Independencia de Costa Rica de España

En el Semanario UNIVERSIDAD del 9-09-2009, el Sr. Marvin Carvajal Barrantes (Asesor Nacional de Estudios Sociales del Ministerio de Educación Pública de Costa Rica)

En este año 2009, Costa Rica celebra su 188 aniversario de vida independiente de España. Así de simple. No es un imaginario de independencia ni la pertenencia a un país imaginario, ni un acomodo de fechas; es un hecho real. Y si no, ¿qué celebramos?

En el Semanario UNIVERSIDAD del 9-09-2009, el Sr. Marvin Carvajal Barrantes (Asesor Nacional de Estudios Sociales del Ministerio de Educación Pública de Costa Rica) escribe que “Una vez conocida el Acta de Guatemala del 15 de setiembre de 1821, y confirmada la Independencia de Costa Rica el 29 de octubre de 1821, los grupos dirigentes de Costa Rica empezaron a tomar decisiones de cómo autogobernarse”. No es cierto.

La inteligencia que nos muestra el Sr. Carvajal en su afirmación es que nuestro país aceptó la fecha de independencia de Guatemala como la suya y se limitó a confirmarla para Costa Rica, lo cual es totalmente falso.
Guatemala se independizó de España, solo ella, el 15 de setiembre de 1821. Su acta, cláusula primera, puntualmente analizada, dice: “Se acuerda proclamar la independencia del Gobierno español por ser . El texto es bien claro, y pone de manifiesto que la independencia acordada por aquella asamblea tuvo un carácter estrictamente local y estaba limitada al pueblo de Guatemala.” (Rafael Obregón Loría)
Con ese acto, Guatemala no independizó a ninguna de las restantes provincias sino que les comunicó en correo extraordinario lo que ellos habían hecho, y las invitaba a pronunciarse cada una de acuerdo con su voluntad y determinación. La cláusula diecisiete, de dicha acta, dice: “Que el excelentísimo Ayuntamiento disponga la acuñación de una medalla que perpetúe en los siglos la memoria del día quince de septiembre de mil ochocientos veintiuno, en que Guatemala proclamó su feliz independencia”. ¿Alguna duda?
El correo con la comunicación que venía de Guatemala, para llegar a Costa Rica (la más lejana de las provincias) debía pasar primero por León de Nicaragua (ciudad decididamente a favor de la monarquía española) donde Costa Rica tenía representación minoritaria y en franca desventaja en la diputación local. Durante más de un siglo, la Ciudad de Guatemala y la Ciudad de León tenían largas disputas y ambiciones de poder, y se la pasaban enemistadas. El correo de Guatemala pasó primero por León; como una manera de retardar cualquier decisión que Costa Rica pudiera tomar a favor de su propia independencia, a sabiendas que Cañas, Gobernador de España en Costa Rica era también un acérrimo fanático de la monarquía española, en espera que España enviara sus ejércitos y volviera a tomar el control, hizo una proclama el 28 de setiembre que pretendía establecer dominio sobre Costa Rica.  
En su publicación –Símbolos patrios, Clotilde Obregón, dice: “El proceso final de la independencia comenzó en el Virreinato de Nueva España, en México en febrero de 1821, y se expandió a las cuatro Diputaciones Provinciales de Centroamérica. Costa Rica, que con Nicaragua integraba una Diputación, logró su independencia de España el 11 de octubre de 1821, según acuerdo tomado por los diputados de la Provincia en el seno de la Diputación Provincial…” (UCR-M.Seguridad Pública. EUCR.1998). Sin embargo, el día 11 de octubre León de Nicaragua se pronuncia en definitiva por la independencia de los pueblos de Nicaragua. Es su declaración de independencia.

