¿»Mejora de la Enseñanza del Inglés…»?

En el sitio Web de la Casa Presidencial, aparece la noticia «Presidente Arias lanza Plan Piloto para el uso de tecnología en la enseñanza del inglés» (sic). Al inicio, con sólo la lectura del título, todo parecía una buena noticia… Parecía que, al fin, se iba a dar un paso significativo para corregir el desacierto […]

En el sitio Web de la Casa Presidencial, aparece la noticia «Presidente Arias lanza Plan Piloto para el uso de tecnología en la enseñanza del inglés» (sic).

Al inicio, con sólo la lectura del título, todo parecía una buena noticia… Parecía que, al fin, se iba a dar un paso significativo para corregir el desacierto iniciado desde 1994, cuando en los programas oficiales del Ministerio de Educación Pública (MEP), empieza a regir el enfoque metodológico comunicativo para la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación de lenguas distintas al castellano.

Sobre ese enfoque metodológico, Swan (1985) señaló: «En realidad apenas conocemos algo sobre el aprendizaje de idiomas, y como resultado somos conducidos a confiar, en nuestra enseñanza, en una mezcla pre-científica de especulación, sentido común, e intuición derivados de la experiencia. Como médicos del siglo dieciocho, trabajamos en gran medida por corazonada, disimulando nuestra ignorancia bajo una pantalla de pseudo ciencia y argot». «El enfoque comunicativo, cualesquiera sean sus virtudes, no es en realidad, en ningún sentido, una revolución». 

A pesar de esto, y de la vasta investigación científica independiente, de entonces y de ahora, se puso en marcha –al ritmo de la moda– el proyecto LEARN, a cargo de unos pocos funcionarios «especialistas» del MEP, y de un «experto internacional» del gobierno británico. Con base en ese proyecto fueron oficializados los programas de estudio vigentes. Quienes estuvieron a cargo del proyecto, son a la vez coautores de los libros de texto que todavía deben comprar los estudiantes.

Más de quince años han pasado, y todas las generaciones de estudiantes del Sistema Educativo Público en ese período, no pudieron lograr ser «bilingües» y, mucho menos, «trilingües», pues el «enfoque comunicativo», también infectó la materia de Francés en el MEP.

Esta realidad no les ha bastado. La lectura completa de la noticia permite constatar que el desacierto lo exacerban, entre otros factores, por el desconocimiento de lo que promueven e imponen.

Dicen en la nota que el «plan piloto» se denomina «Mejora de la Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera.» (sic). El etnocentrismo de algunos ha llegado al extremo de negar que muchos costarricenses poseen el inglés como lengua materna, como es el caso de los conciudadanos caribeños de la Provincia de Limón. La negación del inglés como un idioma nacional legítimo, los hace suponer que el inglés hablado por la población negra de Limón no es «buen inglés».

Consignan además que «El proyecto busca generar conocimiento en cuanto a la metodología de enseñanza del idioma y el uso de tecnología en el aula, para asistir en la labor de los docentes de inglés», y que «El estudio es pionero no sólo en Costa Rica, sino en Latinoamérica…» «Es también el primer proyecto de investigación en el hemisferio que facilitará el aprendizaje del inglés del docente, junto con sus estudiantes, en instituciones como escuelas unidocentes o tele secundarias». (sic).  

¿Pionero? Toda esa «innovadora» iniciativa ¿no se circunscribe a lo que llaman «Computer-assisted language learning» (CALL), iniciado hace ya varias décadas? ¿En qué se diferencia ese plan piloto, en cuanto al uso de la tecnología en el aula, por ejemplo, con los aprobados al Instituto Nacional de Aprendizaje por la Contraloría General de La República (CGR) para la compra de «laboratorios de inglés» que no sirvieron?

