Ingobernables, atípicas y volátiles

Digamos que la primera de tales ocurrencias fue enarbolada consistentemente como telón de fondo de la política costarricense de las últimas décadas –oficializada por

Si algo caracterizó a la primera ronda de las elecciones nacionales de 2014 fue el surgimiento de un conjunto de pseudo-explicaciones que rápidamente ganaron legitimidad discursiva, pese a lo vacío de sus contenidos. En la enunciación y difusión de tales generalidades contribuyeron no pocos “comunicadores”, “analistas” de todo pelaje y hasta comentaristas deportivos convertidos en “analistas críticos”.

Digamos que la primera de tales ocurrencias fue enarbolada consistentemente como telón de fondo de la política costarricense de las últimas décadas –oficializada por el entonces presidente de Costa Rica José María Figueres Olsen– quién afirmó en 1998, que Costa Rica se había vuelto “ingobernable”. Y a partir de allí, una expresión de profunda vocación conservadora, que se asociaba al “exceso de demandas y luchas de los diversos sectores y movimientos en el país que entorpecían los acuerdos “bipartidistas”, se convirtió en la expresión más repetida por los políticos costarricenses de todo nivel y hasta 2 meses antes del inicio de la campaña de 2014, era el tema preferido por “comunicadores”, empresarios y políticos tradicionales.

Sorprendentemente, el tema que sobresaturaba el lenguaje de los políticos desapareció totalmente de los debates presidenciales y ninguno de los 13 aspirantes lo enarboló como el signo de los tiempos. Señal que era un artilugio discursivo y no un problema político real, ya que desapareció tan pronto se avivaron los fuegos electorales.

Señalemos que la segunda de tales ocurrencias fue enarbolada a mediados de 2013 cuando empezó a circular en medios diversos la expresión “elecciones atípicas”, expresión que en aquel momento establecían las voces “autorizadas” señalando que un conjunto de cosas “raras” estaban pasando y que nunca antes se habían visto. A esa excepcionalidad y a la incapacidad asociada para explicar rigurosamente los procesos sociales, políticos y hasta electorales, se le denominó “elecciones atípicas”. Y fue tal el impacto de tal metáfora, que hasta los delegados de la OEA que participaron en las elecciones 2014, terminaron convencidos por sus “informadores” que estaban viviendo elecciones “atípicas” y así lo consignaron en su informes oficiales.

Y finalmente, ante la incapacidad manifiesta de encuestadores, “analistas”, “expertos” y “comunicadores políticos”, y careciendo de datos, contextos históricos rigurosos, paradigmas analíticos consistentes y hasta del cumplimiento de los pasos elementales  de la investigación social, se recurrió al último recurso retórico para identificar la “rebeldía” de los votantes. Se les designó con el adjetivo “volátil” como pseudoexplicación para caracterizar comportamientos políticos complejos que requieren investigación y no solo opiniones de “analistas expertos”.

En síntesis, ya las y los costarricenses estamos informados que se ha producido un gran cambio en el comportamiento político de los costarricenses, y en menos de 6 meses dejaron de ser “ingobernables”, para volverse –gracias a la alquimia simbólica de los lenguajes– en “atípicos” y que se comportan “volátilmente”.

Y si esos son los nuevos “diagnósticos” ¿no será tiempo ya de dejar de escuchar tanto canto de sirena y dejar de preocuparnos por las encuestas y los “opinadores” de los próximos procesos electorales?

Y lo digo aun a riesgo de ser juzgado como un articulista “ingobernable”, que bien pude parecer “atípico” y por tanto, a alguien se le podría ocurrir que mis opiniones se vuelvan “volátiles”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La serie Bendito infierno muestra a una Eva nueva, que despierta a su propia sexualidad. (Foto: Ariela Muñoz)Muestra fotográfica se exhibe en el Centro

“Me opongo a la violencia, porque cuando parece causar el bien este solo es temporal, el mal que causa es permanente”. Mahatma Ghandi No

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) le objetó al Partido Liberación Nacional (PLN) el reclamo de ¢1.200 millones por concepto de gastos en organización

Johnny Araya (Foto: Rafa León)Tres dirigentes del Partido Liberación Nacional (PLN) anticiparon el triunfo del candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís,

La temporada de Jóvenes directoras del Teatro Universitario apuesta por una obra con inspiración histórica como Canek y otra basada en lo que ocurre

El pasado 21 de marzo, estudiantes protestaron ante ponencia que pretendía cambiar la manera en que actualmente se redondea las notas finales de cada

Las tendencias fascistas se han extendido rápidamente por casi toda Europa en los últimos años. (Foto: tomada de Internet)Aunque la frase se refiere a

Ocho años no le bastaron al actual ministro de Educación, Leonardo Garnier, para resolver los grandes problemas del sector, así lo confirman representantes de
Semanario Universidad