Los escudos del nuevo capitalismo

Consideró que   el capitalismo requiere de  nuevos “ valores morales”  y  una presencia  más fuerte de los gobiernos dentro del mercado actual. En España,

En Francia, su presidente Nicolás Sarkozy calificó recientemente el capitalismo vivido en estos últimos años – de especulación financiera y lujos de unos pocos-  de  «sistema inmoral»,  pervertidor de “ la lógica del capitalismo».

Consideró que   el capitalismo requiere de  nuevos “ valores morales”  y  una presencia  más fuerte de los gobiernos dentro del mercado actual.

En España, José Luis Rodríguez Zapatero hace esfuerzos para convencer a los bancos que la dialéctica usada hasta ahora no tiene sentido, si se quiere parar la caída precipitada del empleo (uno de los países europeos más golpeados por la recesión) y las hipotecas. El exprimer ministro británico, Anthony Blair, junto a Sarkozy, olvidó las viejas recetas  de la exprimera ministra,   Margaret Thatcher, y  demandó  un nuevo orden  financiero basado en «valores diferentes del máximo beneficio a corto plazo». Más intervención estatal en los negocios privados, se llama eso, aunque disguste a muchos.

No salvar el capital financiero significará irremediablemente  desempleo asombroso, quiebras en cascada,  millones de familias expulsadas de sus casas, la  seguridad social en el piso y disturbios sociales que amenazarían a las mismas clases políticas y empresariales promotoras de su propia crisis.

La “revolución” en  los valores del capitalismo implicaría priorizar a  la familia como lo hacen los franceses; esto es  jornadas laborales cortas y vacaciones largas. Los que conocen Francia me cuentan que los habitantes tienen la tendencia  a no endeudarse en demasía, usan poco las tarjetas de crédito, en comparación con los estadounidenses, y  apuestan más a las tarjetas de débito. La máxima es: no gastes lo que no tienes, como enseñaban los responsables abuelos.

Paradójicamente significan menos lujos  en la nación de la moda, las colonias y el buen champán. ¿Es este cambio duradero en los valores que nos inculcan los diversos planes escudo alrededor del mundo, o es un cómodo paraguas para mientras pasa la tempestad financiera?

Si nos atenemos a lo dicho recientemente por el presidente estadounidense, Barack Obama, quien fustigó » las puerilidades» y abogó porque todos sean iguales  y libres y “todos merecen la oportunidad de perseguir plenamente su aspiración a la felicidad», entonces la actual crisis financiera  mundial  es una oportunidad de oro para rescatar  el principio universal de solidaridad,  que el “capitalismo salvaje” visualizado por Juan Pablo II  trastocó  en consumo y ganancia a cómo hubiera lugar… ¿Podríamos, como piensa Obama, ser más  conscientes de las necesidades de quienes viven al sur de San José en miserables tugurios, muestras de indignidad y violación de los más elementales  derechos humanos?

Ahora bien, el peligro real frente a la crisis originada  por quienes más especularon,  es que ocurra lo sucedido en el pasado. La historia nos da lecciones. En Italia, Francia y Alemania, las grandes exposiciones de la moda y de  autos no han parado, pese a que las grandes multinacionales están de acuerdo en acoger los nuevos valores de los distintos  “planes escudo”.  Pero los gastos no se detienen. A lo sumo, las grandes diseñadoras que velan por las modas de gobernantes y magnates ya no exhiben pasarelas en sus grandes locales. Lo hacen ahora  en salas más pequeñas para no mermar sus ventas.

Así, argumentan, quienes nos compran, se sienten en familia.

Coinciden en  reducir  la jornada laboral y flexibilizar los nexos laborales para no afectar el empleo. Pero llámese Alemania o Francia,  las importaciones de materia prima para  productos suntuarios dirigidos a banqueros, políticos  e industriales,  no merman. En España e  Italia las comilonas con buen  vino y restaurantes exclusivos no paran.

En ningún lado los ministros y los gerentes se han rebajado salarios.

Por el contrario, el “plan escudo” contra la crisis en España mostró algo vergonzoso de cara  a las elecciones  regionales: banqueros, sector inmobiliario y dirigentes  del  partido Popular y Socialista tienen su propio  escudo, basado en  una amplia red de corrupción que dejó tembleque al Poder Judicial.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

De hecho, la producción piñera generó, en el 2007, $485 millones y es en la actualidad el segundo producto de exportación. Estas cifras macroeconómicas

Desde la edición anterior y hasta antes del cierre de afiliaciones para la convención del Partido Acción Ciudadana (PAC), UNIVERSIDAD ofrecerá una serie de

El festival internacional Meet in Beijin 2009 será el escenario de una obra inspirada en el grabador, poeta y escritor costarricense Francisco Amighetti. Danza,

Podría gestar un proceso que llevase al final del negocio.Estados Unidos ha sido tieso defensor de la posición que hace del narcotráfico un desafío

La participación en la XVI Bienal Internacional de Humor Gráfico, realizada en San Antonio de los Baños, Cuba, significó para Luis Demetrio Calvo, “Mecho”,

Dice el adagio popular que dos cabezas piensan mejor que una, pero para que una idea se convierta en innovación, es necesario que se

Consideró que   el capitalismo requiere de  nuevos “ valores morales”  y  una presencia  más fuerte de los gobiernos dentro del mercado actual. En España,

El proyecto legislativo que pretende otorgarle por 99 años a la Universidad de Costa Rica (UCR) las frecuencias de radio y televisión que ya
Semanario Universidad