La codicia de la oligarquía

La génesis de la oligarquía, está envuelta en la codicia, la injusticia, el engaño y la explotación de los semejantes y de los recursos

La génesis de la oligarquía, está envuelta en la codicia, la injusticia, el engaño y la explotación de los semejantes y de los recursos naturales.

En los primeros tiempos, durante la colonia, el imperio imponía y disponía sobre los seres humanos, tierras, minas y privilegios para los suyos, marginando y esclavizando a los pueblos originarios y a los africanos cazados como animales, y así mismo, embarcados y vendidos, para trabajos inhumanos.

En esta forma el imperio saqueó al continente americano y enriqueció a sus sirvientes, que además, ejercían el comercio especulativo y recurrían al prestamismo usurero, en esta forma, chupando la sangre de los pueblos y saqueando sus recursos naturales, comenzó a formarse la oligarquía.

En tiempos posteriores, con la independencia y la proclamación de la república, continuó su misma acción, para aumentar su riqueza, mientras la mayoría de los (as) costarricenses, seguían marginados, explotados y empobrecidos; agregando, con el cultivo y exportación del café, una nueva forma de acumular riqueza, mediante la utilización de los campesinos, como siervos en sus haciendas, viviendo en ruinosos ranchos, vistiendo harapos, sin dientes, descalzos, comiendo un puño de frijoles, arroz, un pedazo de plátano y agua dulce, trabajando de sol a sol, envejecidos prematuramente, muertos a los 35- 40 años de edad.

Sus niños desnutridos, revejidos, panzones de parásitos, descoloridos, sus cabellos secos y amarillos, «machos de agua dulce». Por otra parte, esta oligarquía cafetalera, mediante el sistema financiero del «adelanto», al pequeño y mediano campesino productor de café, lo sangraba con los intereses y lo obligaba a entregarle el café a los precios de su conveniencia; además, en esta forma los estrujaba y aprovechaba, para obligarlos a venderles sus tierras a precios infames, así se adueñaron de las mejores y extensas tierras.

Otro jugoso negocio de la oligarquía cafetalera fue el  oligopolio del servicio de transporte, del café de exportación, del Valle Central a Puntarenas, controlado por Julio Sánchez y Florentino Castro. Hoy día, extienden sus acciones en la industria y las finanzas especulativas.

Esta es parte de la historia, de la formación y enriquecimiento de la oligarquía, de su acción expropiación-apropiación, de su poder económico, que le permite poder político y el control del Estado y sus instituciones, y que, en un acto entreguista se alía con el capital transnacional-financiero-especulativo, permitiéndole el control de la Nación, a cambio de espacios y prebendas para si, con traición al pueblo costarricense.

Esta grave situación sólo la resolverá la nueva mayoría, encabezada por la juventud, con un cambio verdadero, a través de la revolución democrática participativa.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Contaba Roberto que fue muy amigo de Juan Sisay, el indígena más notorio de Santiago Atitlán; con él se dio a conocer en la

Gaza hoy se desangra por la despiadada ofensiva militar de Israel, con el silencio e indiferencia de la mal llamada “comunidad internacional” de naciones

Dicen los ilustrados  que el 6 de abril del 2014 más de un millón de ticos votamos por el cambio. Pero, ¿cómo se come

¿A qué nos referimos cuando hablamos del estatuto epistemológico de la Bioética o sobre epistemología de la Bioética? Los usos equívocos de los conceptos

Médicos palestinos del hospital Khan Yunis miran los cadáveres de víctimas asesinadas en la madrugada del 29 de julio en bombardeos israelíes. (Foto: AFP)Jabaliya,

Para los estudiantes que trabajan es más difícil obtener su título en la UCR. (Foto: archivo)David Hernández es estudiante de arquitectura. Entre maquetas, dibujos

El director de deportes de BLU Radio de Colombia, Javier Hernández Bonnet, aseguró hoy que la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefutbol), estuvo buscando reemplazo

“Fue como si en aquellos últimos minutos resumiera la lección que su larga carrera de maldad nos ha enseñado, la lección de la terrible
Semanario Universidad