Los despidos en el INS

En ese marco ocurre un hecho inédito en el país, el Presidente Ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros (INS), procede el 30 de enero

El Gobierno de Oscar Arias ha desatado una  sistemática persecución contra la dirigencia sindical, como represalia por la gran lucha sindical y popular que se libró contra el Tratado  de Libre Comercio con Estados Unidos (CAFTA), y para abrir el camino de la privatización del sector público, y en general, del recorte de derechos de las y los trabajadores.

En ese marco ocurre un hecho inédito en el país, el Presidente Ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros (INS), procede el 30 de enero pasado, a ratificar el despido del secretario general de una confederación sindical: la CGT y secretario general del sindicato del Instituto (UPINS). 

Este se suma al despido que el año pasado, en vísperas del 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, se impuso contra la compañera Alicia Vargas Obando, Secretaria de la Mujer de UPINS.
Con un pretexto ridículo, haciendo un “refrito” de viejas y falsas acusaciones de un sector sindical pro-patronal al interior del INS, violentando de manera brutal la autonomía sindical,  y de manera completamente extemporánea y violatoria del debido proceso, se acusa a Alicia Vargas de mal uso de un permiso sindical. Los hechos se originan durante los años 2004 y 2005, cuando la compañera Alicia Vargas Obando, a nombre de UPINS, realizó algunos viajes al hermano país de Nicaragua. La compañera Vargas Obando fue designada para conseguir información en ese país acerca de lo que estaba sucediendo con el TLC y las luchas que las organizaciones populares nicaragüenses estaban dando. Para esto, se le envió en dos viajes con licencias sindicales (en el 2004 el 30 de julio y el 2005 los días 28 y 29 de julio).
El presidente Ejecutivo del INS, Guillermo Constenla, a pesar de la evidente prescripción,  inicia en el 2007 un proceso disciplinario contra Vargas por supuesto uso personal de las citadas licencias sindicales. Por el mismo motivo, a pesar de que no hizo uso del citado  permiso, maliciosamente también se procesa y finalmente se despide a Luis Salas, después de 27 años de laborar en el Instituto Nacional de Seguros para el benemérito Cuerpo de Bomberos. La ratificación del despido por parte de Constenla contra Luis Salas, se da el 30 de enero, poco después de que la Sala IV Constitucional (23 de enero) rechazara y remitiera un recurso de amparo interpuesto por él a la vía ordinaria laboral, es decir a los Tribunales de Trabajo, que en el mejor de los casos, tardan entre 5 a 6 años en resolver el diferendo.
La acusación infundada y la sanción totalmente desproporcionada,  no tiene otro propósito que doblegar al  sindicato y acallar las denuncias de irregularidades y  corrupción en el INS, así como quebrar su defensa de la seguridad social y la naturaleza pública del INS.
De hecho, no casualmente se produce el despido de los dos dirigentes, que desde el ingreso de la presente administración del INS, presentaron diversas denuncias en contra de Guillermo Constenla Umaña, Presidente Ejecutivo y Luis Ramírez Ramírez, Gerente; por posibles actos de corrupción. El día 6 de febrero sale a la luz la “renuncia” que le “pidió” Constenla a su amigo Luis Ramírez, según se informa en la prensa, dizque para que pueda dedicarse a defenderse con tranquilidad de acusaciones por corrupción ante el Ministerio Público. Para evidenciar que Constenla sigue protegiendo a Ramírez, basta con preguntarse  ¿por qué en lugar de «renunciarlo», no le abre un proceso disciplinario?
De manera que, por múltiples motivos, Luis Salas es hoy un ejemplo invaluable de la resistencia y dignidad de la clase trabajadora. Es -sin duda- el dirigente sindical, que con más dedicación y valentía ha enfrentado los intentos de desmantelar al INS y quien ha mostrado además una capacidad inagotable de solidaridad con todas las luchas, desde hace muchos años. Alicia, madre y trabajadora de la salud, es también un símbolo de coraje de la mujer trabajadora
La defensa de Alicia y Luis para nada  es un mero asunto personal, es la defensa colectiva de la libertad de organización, del derecho fundamental de la clase trabajadora a organizarse y pelear por sus reivindicaciones y justas demandas. En este momento UPINS está recurriendo el despido ante la Junta Directiva del INS, y presentó una apelación en subsidio para que lo resuelva finalmente el Consejo de Gobierno, por lo que es vital la solidaridad y exigencia nacional e internacional, que se dirija prontamente al Gobierno de Oscar Arias.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En ese marco ocurre un hecho inédito en el país, el Presidente Ejecutivo del Instituto Nacional de Seguros (INS), procede el 30 de enero

Ésta fue parte de una entrevista con UNIVERSIDAD realizada la semana pasada en su despacho. – Siempre habrá partidarios y adversarios, y admito incluso

En su obra exquisita sobre la decadencia inglesa entre las dos guerras, T.S. Elliott ( The Waste Land), comentaba sobre el absurdo de lo

En él dispone varias medidas de contingencia pensadas para menguar los temidos efectos de una crisis a la que si bien es cierto, desde

Celebrado por millones de personas alrededor del mundo desde Selma, Montgomery –como en muchos otros escenarios de la lucha por los derechos civiles– hasta

En él se nos informaba acerca del deceso del señor Minor Murillo, “vendedor de fotocopiadoras despedido por tener cáncer linfático”. Ahora que se habla

Un concurso dedicado a los 100 años del nacimiento de Simone de Beauvoir se convirtió en el pretexto necesario para que la educadora Nidia

Lo cierto es, que quienes han tenido la suerte de leer e investigar sobre una de las teorías, formas de vida y sociedad más
Semanario Universidad