Magia negra

Los bancos son mágicos. Cuando te dan un préstamo hacen clic y aparecen unos números electrónicos en tu cuenta que puedes transformar en cosas reales,

Los bancos son mágicos. Cuando te dan un préstamo hacen clic y aparecen unos números electrónicos en tu cuenta que puedes transformar en cosas reales, como una casa, un automóvil, etc. Cuando no puedes pagar los intereses los bancos hacen otro clic y las cosas desaparecen. En el común de las personas aceptamos este juego de mala gana, pero a la economía neoliberal le parece apasionante engordar bancos con deudas.

Los magos y magas neoliberales nacieron antes que Adán y Eva, provienen directamente del caos y por lo mismo les va en la sangre provocar situaciones caóticas. Como en Bruselas, por ejemplo, donde quisieron borrar del globo a Grecia bajo el pretexto de rescatarlo de una deuda que no ofrece ningún riesgo para la UE porque representa solo el 3% del PIB de la zona euro. Quedó claro que a la magia neoliberal no le interesa rescatar países. Le interesa rescatar bancos, como el Deutschebank que ha ganado 100 mil millones de euros gracias a las habilidades de Schläube para hechizar a Tsipras (con Varoufakis, no pudo).

Los bancos prestamistas están dirigidos por individuos(as) que adoran el concepto de deuda infinita. Para crearla, en lugar de abracadabra, gritan ¡austeridad!, palabra que sirve para bajar los salarios, eliminar las pensiones y disparar el IVA, con el propósito de hacernos cada vez más pobres y más pedigüeños, de modo que nuestra deuda seguirá creciendo hasta el fin de los tiempos.

Pero la magia de los banqueros prestamistas es limitada. Saben calcular números pero no saben calcular consecuencias. Crean miseria, esta crea terrorismo, y este, las enormes olas migratorias que amenazan con ahogar a los mismos bancos que originaron el desastre. Es la culebra tragándose la cola.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Durante las últimas semanas en el recinto parlamentario han arreciado críticas, muchas veces injustificadas, contra la Universidad de Costa Rica,

La protección del recurso hídrico, atmosférico, superficial y subterráneo pertenece a la totalidad del Estado costarricense, el Gobierno y ciudadanos

Semanario Universidad