El financiamiento del proyecto, dice la noticia, «se compone de una donación no reembolsable del BID, junto con el aporte de diversos donantes y socios locales» (sic).  ¿Guarda esto relación con lo señalado en la investigación científica «Privatización Encubierta en la Educación Pública» (Ball y Youdell, 2007)? La «Cooperación técnica BID-Costa Rica Multilingüe» ¿genera «toda la información que facilita la formulación de políticas públicas, así como el proceso de toma de decisiones que oriente al país en la ruta de una educación bilingüe de calidad» (sic)?  Los fondos que constituyan la donación, ¿son públicos? ¿Qué dice la CGR?

En la noticia se lee que la entrega de este equipo constituye «la prueba más irrefutable de que Costa Rica Multilingüe está cambiando la vida de miles de costarricenses», y que «las verdaderas consecuencias de este programa no serán visibles ahora, sino dentro de diez o quince años».

¿»La prueba más irrefutable»? ¿Aquella que fabrican quienes son juez y parte de lo que promocionan e imponen, aupados por unos cuantos?

Hace unos quince años, un ex Presidente salió por la televisión «speaking English» a estudiantes del sistema público, porque ya habían resuelto ese problema educativo con el proyecto LEARN… Ahora hay que esperar, según los «conocedores», otros «diez o quince años», a ver si resulta el experimento…

Una muestra adicional de desconocimiento, declarada por uno de los citados en la noticia: «Es parte del esfuerzo por convertir a Costa Rica en un país multilingüe.» (sic).

El infundado Plan Nacional de Inglés/Costa Rica Multilingüe (ahora fundación) opera según lo establecido en el Marco Común Europeo, que establece claramente la diferencia entre los términos «plurilingüe» y «multilingüe». Léanlo, entiéndanlo. Ya Costa Rica, hace tiempo, es un país multilingüe.

Otro extracto de la noticia es: «los centros educativos a participar en el proyecto fueron escogidos aleatoriamente por los diseñadores del estudio, expertos internacionales de las universidades Texas A&M y Sam Houston State EE.UU». (sic).  
¿Dónde se encuentra fácilmente disponible al público, al igual que la noticia, el documento completo del proyecto piloto? ¿Quiénes son los expertos internacionales?  

Surgen más dudas cuando en la noticia presidencial comunican que se utilizará software de cuatro empresas transnacionales, y otro de una universidad pública costarricense. Es de suponer que en el documento del proyecto piloto, fundamentan la razón para limitar el experimento a productos preempacados, con métodos «talla única» que presentan el mismo tradicional y dogmático contenido de los libros de texto. En otras palabras, se enseña más de lo mismo pero en formato digital.

Y es necesario saber la razón, principalmente porque, por ejemplo, en uno de los sitios Web de esas transnacionales se indica que los productos a la venta se sustentan en investigación científica, empero, al hacer «clic» para conocer tal investigación, aparece en su lugar una lista de referencias bibliográficas… Para el caso costarricense, el respectivo sito Web indica que «…las diferentes unidades consideran los objetivos establecidos por el MEP para la enseñanza pública»; es decir, aquellos que se enmarcan en el «enfoque comunicativo».
Tienen la palabra.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El malestar por la reciente decisión de la Sala Constitucional (IV) que despeja el camino para que opere la mina a cielo abierto de

Por posible “incumplimiento de deberes en la función pública y otros”,  varios miembros de diversas agrupaciones ambientalistas presentaron ante la Fiscalía Adjunta Ambiental del

La Universidad de Costa Rica es una institución de cultura superior que goza de independencia para el desempeño de sus funciones y de plena

Es triste, pero es así, y es mejor no “hacerse bolas” y lidiar con la realidad. Estamos en el país en que las juntas

El mensaje ha sido claro (cf. Extra p. 9) “el director del OIJ, Jorge Rojas, asegura que la actuación de sus oficiales fue correcta”. Ya ...

“La Universidad de Costa Rica es una institución de cultura que goza de independencia para el desempeño de sus funciones,  y de plena capacidad

Está a la base – como lo estuvo la separación de la Iglesia del Estado con los liberales-  de la separación entre el poder

Además de otros aspectos que se han ido corrigiendo, como el que permitía otorgar las concesiones mineras antes de tener la viabilidad ambiental otorgada
Semanario Universidad