La verdad que no queremos ver: condiciones de empleo en Enfermería

A raíz de los artículos publicados en el Semanario UNIVERSIDAD y sobre las carreras universitarias con mayores y menores fuentes de empleo.

A raíz de los artículos publicados en el Semanario UNIVERSIDAD y en el periódico La Nación sobre las carreras universitarias con mayores y menores fuentes de empleo basados en los datos de un estudio realizado por el Conare, es de suma importancia expresar por este medio nuestra perspectiva, como estudiantes de Licenciatura en Enfermería, acerca de las condiciones de empleo en el ejercicio de la Enfermería.

La situación laboral de las (os) profesionales de Enfermería requiere un análisis profundo, ya que esta se asocia al ser, saber y hacer de la Enfermería y a su impacto en la mentalidad de la sociedad.
Para abordar esta temática es primordial destacar el contexto histórico por el cual la Enfermería es lo que es hoy en día; por esta razón se debe considerar que desde sus inicios ha sido una profesión predominantemente contestada por mujeres, por lo que social y culturalmente ha sido asociada con las labores de cuido y crianza, donde se esperaba que la mujer actuara con abnegación, devoción, obediencia y sumisión.

Actualmente, la Enfermería es una profesión cuyo objeto de estudio es el cuidado, el cual se basa en el método científico plasmado en el Proceso de Atención de Enfermería y apoyado en las teorías propias de la profesión; esto permite abordar las necesidades que tenga la persona y favorecer la recuperación de su salud empoderándola de su propio cuidado. Es importante mencionar que la salud es un proceso que implica componentes sociales, económicos, ambientales, personales e interpersonales.

Según menciona el artículo publicado por el Semanario UNIVERSIDAD, Enfermería es una de las carreras con mayor oportunidad laboral; sin embargo, se le resta importancia al hecho de que las personas profesionales de esta carrera son contratadas como auxiliares, es decir subcontratadas.

Si se analiza la situación actual con mayor profundidad, se puede observar que la carrera de Enfermería no ha sido protagonista; esto debido a que en los servicios de salud de Costa Rica predomina el paradigma biomédico. Pese a esto, la formación dada en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Costa Rica (UCR) se ha destacado por tres pilares en los que se basa: Acción Social, Docencia e Investigación. Además del desarrollo de un plan de estudios que se caracteriza por incluir los principios de Atención Primaria de la Salud de la Organización Panamericana de la Salud, proporcionar una visión desde los Determinantes Sociales que afectan la salud de las personas, promover el proceso investigativo a través de toda la carrera y fomentar un trato integral hacia la persona que necesita la atención de Enfermería; gracias a lo anterior en el mes de marzo se obtuvo la Reacreditación por parte de Sinaes, reconociendo la calidad y excelencia con que se desarrolla la Enfermería en la UCR.

Incluso sucede que según la ley 8798 publicada el 30 de abril de 2010 en el diario La Gaceta, se establece que el Estado costarricense y sus instituciones seleccionarán y contratarán preferentemente al personal graduado de carreras oficialmente acreditadas por Sinaes; situación que no se cumple por completo, por lo que es claro que no se valora el esfuerzo realizado por el estudiantado de la UCR.

Actualmente, existen espacios de trabajo para profesionales en Enfermería que no se han explotado en su totalidad; por ejemplo, los escenarios laborales y escolares, que son puntos estratégicos para realizar labores de promoción de la salud, prevención y control de enfermedades. El trabajo que se ejecuta en dichos espacios permite al profesional de Enfermería dar respuesta a las necesidades específicas de la población, lo que a su vez facilita un abordaje más rápido de múltiples situaciones relacionadas con la salud.

Finalmente, de este análisis, se plantean las siguientes interrogantes: ¿Por qué si la UCR cuenta con una carrera de Enfermería reacreditada, la opinión es obtenida de estudiantes ajenos a la institución? ¿Por qué el artículo publicado el día 25 de marzo hace énfasis en la realidad de los odontólogos, y deja de lado a nuestro parecer la realidad de Enfermería? ¿Por qué las instituciones públicas no contratan profesionales de Enfermería de universidades que cuenten con la acreditación de Sinaes?

Enfermería es invisibilizada por la sociedad que desconoce mucho del trabajo que un enfermero o enfermera realiza pero, como estudiantes y defensores de esta, es momento de darle voz y voto, hacernos escuchar y seguir trabajando por mejorar el futuro de la profesión como la disciplina científica que es.

Por Mariana Otárola, Vanesa Santamaría y Priscilla Zúñiga


Estudiantes de Licenciatura en Enfermería
[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Entre enero y abril de 2015, el número de llegadas por mar de inmigrantes a Italia ha rondado los 25.000

El problema no es Cocorí. Ojala fuera así de simple. Si ese fuera el problema, podríamos hacer sin más una “apropiación crítica

En el proceso de reanudar relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el presidente Obama informó a su Congreso que “el Gobierno de Cuba

Semanario Universidad