Fallas en la decodificación

En el Semanario del 14 de mayo reacciona el Prof. Campos Santelices, ante comentarios por mí vertidos en torno a artículo publicado por el

En el Semanario del 14 de mayo reacciona el Prof. Campos Santelices, ante comentarios por mí vertidos en torno a artículo publicado por el Prof. Javier Tapia en el Semanario del 4 de setiembre del 2013.

Afirma el Prof. Campos que mis comentarios tenían por objeto su artículo, y ello con el “oblicuo intento por aplastar (sus) argumentos”, y aprovechar para agregar algunas “sorprendentes derivaciones”.

En relación con mi presunto intento por aplastar sus argumentos, sostiene  que yo no he tocado la médula de su artículo, pues no me he pronunciado sobre la nocividad específica de la paradigmatitis que él demuestra; lo que sí habría  hecho es enredar los planos de la discusión y, en mi “afán negativista”, tratar de “salir del bache mediante dos tretas”. La primera, insinuando “que tenemos una vieja disputa sobre el asunto que nos habría enfrentado ya a fines de los 80”, una “afirmación presuntuosa”  de mi parte, dice el Prof. Campos, pues, lo que sí existió  fue una oposición de su parte a mi “manera de actuar cuando fui director de la Escuela de Psicología”. La segunda treta, una pirueta lógica por la que incurro en esa sorprendente y ofensiva derivación de juzgar que sus afirmaciones “pondrían “en tela de duda la calidad de la formación de psicólogos durante los últimos 25 años…y socavarían pilares medulares de la reforma curricular de 90”.

Se pregunta el profe Campos si lo que he pretendido es comentar su artículo o descalificarlo, y concluye con un rechazo de  mi “gratuita afirmación”, pues él −durante el cuarto de siglo que sirvió a la Escuela de Psicología− siempre criticó “constructivamente y con transparencia ciertos puntos clave”; señalarlos de ninguna manera podría interpretarse como “poner en tela de duda nada, menos esa calidad”.

Cierra el Prof.  Campos aludiendo a la impertinencia de mi parte, en introducir connotaciones relacionales cuando el asunto es referencial, y me invita a que argumentemos en vivo, “no (le) pida leer(me) ni replicar(me) por escrito.

Pero resulta que mis comentarios no tenían por objeto ir al meollo de su artículo, sino a las inquietudes que el Prof. Tapia formulaba, en torno a la discusión de uno de los pilares curriculares de la carrera de Psicología: la formación multiparadigmática. Si aludí  al artículo del Prof. Campos, en ningún momento fue con la intención de hacerlo objeto  de análisis, crítica o destrucción; sólo fue como referente conceptual para aclararme respecto a lo que el Prof. Tapia estaba cuestionando, en relación con este pilar curricular de la carrera;  lo que no significa, ni mucho menos; que me resulte indiferente lo que el Prof. Campos pueda o no exponer respecto de la problemática de los paradigmas, sólo indica el contexto de mis comentarios y los alcances y limitaciones que mis alusiones a su artículo podían tener, creo que muy lejanas a lo que ha interpretado en su manual de decodificación “para leer a don Jaime Robert”.

¿Quién es entonces quien enreda los planos de la discusión, al punto de confundir el debate académico, con supuestas inconformidades  de orden administrativo respecto a mi gestión en la dirección de la Escuela una década después de las deliberaciones de la reforma del Plan 90?

Y en cuanto a la “sorprendente” y “ofensiva” derivación, de que tras la conclusión de que  “Ninguna verdad sólida, solo desatinos, alcanzamos al “paradigmatizarnos”, se pone en tela de duda y socava un pilar fundamental de la reforma curricular del 90, no logro apreciar qué tiene de sorprendente y menos de ofensiva tal derivación, siendo a él a quien corresponde aclarar qué otra cosa quiere significar con tal conclusión en el marco de la implementación del plan 90, como para sentirse sorprendido y ofendido. Y conste que en  ningún momento he insinuado que el Prof. Campos ha variado su posición respecto a la problemática de la formación multiparadigmática, como para que se dé la libertad de afirmar que insinúo que de grandes aportes que entregó a  la Escuela, ahora atornillo al revés; ¿quién será el de las beligerancias imaginarias, las piruetas y las gratuitas afirmaciones?

Finalmente, en relación con la impertinencia de introducir connotaciones relacionales cuando el asunto es referencial, sorprende el Prof. Campos con tal demanda de descontextualización comunicativa, pero al menos razón no le falta al afirmar que las valoraciones al respecto por mí efectuadas, de otros tiempos harina son.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Mientras las redes sociales se inundan de memes y los medios de comunicación hacen leña del árbol caído, por la estrepitosa derrota sufrida por

Una de las fuentes de donde brotan los celos y sus derivados, es la proyección en la pareja inocente de los propios y personales

Hoy por hoy, podemos encontrar en las organizaciones e instituciones de gobierno, personal sumamente competente, lleno de habilidades, proyecciones, ideas claras  y un fuerte

Con la obra Kamasutra: La comedia del placer, el Teatro Skenê estrena su nueva casa. (Foto: Katya Alvarado)En días pasados abrió sus puertas la

Sigamos diciendo, ahora, que Descartes nos da pie, o nos lo ha dado, para decir lo siguiente: una de las cosas que más limitan

John Fonseca, viceministro de Comercio Exterior. (Foto: Facebook de Comex)En Costa Rica, los incentivos a las empresas en régimen de zona franca

Pastor Fernández, pasión, desilusión y gloria fue premiado en el 2013 como mejor documental, en “Cortos de la Polis Joven”. (Foto: cortesía de Agenda

La axiomatización es un procedimiento común en lógica y matemáticas, consistente en la fijación de un conjunto de principios incuestionables. La base axiomática de
Semanario Universidad