La historia como campo unificado

a descorrer.De acuerdo a la exposición presen-te y acorde con otros tiempos, el tiem-po es otro, el espacio se convierte en un círculo cuyo

El tiempo y el espacio, como construcción prác-
tica de un estado continuo, es una búsqueda de

certezas en medio del acertijo que significa la

Creación Universal, el Todo. Y puesto que las evidencias

de la investigación humana nos muestran que todo está

conectado a todo, la ilusión de un encuentro con la tota-
lidad es posible, pero no en esta condición de presencia

y circunstancia física, sino en otra de rango vibratorio

más fino, las partículas de la sustancia primera de in-
teligencia y vida, donde tendríamos que resolver si lo

que entendemos por vida fue primero inteligencia que

creó la vida, o si la paradoja de la evolución posterior

y siempre a futuro, es otra.

De hecho, vivimos múltiples historias a la vez, como

si la gran historia de vida fuera una línea inconclusa, y

cada historia elemental trazara una sucesión de puntos

que la delimitan y prolongan.

De tal manera se posibilita la complejidad del estudio

de la historia, que las herramientas de la historiogra-
fía contemporánea del año 2.000 d.C. requieren una

renovación a profundidad para incorporarse al ojo del

investigador en ciernes dentro de este marco de refe-
rencia exploratorio, donde la historia como la hemos

conocido, desaparece y reaparece con velos distintos

a descorrer.

De acuerdo a la exposición presen-
te y acorde con otros tiempos, el tiem-
po es otro, el espacio se convierte en

un círculo cuyo diámetro se amplía

o recoge según el bisturí de la mente

indagadora, pero su radio de acción

es limitado; la capacidad humana ne-
cesariamente tiene que romper con el

lazo tradicional que la vincula con el

cuerpo humano convencionalmente

físico antropológico, para enriquecer

y trasladar su concepto hacia una

física del pensamiento.

Puestos en otra esfera de acción,

la historia del pasado no tendría sen-
tido, sino la historia en sí misma que

se revela; la ciencia y el arte de des-
cribirla, de escribirla en la contra-
dicción y armonía de sus contextos,

de llegarle al documento escrito en

otros códigos, cambia los métodos de

lo que se ha conocido como ciencias

sociales y con ello, de los motivos

que dan pie a los hechos humanos.

Ese análisis de la historia escrita

ahora sería objeto de investigación

unificada, pues lo que es pasado es

presente y futuro a la vez, todo uni-
do al todo en una línea de tiempo

circular.

La historia conocida se habría cir-
cunscrito al estudio del relato de do-
cumentos escritos de distintos signos

bajo una perspectiva de interpretar y

fijar ciertos eventos con criterios de

objetividad pero siempre subjetivos,

constituyéndose así en una evidencia

aparente, pues quedaría sin traer

a la luz de los acontecimientos la

parte más interior de la conducta

que define una época a través del

carácter que la hace distintiva como

naturaleza esencial de una cosa, ac-
ción y manifestación por signos de

procedencia y presencia mudable.

El espacio en el campo unificado

de la historia tendría que verse como

un medio homogéneo en la diver-
sidad, pues es donde situamos los

cuerpos y seres en movimiento como

una especie de metáfora rústica en la

magia de una olla con sopa de letras.

Atrás habría quedado la refe-
rencia de la sociedad como socie-
dad de las ciencias sociales, pues

se habría dado paso a la historia

como campo unificado de la física

del pensamiento y su materialidad,

hechos que se debaten a mayor pro-
fundidad en la sociedad de la vida y

la inteligencia de la Creación, cuya

primera explosión de manifiestos

morfológicos está impregnada de

otras expresiones cuya presencia,

influencia y agentes de atomización

y cambio todavía no perciben los

seres humanos para mirar con el

ojo elemental su propio destino, no

asentado permanentemente en un

planeta pasajero, sino en el polvo y

gas interestelar que ha producido la

parte física material con una nebu-
losa de signos a descubrir.

La naturaleza de semejante ima-
ginario está frente a nosotros, como

la locura que come los frutos del ár-
bol del conocimiento insatisfecho, en

un abrir y cerrar de ojos que capturó

la razón de ser de cada ser vivo den-
tro del libro que se acredita como el

de la historia humana, temporalidad

y limitación dentro de la historia de

la unificación del tiempo y el espacio.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En su comparecencia esta tarde ante los diputados de la comisión de Control de Ingreso y Gasto Público, el ministro Melvin Jiménez contestó que

Hay muchas formas de vivir. La creencia es un ele-mento que el hombre tiene para vivir; la creencia permite una seguridad a quien cree, trasmite ...

En una carta dirigida al Presidente de la Asamblea Legislativa, Henry Mora, el ministro Jiménez  aceptó  el pasado domingo  ser interpelado por

El presidente cubano Raúl Castro arribó la mañana de este martes al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría, liderando el arribo de los gobernantes latinoamericanos que

El ministro de la presidenciaMelvin Jiménez, y el presidente de la República, Luis Guilllermo Solís optaron por evadir preguntas en lugarde organizar sus respuestas

“Creo que se debe establecer un sistema de contratación que permita el control de calidad del trabajo que realizan los funcionarios, que se midan

En la actualidad, el ser humano día a día es capaz de descubrir cosas nuevas, las cuales llegan a revolu-cionar el estilo de vida de ...

En su comparecencia en la Comisión de Ingreso y Gasto Público, el ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez trastabilló ante los diputados, incurrió en
Semanario Universidad