La participación administrativa en instancias decisorias es un derecho

El 13 de mayo de 2011 el Consejo Universitario concluyó una propuesta de reforma al Estatuto Orgánico para que la comunidad administrativa participe con

El 13 de mayo de 2011 el Consejo Universitario concluyó una propuesta de reforma al Estatuto Orgánico para que la comunidad administrativa participe con voz y voto en las instancias colegiadas de la Universidad de Costa Rica.

Los miembros de la comisión extraordinaria que trabajaron en la propuesta invitamos a todos los universitarios (as) a una reflexión sobre el tema con el fin de analizar la conveniencia de la participación de nuestra comunidad en las instancias colegiadas de la UCR.

El trabajo se inició a partir de una resolución del Consejo Universitario de crear una Comisión Especial que analizaría, evaluaría y propondría las reformas estatutarias, sobre la representación administrativa en las instancias colegiadas de la institución.

El tema de la representación administrativa  en la UCR no es nuevo, ha sido planteado reiteradamente por nuestros representantes administrativos ante el Consejo y fue analizado, discutido y aceptado en el VI Congreso Universitario y sometido a la Asamblea Colegiada Representativa, la que al finalmente la rechazó.

A pesar de que hasta la fecha las propuestas no se han incorporado al Estatuto Orgánico, en la Comisión Especial consideramos que es pertinente realizar la modificación para que la comunidad administrativa pueda participar en los órganos colegiados.

Democracia y derecho.Queremos aprovechar este espacio para presentar brevemente las razones fundamentales, del porqué la comisión concluyó que es necesaria una representación real de la comunidad administrativa.

Primero: se ha considerado que a pesar de que  dentro de la institución existe un espíritu democrático, la estructura organizacional le da existencia a la comunidad administrativa y que representa el 40% del personal de la UCR.

Sin embargo, las normas estatutarias relacionadas con organización política y jerarquía de la Institución otorgan a la comunidad administrativa una mínima representación, con sólo una única persona en el Consejo.

Los sectores externos han contado con mayor representación, como lo demuestran las estadísticas de la última elección a la rectoría, donde estos tuvieron una representación del 2,5% mientras que la representación administrativa correspondió solamente el 0,05%.

Es claro que existe una evidente inequidad y desigualdad dentro de la comunidad universitaria, constituida por profesores y profesoras, estudiantes, funcionarias y funcionarios  administrativos, según lo establece el artículo 1 del Estatuto.

Segundo: creemos que la comunidad administrativa tiene mucho que aportar en las discusiones de alto nivel, porque es precisamente este sector el que día con día, atiende y resuelve los asuntos que permitirán de una u otra manera facilitar la docencia, investigación y acción social.

Además,  la comunidad administrativa ha cambiado debido a las políticas de profesionalización y mejoramiento en las que se han invertido recursos económicos en capacitación y formación del personal.

Tercero: hemos tenido contacto con otras universidades públicas estatales y hemos constatado que la participación administrativa en la toma de decisiones ha enriquecido los procesos de toma de decisiones institucionales.

Cuarto: estamos convencidos de que la Universidad debe fortalecer la pluralidad dentro de los órganos de decisión y esto se facilitaría si se incluye a la comunidad administrativa; esto contribuiría a una mayor reflexión, debate y adopción de acciones y políticas universitarias.

Quinto: Se fortalece la cultura democrática porque se estaría fortaleciendo los mecanismos de rendición de cuentas  y de transparencia institucional, porque existe equidad en la participación de todos los sectores de la comunidad universitaria, dentro de los procesos de fiscalización institucional.

Sexto: no encontramos justificación para que una comunidad democrática formada por tres sectores, solo dos de ellos pueden decidir sobre el futuro de la Universidad, porque solamente ellos pueden participar en la toma de decisiones de alto nivel, considerando que todos somos importantes para el fortalecimiento  de la institución.

Es paradójico que la Universidad promueva hacia afuera los valores democráticos y el sentido de comunidad, solidaridad e igualdad; pero a su interior mantenga normas que contravienen esos principios para un sector de la comunidad universitaria.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

La Superintendencia  General de Entidades Financieras (SUGEF) trasladó a la Contraloría General de la República (CGR) una denuncia del diputado José María Villalta, del

La otra mitad de mi diferenciaCarlos Díaz ChavarríaPoesíaEditorial Mirambell2012En este conjunto de poesías, Carlos Díaz Chavarría confiesa su amor ilimitado por lo femenino. Rasga

¿Qué es la felicidad? Responder a esta pregunta, y responder de tal manera que con esa respuesta pueda uno más o menos guiarse, es

La ausencia de la mandataria en las próximas cumbres regionales de gobernantes, mientras Nicaragua desempeña la presidencia pro témpore del SICA, es además una

Capítulo VIDe vuelta a Moscú teníamos ganas de oír nuestro propio idioma y a nuestra propia gente, pues por mucho que los ucranianos

Poco antes de que el pasado 1 de julio se realizara la marcha de la Diversidad Sexual, el Foro Fuerza Verde hizo circular su

Cañas: hombre de Estado y empresarioRafael A. MéndezEnsayo históricoEUNED2012 La figura del general José María Cañas es esencial en el proceso histórico costarricense y destacada

En la década de los cincuentas, el PLN sufrió un fuerte golpe en las elecciones nacionales, a raíz de una situación que ningún simpatizante
Semanario Universidad