“Los miserables”, de Víctor Hugo, como ejemplo de la defensa de nuestra anualidad

Sobre las muy diversas dificultades que se enfrentan en la vida, siempre me recuerdo de “Los miserables”, de Víctor Hugo.

Sobre las muy diversas dificultades que se enfrentan en la vida, siempre me recuerdo de “Los miserables”, de Víctor Hugo. Es por eso que pienso hay una Fantina que camina desorientada por la universidad.

Monseñor Myriel en la novela es un obispo, acá en esta composición es la Academia, las ideas de quienes fundaron esta hermosa Institución. Todo lo que significa Monseñor en la novela, en esta historia se reúne en la frase “Lucem Aspicio”, así que Monseñor es el girasol o mejor dicho, las ideas del girasol, educado, inteligente, ejemplo cordura y humanismo.

Para el autor, Javert es un policía que hace lo que dice la ley, algo así como importa solo la ley. En nuestra trama, Javert vienen a ser aquellas personas universitarias que están de acuerdo con la anualidad de 3% porque el artículo 11 de la Convención Colectiva de Trabajo (CCT) así lo dice, punto.

Quienes están luchando en defensa de la anualidad de 5,5%, somos Jaen Valjaen, quien asume el cuido de Cosette, hija de Fantina, niñita que en nuestro acomodo de la historia es el mismísimo artículo 79 de la CCT, porque es el que hay que cuidarlo y protegerlo. Valjaen había enfrentado dificultades a las que lo habían sometido en el pasado, cuando asume el cuido de Cosette ya era un hombre de bien, tras una gran enseñanza y oportunidad que le había dado Monseñor Myriel.

En la situación actual, el personaje Fantina es la clase trabajadora universitaria que no quiere luchar en la defensa de la anualidad de 5,5%; por las razones que sean: burlas de familiares y amigos porque trabajan en la UCR y supuestamente ganan mucho, los medios de comunicación les han convencido del rebajo, porque pobrecito el país u otras razones.

En la novela, el protagonista de la historia es Jean Valjaen, pero en esta versión de anualidad universitaria, nuestra protagonista es Fantina. Para entender mejor a Fantina en la novela, hay que mencionarla como una mujer que lo único que le dejó el amor fue su hija Cosette, jefa de hogar y madre esforzada. Ejemplo vivo de trabajo y dignidad y también muestra del sufrimiento del ser humano reflejado en las acciones de ir entregando sus derechos.

Fantina vendió sus hermosos cabellos largos, también vendió los dos dientes superiores de adelante (los incisivos), había perdido su pudor y la coquetería. Fue ahí donde leí en la novela eso que uno no olvida, lo que ocurrió es que frente a la necesidad de dinero para enviarlo a la familia estafadora que cuidaba a su hija, termina Fantina cediendo todos sus derechos; así lo expone el autor: “Cien francos -pensó Fantina-. ¿Pero dónde hay ocupación en qué ganar cien sueldos diarios? No hay más remedio -dijo-, vendamos el resto. La infortunada se hizo mujer pública”.

Desde luego y advierto, no pensemos que el trabajo universitario está cercano a la miseria de Fantina, pero sí debemos tener la claridad que algunos políticos y medios de comunicación esperan que el trabajo universitario llegue a ser una cosa de tres pesos.

Así las cosas, nuestra CCT, en el Título I, Capítulo Primero establece la definición de sueldo o salario de la siguiente manera: “La remuneración total que recibe el trabajador a cambio de la labor prestada; incluye, según el caso: sueldo básico, porcentaje de anualidades (…)”.

La Real Academia Española define disposición como: Efecto de disponer. Deliberación, orden y mandato de la autoridad. El artículo 24 inciso f) del Código de Trabajo establece que el sueldo o salario es un elemento esencial del contrato de trabajo. De manera que el acuerdo del Consejo Universitario de la sesión 5390-2009 donde aprobó el aumento del monto de la anualidad es una disposición de la autoridad universitaria y afecta directamente el contrato de trabajo.

En esta historia hace falta un mago, la Sala Segunda cita en reiteradas oportunidades la definición de Derechos Adquiridos que da Merlín, que es la siguiente: “son aquellos que han entrado a nuestro patrimonio, que hacen parte de él y que no pueden sernos arrebatados por aquel de quien los hubimos” (ver los votos 2015-000810, 2015-000709).

Terminemos nuestra historia con la Sala Constitucional, que está por encima del Mago, dice la Sala: “Si la Administración suprime de su propia mano un acto administrativo que concede derechos subjetivos, sin seguir el trámite correspondiente, el efecto de dicha irregularidad sería la invalidez del acto posterior” (Resolución: 2003-0320).

Vale la pena mencionar varias cosas. Fantina no era una mujer organizada o militante, Javert al final le dio la razón a Valjean y Cosette, pero principalmente tenía razón Monseñor, Valjean siguió siendo un hombre de bien.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Recordando a Tolstoi, no tanto por sus incomparables novelas, sino por sus postrimeros ensayos, La Esclavitud de Nuestro Tiempo

Al tratar sobre el tema de pensiones, es necesario distinguir entre el derecho de pertenencia a determinado régimen y el derecho concreto a percibir pensión

Mons. Bernardo Augusto Thiel. Nació en la Renania alemana el 1 de abril de 1850 y murió a los 51 años

Semanario Universidad