La dignidad de las mujeres costarricenses no debe ponerse en duda

Una de las expresiones socioculturales del patriarcado es la misoginia;  traducida literalmente, esta palabra se refiera a  la aversión u odio a las mujeres,

Una de las expresiones socioculturales del patriarcado es la misoginia;  traducida literalmente, esta palabra se refiera a  la aversión u odio a las mujeres, o la tendencia ideológica o psicológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino.

Como expresión de nuestra cotidianidad es posible encontrar toda clase de referencias misóginas que fomentan en el colectivo social la violencia en contra de las mujeres, en la medida que denigran sus actuaciones y fomentan una visión de que las mujeres son “malas” o de alguna manera tienen una conducta que requiere del control social.  Esto explica cómo analizando el tema de los actos de corrupción de algunos funcionarios públicos se compare esta actuación considerada inmoral con la posible  inmoralidad femenina asociada a la  conducta infiel.

Esta concepción de lo femenino como malo y por tanto de las mujeres como protagonistas de esta maldad, hace que una conducta tan reprochable como la corrupción en el ámbito público se compare con la posible infidelidad femenina.  Lo anterior, como mencionamos, coloca a las mujeres en el imaginario social ostentando conductas similares a las de los funcionarios públicos (denunciados como corruptos) y denigra de esta manera la condición femenina y desconoce los valores morales, sociales y éticos presentes en las mujeres costarricenses.

Siendo así este tipo de expresiones discriminatorias y ofensivas a la dignidad de la mujer, las coloca en lugar de segunda categoría en el escenario social que parte del hecho de que su comportamiento es imprevisible y por tanto crea una especie de incertidumbre  y duda sobre cómo nos vamos a comportar las mujeres.

Esto es muy grave, especialmente en un espacio tan sensible como el escenario político.  Ya hemos visto cómo las mujeres que han sido elegidas en un proceso democrático como son las elecciones municipales, han encontrado enormes dificultades para ejercer sus cargos y más aún han sido víctimas de acoso político.

Este tipo de expresiones son el reflejo de lo arraigado que se encuentran los patrones machistas y sexistas en nuestra sociedad, sobre ellos se asienta, se legitima y perpetúa la discriminación y a partir de allí se justifica y naturaliza la violencia en contra de las mujeres.

Como mecanismo nacional de defensa de los derechos de las mujeres, repudiamos este tipo de comportamiento y abogamos por un compromiso social sensible a las necesidades de las mujeres y a su derecho a desarrollarse  plenamente, en una sociedad que valore sus aportes al desarrollo social y económico, así como que reconozca, legitime e impulse el pleno ejercicio de sus derechos como humanas.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Costa Rica es el principal exportador de piña del mundo. Tenemos 50 años de experiencia en el cultivo (cayena lisa, champaca, golden). Más de

El artista Luis Tenorio transgrede la historia bíblica de la Verónica en su exposición “Divinos Rostros. Reliquias Altermodernas”. (Foto: cortesía de La Zona de

Dorelia Barahona, Rodrigo Soto y Carlos Cortés, son parte de una generación de escritores que inició su producción temprana en los años 80 y

Adriano Arguedas, director del IAP, rechazó que en los institutos privados de investigación del país se realice solo la investigación dictada por las transnacionales.

El Acuerdo sobre Agricultura, en su Parte I, Artículo I, antes de iniciar la definición de los términos, dice textualmente en su primer párrafo,

Los viejos liberales, esos que nos da por llamar liberales sanos, evitaban considerar la libertad sin su correlato de responsabilidad.A tal grado de libertad,

La Contraloría General de la República informó hoy que rechazó las impugnaciones que presentó el consorcio portugués Soares Da Costa a los proceso de

Son trece años del arresto de los patriotas cubanos Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González; víctimas de una colosal
Semanario Universidad