Cuando el correo llega a Costa Rica el 13 de octubre de 1821, con las comunicaciones de Guatemala y León, el Ayuntamiento de Cartago, reunido en Cabildo abierto, y por presión y control directo de Cañas, acepta la propuesta de León del 28 de setiembre. Esa es la que se podría considerar, inicialmente, como el Acta de Independencia de Cartago, no la de Costa Rica. Solo que dos días más tarde, Cartago recapacitó y anuló por votación unánime esa decisión; así comienza el proceso de consultas con los demás Ayuntamientos de la Costa Rica de entonces.  
El 29 de octubre de 1821, reunidos en Cartago los legados (representantes) de todos los Ayuntamientos, deciden, artículo 1º. QUE SE PUBLIQUE, PROCLAME Y JURE LA INDEPENDENCIA ABSOLUTA DEL GOBIERNO ESPAÑOL EL 1º DE NOVIEMBRE.
No es que unos señores furtivos estaban de visita en Cartago, atendiendo asuntos de negocios, familiares o turísticos. Fue una reunión perfectamente convocada. No hubo engaño ni matráfulas en el asunto que se iba a resolver.   
Cartago fue el primero en hacer la jura en la fecha indicada. Los demás lo fueron haciendo en diferentes fechas, pero todos la hicieron, con lo cual, se legitimó el acto jurídico-histórico de dicha acta, cuyo sello final lo da el Pacto de Concordia. El común denominador de todas las juras es la independencia absoluta de Costa Rica del gobierno español. En otras palabras, Costa Rica tomó su decisión haciendo a un lado cualquier pretensión de Guatemala o Nicaragua. Esa voluntad expresada nunca se cuestionó en el punto fundamental, ni antes, ni nunca hasta el día de hoy 29 de octubre, 2009. Costa Rica tampoco perteneció a México.  
El otro aspecto que menciona el Asesor del MEP, que desde entonces los grupos dirigentes del país empezaron a tomar decisiones de cómo autogobernarse, es una superficialidad semántica, no concordante con la realidad de la primera Constitución Política de Costa Rica que se da un mes después.   
 -Pacto de Concordia. “Art. 1. La Provincia de Costa Rica está en absoluta libertad y posesión exclusiva de sus derechos para constituirse en una nueva forma de gobierno y será dependiente o confederada de aquel Estado o potencia a que le convenga adherirse, bajo el preciso sistema de absoluta independencia del Gobierno español y de cualquiera otro que no sea americano”.
Con claridad meridiana Costa Rica comenzó a gobernarse por sí misma, desde entonces y hasta ahora.
Siendo que el cabildo fue la expresión democrática más pura de la época colonial, Guatemala lo usó para tomar su decisión de independencia, igual como lo hizo Costa Rica varias semanas después, es una falta de respeto para la formación histórica y cívica de los costarricenses a través de la educación, que se tejan ambigüedades sobre la herencia contundente que nos legaron nuestros antepasados al tomar la decisión que nos separó definitivamente del régimen explotador y colonial español. Ese romanticismo torpe y enrevesado de no asumirnos como unidad nacional a partir del Acta de Independencia de Costa Rica de España el 29 de octubre de 1821, nos ha hecho y nos sigue haciendo mucho daño. No hay ningún país que se llame Centroamérica.
El día 14 y el día 15 de septiembre de cada año Costa Rica no tiene nada que celebrar. Tenemos el imperativo histórico y moral de corregir la distorsión y la fecha, y celebrar lo que a nosotros como costarricenses únicamente nos corresponde.  
En lo demás, saludes para todos. Cada uno en su casa.
La formación del estado-nación es un proceso posterior que se completará a finales del siglo diecinueve, pero eso es otro tema.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Ésta va del mecanicismo y materialismo al vitalismo, del causalismo a la teleología, del cientificismo a la diversidad cognoscitiva (Rojas Z. 1991), de la

Su sátira daba cuenta de la estrategia del imperio romano de ofrecer trigo regalado o a bajo precio y entrada gratuita a los espectáculos

Esto fue lo que hice y sentí al leer “La ladrona de libros” de Markus Zusak. Hasta el momento no me imaginaba a la

“Hay un degradación paulatina y sostenida a un punto tal, que Caño Negro ya no es una laguna como se ve en el mapa

Y si, por añadidura, se menciona algo relativo a la homosexualidad,  entonces el escándalo, el estigma,  la discriminación  sin dar la cara y el

En el Semanario UNIVERSIDAD del 9-09-2009, el Sr. Marvin Carvajal Barrantes (Asesor Nacional de Estudios Sociales del Ministerio de Educación Pública de Costa Rica)

El pasado 3 de noviembre la Universidad de Costa Rica presentó al público un nuevo proyecto artístico, la Orquesta de Cámara.El primer concierto de

La madera de los árboles caídos en la Península de Osa es comercializable y podria ser una oportunidad de desarrollo en la zona. Ese
Semanario Universidad