La próxima guerra

La guerra que se viene estallará mañana lunes por la tarde…. (Joaquín Sabina)Desde hace años, después que los países europeos se unificaron económicamente hablando,

La guerra que se viene estallará mañana lunes por la tarde…. (Joaquín Sabina)

Desde hace años, después que los países europeos se unificaron económicamente hablando, empezaron mis sospechas.

Latinoamérica y el Caribe, los “patios traseros” de los Estados Unidos en guerras fratricidas; los países africanos cada vez más miserables (da vergüenza al ser humano ver los documentales africanos, en donde unos carajos que parecen monos vestidos de militares, (y que son gorilas) y que son armados por los Estados Unidos, Rusia, Bélgica, Francia e Israel, etc., se apropian de los últimos gramos de riqueza que puede tener el continente africano después del saqueo de los colonialistas alemanes, ingleses, franceses, holandeses, españoles, portugueses e italianos), robándoles sus animales, sus diamantes, su oro y toda su madera hasta dejar África semidesértica.

Por  otro lado, el gobierno de los Estados Unidos empieza en una recesión, que por el sistema mismo que tienen, ha permitido que unas cuantas familias tengan más riqueza que el gobierno mismo, y son las que en realidad mandan en ese país.

Mientras tanto, el ciudadano estadounidense promedio se parece cada vez más a Homero Simpson (de ahí el éxito de la serie, porque ellos se ven caricaturizados en ella). Al mismo tiempo, la Comunidad Económica Europea, se está derrumbando (véase lo que pasa en España, Portugal, Grecia, y los miembros de la comunidad del Este); el derrumbe de la Unión Soviética, el descalabro en Alemania debido a la unificación.

Paralelamente, China surge como un gigante de la economía, de tal manera que los Estados Unidos tiene una deuda inmensa de miles de millones de dólares con el gobierno Chino. Ya sabemos que cuando el dinero se acumula en pocas manos, y esas pocas manos que tienen el dinero no quieren ni soltar un poquito (para la gran mayoría de habitantes del mundo), el asunto se resuelve, destruyendo sistemáticamente todos los bienes creados, es decir, haciendo una guerra mundial.

Recuerdo mi época estudiantil, cuando un amigo al que no le creíamos mucho, afirmaba que la próxima guerra mundial sería entre Rusia junto con Estados Unidos en contra de China y Europa; de lo que sí estoy seguro es que el escenario de la guerra no va a ser Europa, pues ya sufrieron lo que sufrieron en la segunda guerra; en consecuencia, el próximo escenario será América, Asia, y algunas partes estratégicas de África. Tal vez lo que él decía será cierto. De lo que sí tengo certeza plena es de la frase dicha por Albert Einstein: “Si los hombres hacen una tercera guerra mundial con armas atómicas, la cuarta guerra mundial será con piedras y con palos”.

Las razones de la primera y la segunda guerras mundiales fueron precisamente eso: la polarización de la riqueza que las sociedades producen, haciendo que la riqueza misma se acumule, se acumule, se acumule, en muy pocas manos, y la pobreza se aumenta, se aumenta, se aumenta, en miles de millones de manos. ¿Por qué no cambiar el sistema?  Nuestra democracia va de mal en peor: los obreros y los campesinos se mueren de hambre, y sus hijos, frente a la miseria y la falta de protección del estado, optan por la delincuencia, el sicariato, la droga, la prostitución, etc.

Mientras tanto, ese montón de dinero que producimos en Costa Rica y en toda América Latina, se va a unas manos extranjeras, es decir, a los países del Norte… “Pero aquí abajo, abajo, cada uno en su escondite hay hombres y mujeres que saben a qué asirse aprovechando el sol y también los eclipses apartando lo inútil y usando lo que sirve. Con su fe veterana el Sur también existe” (J.M. Serrat)).

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Es difícil “ponernos en los zapatos del otro”. Aún más lo es, cuando ese otro, se encuentra desprovisto la mayor parte del tiempo, de

Los aspectos más trascendentales de la próxima campaña electoral para la rectoría en la Universidad de Costa Rica tienen que ver con la defensa

Mientras el Ministerio de Educación dejó de gastar ¢14.871 millones en el 2010, muchas escuelas siguen esperando reparaciones y mejores en su infraestructura. (Foto:

Una filosofía del tugurio nos podría asegurar la posibilidad de una mayor seriedad  en materia de comprensión humana. Un tugurio de la filosofía es

Lo que sigue es la reproducción del relato que escribí de mi única entrevista con Borges, que tenía entonces 62 años (y su madre,

Recapitulando mi artículo anterior publicado en este semanario (Algunas  reflexiones III), considero que la disminución del papel del Estado es una cuestión de principios.

A mediados del siglo pasado, Sigmund Freud advertía que una de las características más peligrosas de las sociedades modernas era la exacerbación del malestar.

Al viejo zorro del periodismo no le gustan las grabadoras. Ni siquiera las antiguas, de pilas y casette. Más allá del folio y una
Semanario Universidad