Lo que Costa Rica debe realizar

Se debe implementar una serie de acciones fundamentales para disminuir la pobreza y la desigualdad, el déficit fiscal, la evasión fiscal,

Se debe implementar una serie de acciones fundamentales para disminuir la pobreza y la desigualdad, el déficit fiscal, la evasión fiscal, la reestructuración del sector púbico, mejorar el control del gasto público y la competitividad del país. Es necesario que Costa Rica pueda disminuir la pobreza, que actualmente afecta a más de un millón de personas, y está actualmente en un nivel del 20,5 %, y que se mejore el accionar de las entidades del sector público, para que más costarricenses puedan disfrutar de los beneficios del desarrollo y por ende tener una mejor calidad de vida. Nos debe llamar la atención la situación que se presenta en nuestro país con el desempleo, la pobreza y la desigualdad.

Actualmente, Costa Rica presenta una de las desigualdades más alta de América Latina. De acuerdo con el XIX Informe del estado de la Nación, en los últimos 20 años la desigualdad se disparó y hoy el ingreso del quintil más rico de la población es 24,8 veces mayor que el ingreso del quintil más pobre. No se ha logrado que las políticas sociales tengan efecto sobre la pobreza, la distribución del ingreso y mejores oportunidades para los pobres, debido en parte a exceso de burocracia y los costos que ello conlleva, aunado a existen más de 20 entidades que ejecutan programas para combatir la pobreza, y sus resultados son muy deficientes.

Se debe resolver la problemática del déficit fiscal, aumentando la recaudación de los ingresos, por ejemplo disminuyendo la evasión fiscal. Se debe también realizar un mejor control del gasto público, restringiendo la creación de plazas, eliminando gastos superfluos. Se debe restringir los gastos de alquileres, gastos de viaje al exterior, consultorías y gastos de publicidad. Se debe ser en el sector público más eficiente en el gasto público. Se debe propiciar una gestión por resultados en el sector público mediante herramientas como el presupuesto por resultados, que responde a la necesidad prioritaria de mejorar la eficiencia y eficacia del gasto público, vinculando la asignación y uso de los recursos a resultados de gestión de las instituciones, utilizando en forma sistemática e institucional la información de desempeño para la toma de decisiones presupuestarias.

Con la implementación del Presupuesto por Resultados en el sistema de presupuesto por programas, se pretende mejorar la forma en que los bienes y servicios de las entidades públicas lleguen a los ciudadanos. Se debe enfrentar el déficit fiscal que en el 2013 alcanzó   un 5,5 % del PIB. Es necesario que se tomen las medidas pertinentes para sanear las finanzas públicas a efecto de reducir el déficit fiscal, conscientes de que existen dos vertientes: la de los ingresos y la de los gastos.

Se debe realizar la restructuración del sector público que, con más de 300 entidades y 900 programas, tiene un accionar poco ágil y no se logran los resultados adecuados para mejorar el desarrollo del país. Se debe definir sobre la situación salarial del sector público, y establecer una ley de empleo público que elimine las diferencias tan sustanciales en los salarios que se pagan el sector público; actualmente hay más 1.300 funcionarios que tienen salarios que oscilan entre 3 millones y 20 millones. Se debe limitar el monto de las pensiones de privilegio y mejorar las pensiones que no superan los 300.000 colones. Reformar el impuesto sobre la renta, y establecer el concepto de renta global, para que realmente toda persona pague de acuerdo con el nivel de ingresos que genera. Por ser un impuesto directo afecta menos a las personas con niveles de ingresos bajos.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Se debe implementar una serie de acciones fundamentales para disminuir la pobreza y la desigualdad, el déficit fiscal, la evasión fiscal,

Este ha sido un tema bastante tratado por medios de prensa escrita y el sector académico. En esta opinión se pretende rescatar

Lo que hay que salvar ante todo es el proceso de liberación de nuestro pueblo”. Monseñor Romero, homilía, 6 de enero de 1980
Semanario Universidad