La intimidad en los rastafari, Frankl y Abbott

Siempre me llamaba la atención que los rastafari de Jamaica, donde viví con mi familia por tres años, no utilizaran la expresión “nosotros”, sino

Siempre me llamaba la atención que los rastafari de Jamaica, donde viví con mi familia por tres años, no utilizaran la expresión “nosotros”, sino “yo y yo” (I and I). Al respecto, ahora me doy cuenta que Viktor Frankl (1905-1997) -psiquiatra judío-alemán,  sobreviviente de Auschwitz y otros campos de concentración nazi- construyó una clave al respecto con su concepto  intimidad. Frankl creía que ser humano es  ser-en-relación y lo más íntimo es amar, orar y morir:  Decía que las personas no debían ser interrumpidas cuando realizaban esas actividades; en esos momentos había que respetar su intimidad. Pero, tenga cuidado, estimado lector, estimada lectora: conforme al concepto de ser humano en Frankl,  intimidad no significa soledad; al contrario, se refiere al más puro acompañamiento, estar en relación con otra u otro como uno mismo,  es decir, yo y otro yo, según los rastafari. Pensando así, es imposible amar solo, orar solo o morir solo:

Amar es darse,  pero en serio, a veces contra los intereses inmediatos del otro o la otra, pese a sus preferencias, su voluntad, su percepción y su entendimiento:   amar no es complacer, tome nota, com (de compartir)–placer; tampoco es   “chiniar”, ni es adular; estos son meros egoísmos disimulados o racionalizados, como  explican los psicólogos. Amar es decir la verdad,  hacer crear, desarrollar y crecer a la otra y el otro,  le guste o no le guste.

Orar es  lavar la mente y ejercitar el espíritu, para hacer el bien contra viento y marea. Es pedir perdón al  errar y ofender; dar perdón al ser dañado y ofendido;  es compartir el pan  con el prójimo,   mediante el trabajo digno,  no  llenar su mano extendida servilmente, para generar dependencia o sumisión. Es aceptar y abrazar lo infinito inconocible, sin dejar de esforzarse, en cada paso, por conocerlo.

Morir es percibir  el canto de los allegados, como hizo Carmen, cuando el alma  vuela  en dimensiones desconocidas, descartando el cuerpo destruido antes de su tiempo o deteriorado por su tiempo; cuando estos ojos se cierran, para no ver más este rincón del universo, y otros se abren para ver el universo total; cuando estos  pulmones cansados dejan de inhalar el oxígeno de este mundo viejo, para que pulmones más vigorosos absorban las primera energías de  un mundo nuevo.

Sí, todo eso requiere intimidad: no se puede vivir con las distracciones de varios  ni percibir con la algarabía de la muchedumbre, ni disfrutar con la impersonalidad de lo público. Yo y yo se nutre de la privacidad de sí misma: lo cual no implica rechazo de la comunidad; al contrario, genera conciencia verdadera del prójimo, convicción más sólida  de cada uno, como  los nodos de plomo que las redes de los pescadores deben tener para  que se  hundan  en el mar y  atrapen los peces que nadan bajo la superficie.
Al respecto, no necesito escudriñar mi propia mente para decir lo que ya fue dicho  mejor por Abbott, hace 127 años, en la libertad, las fantasías y  las contradicciones  de un sueño: “¡Arriba,  no al Norte!, me encanta como una  esfinge. Es el martirio que vivo por la verdad de las temporadas en que cubos y esferas se escurren al trasfondo de existencias precarias: cuando la tierra de tres dimensiones parece tan visionaria como la de dos, una o ninguna; no, aún cuando esta dura pared  me impide traspasar el horizonte; estas mismas lápidas en que escribo, y las realidades substanciales de Tierra-plana no parecen mejores que el efecto de una imaginación restringida o el tejido incierto de este sueño. . . . (Después)  ¡Abajo! ¡abajo! ¡abajo! Descendía rápidamente;   y sabía que el regreso a Tierra-plana era mi destino. Tuve una visión momentánea, una última vislumbre inolvidable, de ese monótono desierto que sería mi universo otra vez  se extendió ante mi vista. Entonces,  la oscuridad”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Gadafi, Guatemala, genocidio, comienzan todos con la letra “g”. Se puede discutir si la que va en mayúscula es más grande o más pequeña

Cuando mi hija era pequeña, muchas veces venía a mi mente la canción de Joan Manuel Serrat: “Esos locos bajitos”. En esa época daba

Mientras Darwin se reconoce en su búsqueda del origen de las especies, René Girard no cesa en el intento por mostrar los orígenes de

Con el acto de inauguración oficial, la mañana de este viernes inició la XIX edición de los Juegos Universitarios Costarricenses (JUNCOS) que se realizarán

Después de una semana con miles de especulaciones, análisis y vaticinios para descubrir el par de sobrevivientes, Liga Deportiva Alajuelense (los leones) se quitó

Como una oportunidad que enriq uece el panorama político del país, valoraron analistas la crisis institucional por el rompimiento del quórum que

Científicos y académicos costarricenses debatieron acerca de la regulación legal nacional de los organismos genéticamente manipulados (OGM) -comúnmente denominados como transgénicos-, en el foro

Este tema  me es cercano y vital; por ello he tenido la motivación para escribir varios libros, artículos en revistas especializadas nacionales e internacionales
Semanario Universidad