La universidad necesariamente pública y públicamente necesaria

La academia comprende, más allá de la enseñanza-aprendizaje, el desarrollo de habilidades, destrezas y aptitudes para la investigación en una diversidad de dimensiones de

La academia comprende, más allá de la enseñanza-aprendizaje, el desarrollo de habilidades, destrezas y aptitudes para la investigación en una diversidad de dimensiones de un ámbito homogéneo o heterogéneo. Es abierta, transparente y participativa, y contribuye al desarrollo personal, colectivo, institucional, regional, nacional e internacional.

La académica y el académico son personas, individuales o colectivas, destinadas a hacer academia, miembro activo y recreativo de la sociedad.

Su vocación la construyen y renuevan al desempeñarse con inclinación científica, habiendo obrado profesionalmente.

Esto los hace diferentes de los profesores o catedráticos, quienes se ocupan más de aprender, transmitir y enseñar conocimientos, que de ejercer una ciencia.

Benjamín Núñez escribió que “el producto social de la Universidad consiste en la generación del saber racional y su aplicación en una sociedad concreta”. Implica, “producir y transmitir conocimiento”.

El ámbito académico es, además de todo eso, estructura y organización y gestión instrumental racional. La eficiencia y la eficacia son medios que justifican fines, el logro y creación de oportunidades. La orientación de la universidad necesariamente pública y públicamente necesaria, es entregar “al estudiante una destreza socialmente calificada y funcionalmente positiva, respecto a la obtención de objetivos centrales del desarrollo nacional y del país al servicio de su población”.

Se requiere de una unidad de investigación dirigida por científicos competentes para promover, facilitar, articular, integrar, publicar, transferir, y de ser posible aplicar, las investigaciones en las distintas áreas. Los científicos han de ser personas con idoneidad y vocación científica comprobada.

Cada unidad académica debe ser dirigida por académicos y académicas con vocación conocida, probada y catedrática.

La cátedra no es un podio o púlpito en sí y para sí; más bien es el ejercicio o función del catedrático y la catedrática. En tanto facultad de éstos, refiere a la enseñanza-aprendizaje de una materia particular o conjunto de estas. Las técnicas, herramientas, teorías y métodos, han de tener sentido precisando requisitos y pre-requisitos pertinentes.

Se prescinde así de toda espontaneidad, dando cabida a la satisfacción de necesidades puras del profesional orientadas a objetivos nacionales. Esa universidad pública no puede estar satisfecha con la producción de burócratas, muchas veces sin conciencia social alguna.

Debe enfatizar en la ciencia y el conocimiento científico, promoviendo el desarrollo de aptitudes para tal fin.

Hay que hacer esfuerzos para evitar una enseñanza destinada a acumular conocimiento en los y las estudiantes, si es que ese propósito se logra. En cada área es necesario discriminar contenidos con escaso efecto en la enseñanza-aprendizaje.

La extensión es el espacio que ocupa un ente, al expresar acción y efecto hacia adentro y hacia afuera. Las partes del todo se deben a la capacidad -actitud/aptitud- para trascender. Implica crecer, pero sobre todo desarrollo y evolución permanente.

La extensión ha de aprehender, empoderarse, saliendo del encierro o claustro, de la realidad nacional. Implica una vocación social hacia siempre expandibles horizontes: “No menosprecia la tarea del valor universal propio… cuya acción, por su misma naturaleza, trasciende el tiempo y el espacio concretos en que funciona”, sentenció Núñez.

En cuanto academia, la extensión es el conjunto de acciones estratégicas destinadas a discutir, completar y concretar la realidad nacional.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Recientemente Costa Rica ha visto en la arena pública a personalidades del Partido Liberación Nacional (PLN) levantando la mano y diciendo “presente”, con una

Empiezo este comentario con la frase: “Cosas veredes que farán fablar las piedras” (atribuida al Quijote, aunque pertenezca al Mío Cid) porque sería grandioso

Deseo referirme al nuevo libro del Doctor Carlos Quirce  Balma, ya que hace honor a la conciencia para la Costa Rica del siglo XXI.Hablar

Desde que se produjo la invasión nicaragüense a la isla Calero, afirmábamos, netamente, que se trataba de una violación flagrante a la soberanía nacional.El

Tres candidatos se disputarán el honor de ocupar la rectoría de la Universidad de Costa Rica (UCR), luego de que la semana anterior quedaran

Con la convocatoria a la elección de la persona que ocupará la rectoría durante el cuatrienio 2012-2016, la Universidad inició su “ciclo plebiscitario”. Aparte

Por ser parte o tener conocimiento de la existencia de la sociedad “Laura hacia el Dos Mil Diez S.A”, la cual habría funcionado como

El incidente entre Carlos Villalobos, Esteban  Mata, dos periodistas de  La Nación, y  Óscar  López, presidente del PASE, presenta la oportunidad para llamar
Semanario Universidad