La vida humana y defensa de los actos privados

No obstante, la Sala Constitucional o popularmente conocida por el pueblo, como Sala lV, y como lo dijo en una oportunidad el profesor, Jorge

El Código Penal Costarricense establecía en el artículo 114 un tipo cuyo título era “Tentativa de Suicidio”, imponiéndole al que intentare matarse una medida de seguridad consistente en un adecuado tratamiento psiquiátrico. O sea un juez penal obligaba al autor frustrado a someterse a la salud pública. 

No obstante, la Sala Constitucional o popularmente conocida por el pueblo, como Sala lV, y como lo dijo en una oportunidad el profesor, Jorge Sáenz Carbonell: “Ácremente censurada por unos, alabada por otros, pero no ignorada”, vino mediante voto 14.192 del año 2008 a declarar inconstitucional la anterior disposición, en el tanto consideró que la sanción penal impuesta por el Estado a través de la medida de seguridad, no se convertía en un mecanismo que atemperara a la persona de sus impulsos suicidas; sino por el contrario, lejos de ayudar a superar dicha situación podía desencadenar más violencia contra sí, en perjuicio de su vida.

La anterior tesis no la comparto, por cuanto si bien el artículo 28 de la Carta Magna  manifiesta que las acciones privadas que no dañen la moral o el orden público, o que no perjudiquen a tercero, están fuera de la acción legal, en el caso de una persona que quiera suicidarse y no lo logre por una u otra razón, ello sí perjudica a todo el conglomerado costarricense, a todo su sistema de salud social y económico que hemos construido con tanto orgullo. Además que suscita  alarma en toda la opinión del país y a su mismo núcleo familiar, en calidad de terceros interesados en el bienestar del presunto suicida.

El hecho de que  se adolezca de un sistema o mecanismo social regulador y capaz de cumplir con el fin terapéutico, que buscaba la medida de seguridad, no venía a desmeritar la norma hoy derogada. Más bien, por el contrario, a dicha regulación había que complementarla en la práctica, ideándose un verdadero sistema de contención y de rehabilitación en procura de un bienestar social general.

Con lo anterior, hubiéramos contribuido con el robustecimiento no sólo de la paz social por la que nos caracterizamos, sino por lo preceptuado en el artículo 21 de la Constitución Política, de la inviolabilidad de toda vida humana, sin ninguna distinción social.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El destacado científico nacional Dr. Rodrigo Zeledón, entrevistado recientemente por el arquitecto Roberto Villalobos en el Canal 15,  planteó con gran propiedad cuál es el ...

La decisión de agosto de la Sala IV que declaró constitucionalmente improcedente, o sea ilegal, el deseo de la jerarquía católica local, avalado con fervor ...

La Oficina de Seguridad y Tránsito de la Universidad de Costa Rica (UCR) aplica multas por parquearse dentro de los campos oficiales sin que

Un crecimiento en el presupuesto universitario que correspondería al 1,5% del Producto Interno Bruto, es decir un aumento superior al 8% al final de

La eventual construcción del Proyecto Hidroeléctrico El Diquís (PHED) no afectaría comunidades indígenas, al estar las tierras previstas para la obra en propiedad de

Déjeme decirle que, tal y como yo veo la cosa, lleva razón el Gobierno en oponerse a brindar a las universidades el presupuesto que

Karla Golfín Guevara, campeona nacional de tenis durante varias temporadas, no duda en afirmar que la briosa tenista belga, Kim Clijsters, es la gran

Objetivo: terminar de descarrilar toda la actividad estatal democratizadora que ha hecho a Costa Rica destacarse en desarrollo humano. “Vanifican” así el artículo 50
Semanario Universidad