Ingobernables, atípicas y volátiles

Digamos que la primera de tales ocurrencias fue enarbolada consistentemente como telón de fondo de la política costarricense de las últimas décadas –oficializada por

Si algo caracterizó a la primera ronda de las elecciones nacionales de 2014 fue el surgimiento de un conjunto de pseudo-explicaciones que rápidamente ganaron legitimidad discursiva, pese a lo vacío de sus contenidos. En la enunciación y difusión de tales generalidades contribuyeron no pocos “comunicadores”, “analistas” de todo pelaje y hasta comentaristas deportivos convertidos en “analistas críticos”.

Digamos que la primera de tales ocurrencias fue enarbolada consistentemente como telón de fondo de la política costarricense de las últimas décadas –oficializada por el entonces presidente de Costa Rica José María Figueres Olsen– quién afirmó en 1998, que Costa Rica se había vuelto “ingobernable”. Y a partir de allí, una expresión de profunda vocación conservadora, que se asociaba al “exceso de demandas y luchas de los diversos sectores y movimientos en el país que entorpecían los acuerdos “bipartidistas”, se convirtió en la expresión más repetida por los políticos costarricenses de todo nivel y hasta 2 meses antes del inicio de la campaña de 2014, era el tema preferido por “comunicadores”, empresarios y políticos tradicionales.

Sorprendentemente, el tema que sobresaturaba el lenguaje de los políticos desapareció totalmente de los debates presidenciales y ninguno de los 13 aspirantes lo enarboló como el signo de los tiempos. Señal que era un artilugio discursivo y no un problema político real, ya que desapareció tan pronto se avivaron los fuegos electorales.

Señalemos que la segunda de tales ocurrencias fue enarbolada a mediados de 2013 cuando empezó a circular en medios diversos la expresión “elecciones atípicas”, expresión que en aquel momento establecían las voces “autorizadas” señalando que un conjunto de cosas “raras” estaban pasando y que nunca antes se habían visto. A esa excepcionalidad y a la incapacidad asociada para explicar rigurosamente los procesos sociales, políticos y hasta electorales, se le denominó “elecciones atípicas”. Y fue tal el impacto de tal metáfora, que hasta los delegados de la OEA que participaron en las elecciones 2014, terminaron convencidos por sus “informadores” que estaban viviendo elecciones “atípicas” y así lo consignaron en su informes oficiales.

Y finalmente, ante la incapacidad manifiesta de encuestadores, “analistas”, “expertos” y “comunicadores políticos”, y careciendo de datos, contextos históricos rigurosos, paradigmas analíticos consistentes y hasta del cumplimiento de los pasos elementales  de la investigación social, se recurrió al último recurso retórico para identificar la “rebeldía” de los votantes. Se les designó con el adjetivo “volátil” como pseudoexplicación para caracterizar comportamientos políticos complejos que requieren investigación y no solo opiniones de “analistas expertos”.

En síntesis, ya las y los costarricenses estamos informados que se ha producido un gran cambio en el comportamiento político de los costarricenses, y en menos de 6 meses dejaron de ser “ingobernables”, para volverse –gracias a la alquimia simbólica de los lenguajes– en “atípicos” y que se comportan “volátilmente”.

Y si esos son los nuevos “diagnósticos” ¿no será tiempo ya de dejar de escuchar tanto canto de sirena y dejar de preocuparnos por las encuestas y los “opinadores” de los próximos procesos electorales?

Y lo digo aun a riesgo de ser juzgado como un articulista “ingobernable”, que bien pude parecer “atípico” y por tanto, a alguien se le podría ocurrir que mis opiniones se vuelvan “volátiles”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Los principios se desgarran en  la realidad de la vida, mas se hacen carne del pueblo que los defiende.Más de un millón de habitantes

De la breve y enorme obra de José Coronel ofrecemos algunos poemas. La muy famosa e iconoclasta Oda a Rubén Darío, homenaje al maestro

A la misma hora en que se abrieron las mesas de votación de este domingo, don Víctor Morales se estaba instalando en una esquina

Actualmente existe la intención de crear un aeropuerto internacional en la Zona Sur de Costa Rica, específicamente en Fincas 9 y Finca 10 de

La misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) invitó a los costarricenses a hacer de la jornada del próximo domingo “un

Lähtö (Dépar), del grupo WHS de Finlandia, inventa un universo en donde el circo, la magia, la danza, el vestuario y las artes visuales

“El fin de la política es asegurar la vida”. H. ArendtLa vivencia democrática posee dos ejes de coherencia que transversalizan la confluencia de opiniones

Al respecto y habiéndonos dado por aludidos por este planteamiento que ha dado pie a una lectura simplista de la situación tenemos que responder
Semanario Universidad