Lo que no me dijeron cuando ingresé a la U…

Se desató la locura en el pueblo, pues un auto de alguna U pública rodaba por las calles y brillaba el logotipo por los

Se desató la locura en el pueblo, pues un auto de alguna U pública rodaba por las calles y brillaba el logotipo por los callejones; quizá decía UCR, UNA, UNED o TEC; algunos compañeros y compañeras ya empezaban a soñar con una ingeniería, ser médicos, abogados y hasta microbiólogos –normal en una cultura donde si no estudias una carrera que reproduzca las desigualdades del mercado te ven con desprecio-; si decías que querías estudiar teología te escupían la cara y si pronunciabas las palabras “quiero estudiar F-I-L-O-S-O-F-Í-A” te desconocían como ciudadano.

Inmediatamente empezaron las charlas padre e hijo/a –repito, normal en una sociedad patriarcal-. El padre te dice qué sería lo más recomendable para estudiar, te recomienda nombres, universidades y demás, siempre apuntando a carreras que reproducen el mercado y el sistema en el tiempo y espacio.

Lo que no me dijeron es que cerca del 50% de personas que realizan el examen de admisión no lo aprobaban y que su futuro se veía truncado y desechaban sus oportunidades de estudiar; o tenían que pedir un préstamo para estudiar en una universidad privada. Y luego trabajar para pagarlo. Reitero, algo normal o mejor dicho naturalizado en un país y sistema excluyente, donde no todos tienen derecho a una educación superior. Donde no todos y todas somos iguales y tenemos las mismas oportunidades.

También, seguro por la amnesia social y la miopía académica que ronda por doquier, obviaron decirme que cerca del 79% de estudiantes de la U pública provienen de colegios públicos, colegios en donde abunda la mala infraestructura y muchos estudiantes tienen que trabajar para poder estudiar.

Posiblemente por cuestiones de tiempo y agenda apretada, no me dijeron que a la hora de empezar las clases tendría que manifestarme por mi propio presupuesto; iba a tener que ir a las calles a exigir más becas (las cuales actualmente no alcanzan), menos recortes y más FEES. Y que a cada manifestación que fuera iba a ser reprimido por la Fuerza Pública; se iban a realizar arrestos sin causa, golpes desmedidos, sangre en las frentes de los estudiantes. Olvidaron también decirme que iba a tener que ir a la Asamblea Legislativa a realizar presión para que no se aprobara la ley que prohíbe sacar fotocopias a los libros, libros que ocupaba para leer y que luego podrían costar miles de colones mientras la presidenta se toma un vino en Washington y los Arias juegan póker en un club josefino.

Tampoco me comentaron que el OIJ entraba a la universidad a agredir a los estudiantes y golpear profesores; dañando y desboronando la poca autonomía universitaria que aún queda.

Ni por tener cara de feo me contaron que me iban a llamar “chancletudo” o “revoltoso”, por defender la tierra de la contaminación minera y por oponerme a la expansión piñera, y que algunos me iban a menospreciar por venir de fuera del Valle Central; replico: normal en Costa Rica donde se exacerba el “valle-centralismo”, donde algunos y algunas piensan que este país solo está compuesto por San José, Heredia, Alajuela y Cartago (y dentro de estas provincias solo denotan las cabeceras de provincia).

Tampoco me chismearon que la educación superior latinoamericana vive una crisis de privatización y que los casos de Chile, Colombia, entre otros, se asemejan en cierta medida a lo que sucede en Costa Rica. Ni por lástima me contaron que el Banco Mundial mete sus narices en la autonomía universitaria dando préstamos, y verifica las vicerrectorías de investigación. Y que las ciencias sociales están siendo perseguidas con miras a la tecnocratización de sus planes de estudios, para que luego su praxis se desboque al servicio del neoliberalismo.

Y no me dieron ni pistas, para saber que con una Licenciatura ya no alcanza, sino que tenía que tener maestría(s) y si era posible doctorado(s) para poder conseguir trabajo; y mucho menos me dijeron que para conseguir trabajo iba a tener que competir con cientos que al igual que yo ocupan uno.

EDUCACIÓN PRIMERO AL HIJO DEL OBRERO… EDUCACIÓN DESPUÉS AL HIJO DEL BURGUÉS…

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Cochino aguinaldo, terminando este año.Llegó el aguinaldo y empieza el engaño. No hay nada hermanos, que saborear.Cochino aguinaldo no va a durar. Ya van

Según los biólogos Gustavo Gutiérrez y Eduardo Carrillo, los artistas precolombinos tenían un gran conocimiento de la biología y anatomía de los animales que

Para algunos es más fácil criticar que hacer, destruir que proponer. Esto es lo que sentimos en el sector piña cuando generamos empleo, desarrollo

Adelantándose más de 35 años a que los aportes de las neurociencias hicieran evidente la necesidad de una educación inicial lúdica y apropiada, doña

En medio de la crisis económico administrativa que atraviesa, la Caja enfrentó una huelga de médicos y no concreta aún cambios recomendados por informes

Se desató la locura en el pueblo, pues un auto de alguna U pública rodaba por las calles y brillaba el logotipo por los

Una de las curiosidades de los escenarios políticos en las sociedades modernas es que existen cadáveres que gozan de buena salud y otros que

La tensión en las relaciones entre Costa Rica y Nicaragua, exacerbada hace 14 meses por una incursión del ejército nicaragüense en un pequeño territorio
Semanario Universidad