La jubilación y el acceso al crédito

Después de haber laborado 40 o más años, dándole al país lo mejor de sí, es entendible que nos merecemos un reconocimiento social, que

Después de haber laborado 40 o más años, dándole al país lo mejor de sí, es entendible que nos merecemos un reconocimiento social, que conlleve a una manutención  por el resto de la vida que nos pueda deparar el supremo. Ya que se entiende desde la concepción misma Rousseniana, que el contrato social a cambio de la restricción de la libertad cedida, fue con el fin de obtener el beneficio Estatal de una vida mejor ante nuestra débil naturaleza humana.

Y esta debe ser de manera digna, pues para eso se ha contribuido con la seguridad social, en pro de los antecesores y que ahora les corresponde a las generaciones venideras, cumplir con dicho acuerdo.

 

En muchos casos, lastimosamente no se ha entendido que jubilación significa alegría, dicha y prosperidad, para nuestros canosos ciudadanos, después de que han cumplido con la misión sublime que la patria les demandó en el desarrollo social, político y económico, con el fin de darle sostenibilidad y robustez al Estado Democrático, en beneficio de una mejor vida para las generaciones venideras.

 

Es que desde la trinchera que nos hayamos desempeñado o −en palabras del dramaturgo William Shakespeare− desde el hilo conductor de la obra en que nos haya tocado participar, debemos sentirnos orgullosos y esperanzados en el reconocimiento social.

No importa –entonces− si el despeño fue como empresario o trabajador, si el trabajo fue de reconocimiento mundial o de anonimato. Recordemos que el mundo real no es de héroes o famosos, ese es el de los menos, sino que por el contrario, el orbe está en constante construcción de perfectibilidad, por la suma de los pequeños empujones que cada trabajador honesto, leal y digno pueda dar en beneficio de su familia y de su Nación. Al final de la jornada de la vida, no hay nada más gratificante que poder decir con frente en alto y  voz altiva, que se cumplió con el deber que la patria y los seres queridos nos demandaron.

No obstante, pareciera que se olvidan estos principios naturales, junto con el bagaje cultural que representan los jubilados de nuestro país, y más bien, pareciera que en muchos casos se les está discriminando de manera injusta e infame, como es el hecho de denegarles algunos beneficios por razón de edad o condición de jubilados.

Si bien existen  disposiciones dentro del código civil y en la ley no. 2248 (De pensiones y jubilaciones), que prohíben embargar las pensiones, ello no da pie para que los mismos no pudieran acceder a pedir créditos.

El hecho de ser jubilados no debería significar que haya muerte comercial, pues para ello es dable el otorgamiento de fianzas y otras garantías reales que respondan ante un eventual incumplimiento, siempre y cuando el solicitante, sea elegible previo estudio crediticio. Incluso el Instituto Nacional de Seguros −por orden de la Sala Constitucional (votos nos. 4746, 4748 ambos del año 2006)− ha dispuesto de pólizas de seguro, para que en casos de muerte, enfermedad u otros factores (v.gr. edad) que pudieran dar al traste con los compromisos adquiridos por el jubilados, los acreedores puedan satisfacer sus intereses crediticios.

Como se aprecia, el país está comprometido por medio de sus leyes y las autoridades públicas a hacer respetar un ambiente libre de discriminación por razón de condición y de edad. Es precisamente este tipo de pensamiento social que se debe propiciar, con el fin de  enaltecer cada vez más a nuestra pequeña tiquicia.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Varios pacientes aislados, y cuatro pacientes fallecidos por la bacteria Clostridium difficile ha puesto de nuevo en estado de alerta al sistema de salud

Sentenciado a 80 años de prisión, el general Efraín Ríos Montt fue hallado responsable de los delitos de genocidio y crímenes de lesa humanidad,

Continúan las interrogantes debido al silencio de los no inocentes… ¿Será que la educación en lenguas costarricense fue “concesionada” bajo un modelo sui géneris de

El edificio tendrá un área de $24 500 metros cuadrados que incluirán 45 aulas, biblioteca, laboratorios, salas de cómputo y estudios de radio y

M.Sc. Oscar Molina Molina, Director Oficina de Servicios GeneralesMg.Gustavo Pérez Astorga, Jefe Sección de Seguridad y Tránsito Respecto al artículo escrito por el estudiante Sergio

Más allá del costo que tendría un viaje en un avión privado, o los gastos de estadía para asistir a una boda en Perú,

Las exportaciones de Costa Rica a Estados Unidos en el 2012 fueron $4451, según COMEX, cifra que es la tercera parte de lo que

Información errónea sobre la identidad de Alejandro Uzaga, difundida por Noticias Repretel. (Foto: tomada del muro de Facebook del CADH)El Centro en Acción por
Semanario Universidad