etnica, Ex 34,11-14, Lv 26, 7-9; y al genocidio, Nm 21, 2-3, Nm 21, 33-35, Dt 2, 26-35; también les ordena no tener compasión de sus víctimas, Dt 7, 2; ni dejar nada con vida, Dt 20,16; y robar sus tierras y propiedades, Jos 1, 1-6, Dt 20, 14, Jos 11, 14; ayuda a Abías a matar medio millón de israelitas, 2Cr 13,15-20; y a Asa a matar medio millón de etíopes para saquear sus propiedades, 2Cr 14, 8-13. La Biblia permite la esclavitud, Lv 25, 44-46, Ef 6,5, Col 3, 22; los padres pueden vender como esclavas a sus hijas, Ex 21,7; es lícito golpear a los esclavos, Ex 21, 20-21, Lc 12, 45-48; violar prisioneras, Dt 21, 10-14; sacrificar niños, 2 Re 3, 26-27; Jesús dice que nuestra misión es hacer que se odien entre sí los miembros de una misma familia para que le amen a él, Mt 10, 35-37; promete salvar a quien abandone a su esposa e hijos por él, Mt 19,29, Mc 10, 29-30, Lc 18, 29-30; a los niños que maldigan a sus padres hay que matarles Mt 15, 4-7, Mc 7, 9-10…

Y siguen cientos de citas de ese terrorífico libro que solo hablan de odio, destrucción, hambre, fuego, enfermedad, tortura y cruentos sufrimientos antes y después de la muerte, que enviará Dios a sus hijos en su segunda venida. ¡Pero no os preocupéis hermanos, porque Dios os ama!

Ordenan las Escrituras

Que alabemos al Señor;

O nos recetan dolor,

Torturas y llanto eterno

En las llamas del infierno,

Porque Dios es Paz y Amor.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Corea del Sur y Japón transformaron primero sus sistemas educativos, para poder así transformar los sistemas económicos de producción, generando industrias automotrices y electrónicas

Los números rojos en el presupuesto de la Universidad de Costa Rica (UCR) empezarían el próximo año si no se toman decisiones para evitarlo.

De los 52 pacientes infectados en Puntarenas por Clostridium difficile, 22 han fallecido. Autoridades del hospital investigan causas de los decesos. Médicos y empleados del

Montevideo, 30 nov (dpa) – Tabaré Vázquez, candidato a la presidencia de Uruguay por la coalición Frente Amplio (FA), se impuso hoy en la segunda ...

La Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) emitió este miércoles un comunicado en el que asegura que es “esperable” tener de 4 a 6

  Roma/Ankara, 28 noviembre (DPA) - El papa Francisco realizó hoy en Ankara un llamamiento a la tolerancia e igualdad de derechos entre religiones y

Cómo explicar que encuentra tantas dificultades para concretarse un proyecto que podría contribuir a generar empleo, al desarrollo de una zona deprimida del país

Ha aumentado considerablemente el estudio de la literatura costarricense de corte homoerótico (trabajos de grado, artículos de investigación); sin embargo, muchos –si no es
Semanario Universidad