Fotografía y sociedad burguesa

Las fotografías como fuentes primarias autentifican la existencia de un ser, de una situación o de un personaje. Junto a ello, destacan por

Por Guillermo Alfonso Brenes
Docente
[email protected]

Las fotografías como fuentes primarias autentifican la existencia de un ser, de una situación o de un personaje. Junto a ello, destacan por ser fuente de información y un artefacto cultural que no puede ser disociado de su significación histórica y social. A grosso modo, el análisis de las imágenes fotográficas debe fundamentarse en los aspectos de “denotación” y “connotación” para su entendimiento. Así pues, en un recorrido “imagético” por diferentes modos de representación y autorrepresentación de la burguesía entre los siglos XIX y XX permite imaginar a las damas y a los caballeros de la élite en su afán de verse retratados en variedad de poses y de mantener viva la imagen visual de la memoria familiar. Y, justamente, los álbumes fotográficos idealizaban la vida del núcleo familiar burgués, que siempre mostraba lo mejor de sí mismo y ante los demás. El fotógrafo debía capturar un gesto singular, una sonrisa fugaz o concertar la pose con la personalidad del retratado o los retratados. Cada quien ocupaba su lugar dependiendo de su jerarquía y rol en el núcleo familiar, en el centro los padres sentados –o, en otros casos, el hombre de pie y la mujer sentada en una silla o viceversa–, rodeados por los niños pequeños. De seguido, los hijos mayores se ubicaban detrás de ellos. Todos prestaban su mejor pose sumándose a la espera de que su “imagen inmortal” fuera tomada. Previamente, el fotógrafo los había hecho sentarse, moverse, cambiar de lugar o cruzar las manos. Tomarse fotos en esa época era algo muy serio porque denotaba los hábitos culturales sofisticados y modernos de un grupo social que podía ser fotografiado. Los accesorios asociados a la imagen fotográfica, tales como alfombras, plantitas, columnas acanaladas, sillones de flecos y cortinas de seda, determinaban el rango social de los protagonistas. Junto a lo anterior, hay que señalar la idea de que los retratos fotográficos (rostros y cuerpos) despliegan representaciones que coadyuvaron a la configuración y divulgación de significados (cohesión, entendimiento, comunicación, por ejemplo), de la identidad familiar y de atributos de género que se consideraban dignos de elogio e imitación tanto en la esfera pública como en la privada. En las fotografías, las mujeres –siempre muy bien vestidas– manifestaban elegancia, delicadeza, compostura, recato, perfección, fragilidad, tranquilidad y calma interior absoluta; los varones se mostraban impávidos, nobles, altivos y austeros en la firmeza de su semblante. Se autorrepresentaban muy dignos y disciplinados. Las imágenes de la infancia son inquietantes. ¿Por qué? En algunos casos, niños en apariencia sanos e inteligentes, pero que no sonríen ni hacen travesuras frente a la cámara fotográfica. La pose y la escenografía eran tan cuidadas –colocación de objetos y utilería acordes a su edad– que únicamente permitían recrear el mundo característico de sus padres, olvidándose de ofrecer algún detalle que remitiera a la niñez. Pero también abundan imágenes de niños de tierna mirada, gestos cándidos y poses más relajadas, disfrazados o con sus mejores ropas, entretenidos incluso ante la mirada indagadora del fotógrafo.
En suma, a finales del siglo XIX e inicios del XX, las familias burguesas registraron por medio del acto fotográfico sus retratos. Retratos que documentan hombres, mujeres y niños de modo especial, la vida familiar burguesa, el comportamientos entre los géneros; como dice la investigadora brasileña Georgia Quintas, los significados “adormecidos”, las ideas, los valores y las representaciones sociales.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Dos días hace precisamente, una estudiante universitaria me decía que ella había sido objeto de racismo en la escuela, por su color blanco de

Con el ingreso del cemento chino al mercado nacional, se ha despertado una gran expectativa sobre el alcance que esta decisión –en su momento

Semanario Universidad