La Escuela de Medicina en el marco de la negociación del FEES

En los últimos 5 años, un promedio 400 estudiantes por año solicitan el ingreso a la carrera de medicina, pero solo se admiten 120

La escuela de Medicina de la UCR inició sus labores en 1961 y en 1965 se graduaron los primeros 11 médicos y desde entonces ha dado al país más de 4000 profesionales en medicina y cirugía, los que al incorporarse a nuestro sistema de salud han sido piezas fundamentales para el desarrollo de la salud pública, manifestándose esto en los altos índices de desarrollo sanitario que ostentamos. Asimismo, muchos de nuestros egresados se han incorporado a la práctica privada de la medicina con gran éxito.

Además, la carrera de medicina de la UCR ha sido la primera acreditada y reacreditada por el SINAES en Costa Rica.
 
El edificio actual de la Escuela de Medicina fue construido en los años 60 con el fin de  albergar unos 200 estudiantes, pero ahora debe acoger más de 800 personas por día,  entre estudiantes y profesores en aulas y laboratorios, tanto en los cursos de la carrera de medicina como en los denominados cursos de servicio que se imparten a otras carreras de la Universidad.

En los últimos 5 años, un promedio 400 estudiantes por año solicitan el ingreso a la carrera de medicina, pero solo se admiten 120 por falta de recursos humanos y de infraestructura. Pero si existieran condiciones, considero que la Escuela de Medicina estaría en capacidad de admitir en forma progresiva más de 200 estudiantes por año, con lo que disminuiría sensiblemente la matrícula en las escuelas de medicina privadas. En las condiciones actuales, es imposible pensar en un aumento de matrícula. Debe construirse un nuevo edificio, pero para esto se necesitan recursos.

Con respecto a centros privados, no todos los estudiantes que ingresan a ellos son de altos ingresos económicos. Muchos hogares hacen ingentes esfuerzos con el fin de que sus hijos e hijas estudien medicina, ya que cobran enormes sumas de dinero por estudiante y eso no es democrático. Algunos se han estado llenando sus bolsillos a costa de las políticas de “restricción del gasto público”.

En la actualidad, se gradúan aproximadamente 450 médicos por año en el país en las 8 escuelas de medicina, de los cuales unos 90 son de nuestra universidad. Desde que se abrieron las escuelas de medicina privadas, se instituyó un clima de desorden en la formación médica en el país. Por otro lado, los graduandos de algunas de estas universidades, no siempre adquieren conocimientos y requisitos académicos adecuados para su proyección a la comunidad a diferencia de los graduados de la UCR, ya que la excelencia académica no es lo importante en ellas, sino el lucro.

En cuanto a los profesores, es vox populi entre el personal docente de la Escuela de Medicina de la UCR, que este trabajo se realiza “por amor a la camiseta”. De los 563 docentes nombrados para este ciclo lectivo, la mayoría poseen fracciones de tiempo, es decir, pocos trabajan tiempo completo. Las fracciones de tiempo van desde 1/32 hasta ¼ de tiempo completo, con salarios que oscilan entre ¢20.000 y ¢150.000 por mes! Y para cerrar con broche de oro, por la aplicación de la Ley de Incentivos Médicos, los salarios de la CCSS son muy superiores a los que paga la UCR a los profesionales en ciencias médicas. Ningún profesor de la Escuela de Medicina se enriquecerá con estos salarios!  Definitivamente no son sueldos desmedidos, como han dicho las autoridades del gobierno.
 
A pesar de los escollos que el sistema político ha ido imponiendo a la UCR y a la Escuela de Medicina en particular, los estudiantes nuestros son los mejores del país y más allá. Desde que se implantó el examen para realizar el internado en los hospitales de la CCSS, 98% de nuestros graduandos lo han ganado con muy buenas calificaciones, a diferencia de los estudiantes de otras escuelas de medicina. Más de 60% de los postulantes que ganan una plaza de residencia (especialización) en el programa SEP/CENDEISSS son de la UCR. En las pasantías que realizan en prestigiosas universidades extranjeras, nuestros estudiantes vuelven con excelentes y honrosas calificaciones.

La democratización del ingreso a la UCR es un aspecto que debe ser defendido con firmeza.

En cuanto a la Escuela de Medicina, contrario a lo que muchos creen, aproximadamente 50% de nuestros estudiantes provienen de colegios públicos y la mayoría de ellos estudian con becas.

En fin, la pregunta no debe ser solo cuánto dinero más necesitan las universidades públicas para realizar sus labores de docencia, acción social e investigación, sino cuál es el tipo de universidad pública que el país requiere. ¿Será la que fundaron insignes ciudadanos como Rodrigo Facio, Carlos Monge, Rodolfo Céspedes Fonseca, Ettore de Girolami o la que quieren imponernos organismos internacionales y algunos tecnócratas y politiquillos actuales?

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La próxima Feria Internacional del Libro, por realizarse del 28 de agosto al 5 de setiembre, rendirá un homenaje a las letras cubanas, las

Fui nombrado peón en la Municipalidad de Desamparados, San José. Venía desde el presidio, gracias al beneficio del artículo 55 del Código Penal. Trabajaría

Déjeme decirle que, tal y como yo veo la cosa, lleva razón el Gobierno en oponerse a brindar a las universidades el presupuesto que

Ahora intentaré describir el sentido de esa afirmación,  reconociendo que muchos la juzgarán demasiado conjetural, especulativa y misteriosa. Por eso espero que quienes tengan

El riesgo de la inversión, el incremento de los costos por los años transcurridos desde que se hicieron las proyecciones originales y la caída

Así, dos componentes fundamentales para la construcción y el avance del conocimiento, la crítica y el debate, son comparados con una actividad pugilística.

Realizar una auditoría de la deuda externa latinoamericana y revisar los tratados bilaterales de inversión, que ponen en manos de una institución del Banco

La Administración Pública es simplemente la depositaria de los recursos y como tal debe rendir cuentas transparentes a la sociedad costarricense y al mundo
Semanario Universidad