“Intrusos de la farándula” y su aporte a la sociedad

Las noticias y los comentarios de los  jóvenes (damas y caballeros), en general informan de eventos tales como pleitos, inicio y conclusión de relación

Este programa se caracteriza por presentar y comentar noticias de personas y eventos que tienen alguna participación o relación con la farándula.

Las noticias y los comentarios de los  jóvenes (damas y caballeros), en general informan de eventos tales como pleitos, inicio y conclusión de relación matrimonial o noviazgo, rencillas por distintos motivos, concursos, presentación de artistas, visitas de personajes, comentarios de personas que involucran a otras, etc. Estas noticias y apreciaciones se pueden calificar en la categoría de chisme, que debemos reconocer nos gusta a los ticos.

 

No obstante, cuando se busca en este programa el valor agregado a la sociedad, en materia de valores espirituales y morales, o en beneficio de las personas, la verdad es que no encontramos nada positivo, más bien cultiva el antivalor del chisme.
Los jóvenes que trabajan para este programa son personas con mucho talento y habilidades, pero lamentablemente, por la orientación de este, no generan aportes útiles a la sociedad. 

Se ofrece al país una hora de televisión, que tiene un gran poder de cobertura e impacto nacional, orientando en la dirección incorrecta a la sociedad; sin aportar para la transformación en beneficio de nuestro país. Todo esto nos debe llamar a la reflexión.

En momentos en que los valores de la sociedad costarricense como la disciplina, respeto, integridad, humildad, servicio, fe, amor, perdón y otros, se han venido degradando paulatinamente, el programa Intrusos se convierte en un caldo de cultivo, ya que contribuye con la pérdida de los citados valores.

Nuestra cordial instancia a todos los que participan en este programa -jóvenes, productores y propietarios-, para que modifiquen la visión y objetivos de este, hacia actividades que sean alternativas reales de crecimiento de la sociedad. Este programa se puede convertir en un verdadero impulsor y promotor de enseñanza y formador de valores espirituales y morales en la sociedad de nuestro país y hasta en un producto de exportación.

Por el bien de la sociedad, por el bien de los jóvenes que trabajan en el programa Intrusos, es conveniente modificar el objetivo y alcance de este, con un enfoque hacia los temas de beneficio social, que orienten a la población a practicar valores espirituales y morales.

Así, un día todas las personas que participan en el programa podrán decir orgullosos a sus hijos, nietos, amistades y a la sociedad: aportamos a este país, con nuestro trabajo, con nuestro talento, con nuestro esfuerzo, hicimos camino al andar, escribimos páginas brillantes en la historia sirviendo a muchas personas. Pasarán de ser mirados como personas que abonaron chismes y que fomentan antivalores, a ser reconocidos y admirados como personas que modelan y guían con valores espirituales y morales. Y, como dicen las frases utilizadas en las juramentaciones deportivas, “Dios y la patria os lo premie”. Esta nueva concepción del programa enaltecería y llenaría de belleza el mundo interior de las personas.

Los talentos, habilidades y recursos son un regalo de nuestro Creador a todas las personas, para hacer una excelente mayordomía de ellos, para agradar al Señor amando y sirviéndole a El y al prójimo, en una actitud de obediencia a Su palabra. El buen o mal uso de los talentos, será nuestra carta de presentación, como dice el Evangelio de San Mateo 7:16: “Por sus frutos los conoceréis”.

Así, un día cada uno de nosotros estaremos cara a cara con el Señor, para rendir cuentas por los recursos, talentos y bendiciones recibidos. Al cultivar antivalores como el chisme, y al buscar Su respuesta, estamos expuestos a escucharle decir: “¿Por qué me llamas Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” Lucas 6:46. Al cultivar valores espirituales y morales en nosotros y en el prójimo, escucharemos palabras gratificantes que estimulan el alma, el espíritu y todo nuestro ser: “Bien buen siervo y fiel, sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré, entra en el gozo de tu señor”, San Mateo 25:23.  Al cultivar estos valores en la vida propia y en el prójimo, se experimenta un nuevo y sutil placer de vivir, y un sentimiento de bienestar y logro.

Tengan presente que las palabras tienen el poder de destruir o construir, de maldecir o bendecir. Busquemos modelar y guiar con valores espirituales y morales, con mucha fe y con todo nuestro corazón. Construyendo y bendiciendo cambiaremos nuestra vida y el mundo; y aún más importante, entraremos en el gozo del Señor.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Según el vocero del Pentágono, Geoff Morrell, “el Secretario de Defensa simplemente no cree que esta situación pueda impactar demasiado contra la fuerza de

Así lo  afirmó la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), luego de que la empresa estatal anunció que había decidido retirar la

“La idea es cómo tratar de habilitar esa área paralela a la navegación del río San Juan, que permita movilizar a la población como

En la operación “Los papeles del Estado” están  implicados cinco de los más prestigiosos periódicos del orbe, entre ellos The New York Times (Estados

Uno de los principales obstáculos entre los interinos y un puesto en propiedad, es el requisito que se impuso en el 2008 para los

En ese sentido se pronunciaron, entre otros, el historiador Óscar Aguilar Bulgarelli, el abogado Juan José Sobrado, el exembajador en Nicaragua Javier Solís y

Imagine un grupo de catalanes con problemas de desempleo, falta de vivienda y corrupción, manifestándose en un campamento fuera de la ciudad. Los medios

Me refiero al espíritu de empresa privada, agresivo, expropiador, sin contemplaciones, no renunciando al genocidio, entre otros medios, y que, constituye la esencia del
Semanario Universidad