Interpretaciones y omisiones

En un nuevo comentario en el Semanario UNIVERSIDAD (14-9-2011), el profesor Jaime Robert, al defender el proyecto que ampliaría los derechos de los funcionarios

En un nuevo comentario en el Semanario UNIVERSIDAD (14-9-2011), el profesor Jaime Robert, al defender el proyecto que ampliaría los derechos de los funcionarios administrativos de la Universidad de Costa Rica (UCR), plantea que el asunto de fondo no es si estos cuentan o no cuentan con condición académica, sino que asumir una posición a favor o en contra de tal iniciativa depende de la interpretación que se haga del artículo primero del Estatuto Orgánico.

Para sustentar su posición, el profesor Robert cita una versión incompleta de dicho artículo, a partir de la cual elabora una interpretación que opone, radicalmente, democracia y meritocracia. De acuerdo con él, la UCR es democrática, no meritocrática, por lo cual es legítimo promover cualquier medida que potencie la participación de los administrativos.

De esta manera, el profesor Robert violenta los contenidos mismos del artículo primero, el cual define a la UCR como “una institución de educación superior y cultura”, “dedicada a la enseñanza, la investigación, la acción social, el estudio, la meditación, la creación artística y la difusión del conocimiento”.

Al proceder de la forma indicada, el profesor Robert evidencia nuevamente que el proyecto para ampliar los derechos de los administrativos no tiene relación alguna con el quehacer fundamental de la UCR, sino que se orienta simplemente a reforzar la posición de poder de tales funcionarios dentro de la institución.

Como queda claro en el resto de su comentario, la oposición establecida al inicio entre democracia y meritocracia, domina los puntos de vista del profesor Robert sobre la problemática de los profesores interinos, la cual es planteada únicamente en términos de iniquidad e injusticia, sin considerar su trasfondo específicamente académico.

A juzgar por los puntos de vista expresados por el profesor Robert, parece que detrás del proyecto para fortalecer la posición de poder de los administrativos, hay una concepción de la UCR que parte de la incompatibilidad entre democracia universitaria y desarrollo académico. Se entiende así que, al definir a la UCR, el profesor Robert omita todo lo que se refiere a las actividades fundamentales de tal institución.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Aunque su emigración fue por amor, Rita Bariatti siguió el rastro y las realidades de sus coterráneos italianos en Centroamérica desde hace 30 años,

Se podría observar que su dura opinión es de valor ralo. Por ejemplo, una cosa es el “culto mariano” inventado por la jerarquía católica

La Organización de Naciones Unidas (ONU) está políticamente desfasada, al mantener  el derecho al veto de algunas naciones, principio que a duras penas se

100 mil poetas por el cambio es un evento mundial que se realiza en 400 ciudades del mundo. Su objetivo es proponer un cambio

La Escuela de Ciencias de la Comunicación Colectiva (ECCC) de la Universidad de Costa Rica, recibió hoy el certificado de reacreditación para sus

Un acuerdo emitido por el Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR) promoverá el uso de programas informáticos (software) abiertos (sin costo

El Consejo Nacional de Producción (CNP) se enfrenta a una situación cada vez más delicada, pues sus bases están débiles, y a pesar de

Una vez más las 5 universidades estatales del país se unieron para exigirle al Gobierno que no se debilite el presupuesto universitario y para
Semanario Universidad