Luz y sombra

Entre tanto, en los dos extremos, el amanecer y el atardecer, la luz y la sombra, con diferentes tonalidades, disputan espacios y dibujan, con

En el valle central, Santiago Este, a 11 grados norte del ecuador, se asentaron los bisabuelos: Miguel González, manos de jaguar y Andrea Gutiérrez, figura de paloma, “abreros”, roturadores de tierras vírgenes, fundadores de pueblos; de ellos nacieron muchas generaciones. Han pasado tantos días y noches, tanta disputa entre la luz y la sombra; el amanecer de cada día, con su luz blanca, el alba, en una gran batalla, victoriosa, contra la sombra de la noche; al contrario, al atardecer, la sombra le gana la batalla a la luz.

Entre tanto, en los dos extremos, el amanecer y el atardecer, la luz y la sombra, con diferentes tonalidades, disputan espacios y dibujan, con los objetos, figuras geométricas, y más allá, en un juego de magia, en el alba y en el ocaso, en la ribera del río, los sotacaballos con sus altas y frondosas copas juegan entre la luz y la sombra, albergando gorjeos y cantos de parvadas de pájaros; mientras cardúmenes de peces platean el agua bailarina y cantora, constituyendo un todo sorprendente de sinfonía natural, siempre entre luz y sombra.

Por otra parte, por la noche, la mente se enciende y percibe cómo desaparece la figura de su propia mano, y la de los objetos a su alrededor, momento propicio, a veces, para que aparezcan los fantasmas de las sombras; aunque, paradójicamente, también pueden estar presentes en la luz, la mente es capaz de cualquier birlibirloque.

Entonces, en aquellas noches y días de sombra y luz, de fantasmas oscuros y de ángeles luminosos, los tíos, por su sensual afán de frotar sus pieles y encender el deseo, hasta alcanzar la estrella del orgasmo, en un acto de locura, lo pisotearon, lo rompieron y lo ensuciaron todo. Por el camino de la lascivia bajaron al infierno de la deslealtad y de la deshonestidad. El alma humana, también está hecha de luz y de sombra, y, en ocasiones, sólo muestra la sombra y sus monstros.

Una noche de octubre, con densas sombras, el bisabuelo sueña que levita y se acerca al sol, buscando la luz, para ser deslumbrado, calcinado y lanzado a las más profundas sombras de la muerte. Cíclicamente, todas sus generaciones descendientes sufren el mismo sueño; así es que, hoy como ayer se mantiene la sempiterna lucha entre la luz y la sombra, entre el drama y la comedia.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El 9 de mayo pasado publiqué en estas páginas de opinión un artículo titulado “La UCR es laica”. Me referiré en seguida a algunas

Entre tanto, en los dos extremos, el amanecer y el atardecer, la luz y la sombra, con diferentes tonalidades, disputan espacios y dibujan, con

Don Rodrigo, nunca ha sido el “segundo de abordo”, el “caudillo o líder carismático”, el “demagogo”, o el “científico”. Es un político profesional, “vive

Son comunes en estos días las declaraciones de algunos políticos en las que rechazan ser homofóbicos o incurrir en prácticas discriminatorias. Más allá de

• Empecé preguntando cuál es la diferencia entre una persona que se observa en un espejo  y su imagen allí reflejada. Sabemos que el

La economía de China continúa mostrando signos de baja en exportaciones y precios, convirtiéndose en su punto más débil desde comienzos de 2009, según

El uso de troncos y contenedores en puentes es una de las anomalías encontradas en la trocha fronteriza (Foto: LANAMME).La presidenta de la Comisión

La naturaleza es fuente inacabable de creación, constantemente nos regala- sentido pleno- una espléndida variedad orgánica de muestras de vida, tanto desde lo más
Semanario Universidad