Los jóvenes del futuro están en el presente

A propósito de haberse realizado en la Asamblea Legislativa en días anteriores un foro sobre la participación de la juventud en la sociedad, me

A propósito de haberse realizado en la Asamblea Legislativa en días anteriores un foro sobre la participación de la juventud en la sociedad, me permito compartir estas líneas.

Muchos de los jóvenes se, topan con una gran cantidad de mitos para la obtención de empleo, y espacios en la  participación política,  los cuales alejan cada vez  un futuro prometedor.

Primer Mito: No están preparados. Es uno de los grandes obstáculos que viven la juventud;  lo que más extraña a los muchachos es que los años de preparación y aprendizaje no son suficientes para los empleadores, para salir al campo laboral, o las empresas no se dan cuenta que las generaciones costarricenses mejor preparadas son los jóvenes.

 

Segundo Mito: No tienen experiencia. Uno de los requisitos para aplicar en un trabajo son los años de experiencia, pero hay que ser muy francos, cuando los jóvenes salen de los campos de estudio es la escasez de este elemento el que predomina; la única experiencia es la que leímos en los  textos o la que aprendimos en trabajos grupales; esa es la primera pericia que los jóvenes pueden aportar, y es acá que como jóvenes se debe demostrar que sí se puede  llegar a alcanzar las metas propuestas; muy claro es que nadie nace aprendido, ni mucho menos la praxis se vende en frasquitos.

Tercer Mito: No son representativos. Que no tienen peso poblacional, y esto es porque muchos de los jóvenes de áreas rurales se acercan al gran área metropolitana, al no tener un futuro prometedor en sus pueblos, y se obstaculiza cada vez más la oportunidad para muchos de ellos, porque al escuchar que no están preparados, que no tienen experiencia y llegan al punto de no tener peso poblacional, frustran más a la juventud haciéndolos dudar de su capacidad  técnica, vocacional o profesional.

Cuarto Mito: Son desorganizados. Cuando la mayoría de los jóvenes tienen  la acción y el efecto de articular, disponer y hacer operativos los propósitos para llegar a un fin concreto. Los jóvenes mediante organizaciones no gubernamentales han llegado a alcanzar metas y lo principal, lograr que se respeten nuestra ideología, orientación sexual y posición social.

Y el último mito pero no el menos importante es que, no son responsables, ya que  cuestionan que si a la corta edad serán capaces de ser responsables, y cumplir con las tareas que se les entregan.

Si nuestra juventud no discuten con capacidad de estudio, con dinamismo, trabajo,  experiencia, con organización y responsabilidad, nuestro lugar nadie los va a reconocer.

Es  por esta razón que combatiendo estos mitos, los jóvenes se podrán posicionar en el ámbito laboral y político de Costa Rica, alcanzando metas y creciendo cada vez más para el futuro de nuestro país.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Los vientos de cambio azotan en casi todos los países en el nivel mundial, insistiendo en la aparición de una nueva participación ciudadana que

Este miércoles 2 de noviembre se hace el acto de entrega oficial del Catálogo Digital de la Banda de Conciertos de San José que

Hay cierto tipo de registros que son fundamentales para conocer los actos individuales y colectivos de los seres humanos, y con ello, llevar el

El ingeniero forestal Óscar Lücke fue homenajeado por la Escuela de Geografía de la UCR, por su trayectoria en temas de gestión de recursos

Según la rectora Yamileth González, EL CONARE defendió que el Banco Mundial solo fiscalizara los proyectos que financiará y no el 100% de actividades

La Universidad de Costa Rica brinda espacios para la difusión del pensamiento, es además centro y crisol de ideas que deben ser debatidas con

Una exposición en el Museo Histórico Juan Santamaría, en Alajuela, invita a repensar la figura del fallecido político Manuel Mora Valverde, en un amplio

Pronto se estrena uno de los filmes más interesantes y polémicos de los últimos años, “Fair Game”, de Doug Liman. Al menos cuatro razones
Semanario Universidad