Luz y sombra

Entre tanto, en los dos extremos, el amanecer y el atardecer, la luz y la sombra, con diferentes tonalidades, disputan espacios y dibujan, con

En el valle central, Santiago Este, a 11 grados norte del ecuador, se asentaron los bisabuelos: Miguel González, manos de jaguar y Andrea Gutiérrez, figura de paloma, “abreros”, roturadores de tierras vírgenes, fundadores de pueblos; de ellos nacieron muchas generaciones. Han pasado tantos días y noches, tanta disputa entre la luz y la sombra; el amanecer de cada día, con su luz blanca, el alba, en una gran batalla, victoriosa, contra la sombra de la noche; al contrario, al atardecer, la sombra le gana la batalla a la luz.

Entre tanto, en los dos extremos, el amanecer y el atardecer, la luz y la sombra, con diferentes tonalidades, disputan espacios y dibujan, con los objetos, figuras geométricas, y más allá, en un juego de magia, en el alba y en el ocaso, en la ribera del río, los sotacaballos con sus altas y frondosas copas juegan entre la luz y la sombra, albergando gorjeos y cantos de parvadas de pájaros; mientras cardúmenes de peces platean el agua bailarina y cantora, constituyendo un todo sorprendente de sinfonía natural, siempre entre luz y sombra.

Por otra parte, por la noche, la mente se enciende y percibe cómo desaparece la figura de su propia mano, y la de los objetos a su alrededor, momento propicio, a veces, para que aparezcan los fantasmas de las sombras; aunque, paradójicamente, también pueden estar presentes en la luz, la mente es capaz de cualquier birlibirloque.

Entonces, en aquellas noches y días de sombra y luz, de fantasmas oscuros y de ángeles luminosos, los tíos, por su sensual afán de frotar sus pieles y encender el deseo, hasta alcanzar la estrella del orgasmo, en un acto de locura, lo pisotearon, lo rompieron y lo ensuciaron todo. Por el camino de la lascivia bajaron al infierno de la deslealtad y de la deshonestidad. El alma humana, también está hecha de luz y de sombra, y, en ocasiones, sólo muestra la sombra y sus monstros.

Una noche de octubre, con densas sombras, el bisabuelo sueña que levita y se acerca al sol, buscando la luz, para ser deslumbrado, calcinado y lanzado a las más profundas sombras de la muerte. Cíclicamente, todas sus generaciones descendientes sufren el mismo sueño; así es que, hoy como ayer se mantiene la sempiterna lucha entre la luz y la sombra, entre el drama y la comedia.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Polito Ibáñez es representante de la Nueva Trova cubana.El próximo 6 de julio el cantautor cubano Polito Ibáñez abrirá en el Jazz Café de

A CIEN AñOS DEL NACIMIENTO DE ALAN TURING, EL PADRE DE LA COMPUTACION Y LA INTELIGENCIA ARTIFICIALComo recuerdan ciertos filósofos afines al ludismo,

La salida temporal de Ottón Solís del Partido Acción Ciudadana (PAC) -tras anunciar su retiro de la Comisión Política de esa agrupación-, hace que

Dice la sabiduría popular que nadie es imprescindible en los distintos quehaceres de la humanidad. Esto, en contexto, porque la sociedad siempre busca prevenir

Al acercarse la elección para representantes del sector administrativo ante el Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica (UCR), los candidatos ven factible

 Cuando leemos su poesía aparece la sombra frecuentemente como punto de llegada, como condición de las cosas, del poema y del poeta...Bueno, sin que

La economía de China continúa mostrando signos de baja en exportaciones y precios, convirtiéndose en su punto más débil desde comienzos de 2009, según

El 9 de mayo pasado publiqué en estas páginas de opinión un artículo titulado “La UCR es laica”. Me referiré en seguida a algunas
Semanario Universidad