Innovar: un asunto de supervivencia

El título de este artículo es la síntesis de una realidad irrefutable; si bien cada vez son más las voces que certifican que lo

El título de este artículo es la síntesis de una realidad irrefutable; si bien cada vez son más las voces que certifican que lo peor de la crisis ha pasado y que la economía costarricense repunta tímidamente entre sobresaltos, es una realidad que poco tiene que ver con el camino que han recorrido, y de forma tortuosa transitan, nuestros pequeños y medianos empresarios.

En apenas dos años el Global Entrepreneurship Monitor corroboró que más de 30 mil emprendimientos desaparecieron en nuestro país debido a la falta de financiamiento, poca utilización de la tecnología, y sobre todo,  una raquítica política de innovación (intra) empresarial.

Hay excepciones, pero la regla general es que el nivel de innovación de nuestros emprendedores es mucho más bajo que el de regiones comparables de Asia y Europa del Este. En consecuencia, el crecimiento de la mayoría de nuestro sector empresarial (autóctono) es lento y también es menor su capacidad de generar empleos de calidad y de impulsar el desarrollo.

Si pareciera que la solución yace en transformar a nuestros empresarios en emprendedores, ¿cómo lo hacemos? ¿Qué hace falta? ¿Cómo sobrevivimos a los cambios vertiginosos?

Es acá cuando debemos hablar de ecosistemas de innovación. Son los únicos que posibilitan un cambio sistemático; hay que recordar que la innovación es un proceso social que implica la relación y la colaboración entre hombres y mujeres llenos de experiencias y horizontes distintos, que permiten un ensamblaje improbable de elementos, a menudo conocidos, que permiten poner a disposición de la sociedad productos, procesos o servicios nuevos o mejorados.

No hay otro camino. Si bien el Gobierno y los diputados pueden aliviar las presiones con propuestas e incentivos, en ellos no reside la capacidad de crear los ecosistemas de trabajo. Le toca a los emprendedores promoverlas, o sea, a usted y a mí. Es por eso que toma su tiempo, por la simple razón de que, por definición, los ecosistemas se comportan con la complejidad de un ser vivo.

Esto no significa que el papel de la administración pública sea irrelevante. Es claro que pueden ayudar desarrollando políticas públicas de ayuda a la innovación, siempre y cuando estén orientadas a cubrir los fallos de mercado más que a dar subvenciones de riego por aspersión (muy poco a muchos). Además el Estado puede ser una gran palanca si aplica la compra temprana, favoreciendo en sus concursos públicos las soluciones innovadoras autóctonas.

Otra medida que hay que incentivar de manera urgente es un cambio en las valoraciones sociales. Es imprescindible promover una cultura favorable al riesgo y poco penalizadora del fracaso. Acá jugará un papel primordial el sistema educativo, proceso que deberán liderar las casas de enseñanza, el Ministerio de Educación Pública y los padres de familia.

Porque al final, el riesgo responsable y el fracaso rápido y barato son los pilares culturales de los ecosistemas de innovación. Además hay que añadir el factor esfuerzo. La innovación se conjuga con esfuerzo y pasión. Esfuerzo inteligente, pero sin lugar a dudas un gran esfuerzo, tanto propio como familiar.

No hay que perder de vista que estos ecosistemas deben tener por objetivo primordial impulsar la competitividad y la productividad de las PYMES, apoyando el desarrollo de innovaciones en campos donde somos, o podemos ser líderes, incluidas áreas como los servicios ambientales para favorecer la ecología en las industrias, el transporte, la logística y la gestión de los recursos naturales entre otros nichos posibles.

Pero todo dependerá de usted estimado lector. Una comunidad no se construye a través de “orgasmos mentales”, leyes ni libros. Se constituye por medio del esfuerzo colectivo, del deseo compartido de triunfar y la confianza mutua. Es tiempo de dejar la zona de confort y aventurarnos en la innovación.

 

 

 

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El club de fútbol de la Universidad de Costa Rica dió un gran paso en sus intenciones de afianzarse en la zona de clasificación

El candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, se mostró este miércoles satisfecho pero cauto por los resultados de la encuesta del

La “pesca” del candidato del PAC, Luis Guillermo Solís, en aguas territoriales ajenas fue abundante.  Entre los electores que cambiaron de opinión acerca de

Carlos Díaz es el autor del poemario feminista La otra mitad de mi diferencia.Las mujeres son el centro de su vida y quienes le

Hay que recordar que el diablo tiene sus milagros, también. Juan CalvinoMás que la legitimidad, es la mitificación de los procesos electorales de nuestro

El apóstol Juan fue quien mejor interpretó el misterio del Verbo encarnado como el acto  de entrega más sublime y heroico, por amor, a

800x600 Era robusto, ágil y entregado al trabajo y a la filosofía. Lo enjuiciaron porque no se explicaban cómo siendo tan pobre tenía

El título de este artículo es la síntesis de una realidad irrefutable; si bien cada vez son más las voces que certifican que lo
Semanario Universidad