La cara amable de la globalización

Nunca se había visto nada igual en la Tierra. Al unísono, en puntos geográficos distantes unos de otros, millones de personas se tomaron la

Nunca se había visto nada igual en la Tierra. Al unísono, en puntos geográficos distantes unos de otros, millones de personas se tomaron la calles, los parques, las plazas del mundo el sábado 15 de febrero, para pronunciarse en favor de la paz y en oposición a la guerra de la administración Bush contra Irak.

En un mundo globalizado, fue una protesta global; una protesta hermosa que incitó a personas de las más diversas nacionalidades, idiomas y colores a trascender intereses puramente individuales y manifestarse como un colectivo global. La magnitud de esta acción unitaria ha permitido vislumbrar por primera vez en la historia moderna de nuestro planeta, la otra cara de la globalización: grandes masas intercambiando información instantánea, generando nuevas  formas de organización y actuando de manera concertada.

El sábado fuimos testigos de las posibilidades  democráticas que pueden desatarse al disponer  los pueblos de los medios para coordinarse a distancia sin la mediación de gobernantes, instituciones o partidos políticos.

El nivel de interconexión  que ha facilitado la Web posibilitó una acción simultánea de esta envergadura. Una vez que se difundió a través de la Web esta iniciativa, no se necesitaron centros de control ni complicados mecanismos. La gente tomó la idea en sus manos y la hizo realidad en España, en Nueva York, en Francia, en Italia, en Australia, en México, en Argentina, en Moscú, en Nicaragua, en el Asia. Ríos humanos convergieron  en Hyde Park, se concentraron en el Coliseo, inundaron las ramblas, Copacabana, Insurgentes, la Plaza de Mayo, Hollywood, Santa Mónica.

La movilización mundial del sábado será sin duda la más contundente  de las acciones por la paz en este periodo. No será la única, sin embargo. En las últimas semanas hemos sido testigos de otras muchas iniciativas organizadas a partir de los sitios Web. Desde las muchachas que se desnudaron en una playa en California para formar con sus cuerpos la palabra PAZ, hasta la lectura el pasado 3 de marzo en más de 50 ciudades del mundo de la antigua comedia de Aristófanes, Lisístrata que relata cómo las mujeres de Esparta y Atenas decidieron no hacer el amor con sus maridos hasta que éstos no encontraran una solución diplomática a la guerra del Peloponeso.

Estas acciones facilitadas por la comunicación instantánea vía Internet está planteando  de hecho una alternativa  creativa y positiva  al callejón estrecho de la política tradicional dominada por partidos clientelistas. Crisis políticas como la que vivimos  actualmente ante la amenaza de una guerra cuya urgencia es cada vez menos comprensible, ponen de relieve los límites de la democracia concebida en términos de campañas electorales y jornadas de votación.  Los límites de esta concepción que ha desnaturalizado la esencia del término democracia han generado hacia la política profesional  un rechazo popular que se manifiesta en escepticismo, apatía y bajísima concurrencia a elecciones. Hasta ahora, las mayorías democráticas no encontraron  otra solución que acumular frustraciones y esperar la siguiente ronda electoral para pasarle la cuenta a sus representantes. Aparentemente , sin embargo, esta frustración apareada con la tecnología ha empezado a engendrar formas nóveles de organización  que apuntan a una participación  política de masas activa y beligerante.

Es difícil especular sobre si estamos o no en el preámbulo de una revolución en cuanto  a la  manera de hacer política. Hay síntomas, como la movilización antiglobalista o las experiencias horizontales del Foro Social Mundial en Porto Alegre. Si bien hay quienes consideran que este tendido horizontal no es mas que la expresión anárquica de una izquierda desorganizada soy de la opinión que se trata de la búsqueda todavía en ciernes, de una democracia de nuevo cuño que quiere alejar tanto como pueda el fantasma del autoritarismo dogmático. Sea lo que fuere que resulte creo que sí podemos afirmar que hay motivos de esperanza de que algo -no sabemos qué aún-resulte de este movimiento.

Por lo tanto, las marchas simultáneas y globales del sábado 15 de febrero serán definitivamente  una referencia fundacional de las nuevas expresiones. Ya veremos qué sucede cuando se reproduzcan estas destilaciones «puras» de la conciencia popular. Es fascinante preguntarse qué pasará sin la mediación de las estructuras políticas tradicionales. Si se prescindirá de ellas o si éstas darán origen a liderazgos horizontales, coyunturales y sin autoridad formal.

Lo cierto es que se ha producido una ruptura significativa en el carácter vertical que hasta ahora ha tenido la acción política y que esa ruptura se ha puesto en evidencia de manera magnífica en la impresionante movilización global por la paz de este sábado histórico. Es hermoso comprobar que el asombro sigue siendo posible. Esperemos que otro mundo justo, participativo y sin guerras sea posible también.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Un taller para infantes mayores de 7 años, pretende despertarles el amor por lectura Aunque la asistencia regular es un problema, a las sesiones

La guerra contra Irak cambiaría para siempre el derecho internacional y la función de los organismos multilaterales. En lo que constituyó el fracaso más

Propiciar una cultura de cero tolerancia al hostigamiento sexual, es el gran objetivo de la campaña que se realizará durante todo un año en

El debate internacional que sitúa la atención del mundo entero en la posibilidad de autorizar el uso de la fuerza contra Irak, por parte

Costa Rica debe hacer valer su compromiso con la paz en un eventual Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica, afirman un

Bajo el candente sol que baña la provincia de Guanacaste, donde el agua es un preciado tesoro, dos complejos turísticos enfrentan choques con las

Pese a las protestas masivas en todo el mundo y a la oposición del Consejo de Seguridad, el presidente de los Estados Unidos

Los efectos de este acoso son conocidos y están documentados. Por ejemplo, una secretaria de un banco estatal, hostigada violentamente por su jefe, pensó
Semanario Universidad